24M: disidencia sexual y dictadura

Por Matias Máximo.-
Fotos del Archivo de la Memoria Trans y otrxs.-

La comunidad LGBT sufrió una violencia específica en la última dictadura.

Foto: @archivotrans

Como lxs judíxs, lxs negrxs y lxs pobres, las disidencias tenían una doble condena.

Foto: @archivotrans

Carlos Jáuregui escribió que el rabino Marshall Meyer le dijo que habían 400 desaparecidxs LGBTI.

No habían desaparecido por esa condición, pero el tratamiento recibido había sido especialmente sádico y violento, como el de lxs detenidxs judíxs.

El Nunca Más no dice en ninguna de sus páginas TRAVESTI, LESBIANA, GAY, BISEXUAL ni nada que se le parezca.

Foto: @cienporcientodiversidad

Valería del Mar Ramírez dio su testimonio en un juicio de lesa. Contó sobre su detención en el Pozo de Banfield.

Foto: Facundo Nívolo

Fue la primera vez que en la justicia se habló de la presencia de una identidad travesti en un centro clandestino de detención.

Foto: Facundo Nívolo

En 2018 un grupo de identidades travestis que estuvieron detenidas en la Jefatura de Rosario recibieron una reparación histórica.

Y existen varias fichas que prueban la persecución a lxs AMORALES Dirección de Inteligencia de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

Los casos se cuentan de a cientos: las disidencias sexuales en dictadura tenían que andar a las escondidas.

Foto: @archivotrans

Muchas se juntaban en las islas del Tigre o podían vivir su libertad solo en carnavales.

Foto: @archivotrans

La violencia no terminó con la dictadura.

Foto: @florenciaguimaraes

El genocidio social sigue.

Foto: Lara Otero

Por eso, nuevas voces piden Memoria, Verdad y Justicia.

Foto: Noelia Domenech