40 gramos de marihuana, por favor

calzada mazzeiNegui Delbianco, Cosecha Roja-. La regulación de los mercados de drogas basada en la experiencia de la República Oriental del Uruguay fue un eje en la 11ª Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas. Julio Calzada Mazzei, secretario general de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, brindó un detallado recorrido sobre las intervenciones que se realizaron antes de llegar al proyecto que obtuvo media sanción en el parlamento uruguayo sobre la despenalización de la marihuana para la regulación de su cultivo y el comercio. Moderado por Pablo Cymerman (coordinador del Área Institucionales de Intercambios Asociación Civil), Calzada Mazzei explicó en qué se basa el registro de usuarios, la venta en farmacias y las licencias para cultivo marihuana para uso medicinal, terapéutico y recreativo.

“Estamos ante un cambio de paradigma y el caso más evidente fue que el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que no va a afectar las decisiones de Washington y Colorado. Este es uno de los hechos más relevantes en materia de políticas de drogas”, anunció el secretario de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay en referencia al comunicado que hizo el jueves pasado la Justicia estadounidense sobre decisión de la no intervención en la producción de marihuana bajo licencia y la venta de la droga a personas mayores de 21 años en dichos estados.

“Voy a hablar desde Uruguay y de este largo proceso de regulación de las drogas que se inició hace más de 100 años. En la realidad del siglo XXI tenemos más herramientas para construir evidencias e información confiable y fidedigna. Con ello, hemos construido encuestas epidemiológicas y datos, pero para plantear nuevas estrategias es necesario un cambio contracultural: desplazar a la sustancia como centro del problema. Hay que romper el cerco mediático y que las drogas salgan de las páginas policiales y pasen a las de economía, cultura y sociales”, sentenció el sociólogo como eco de las exposiciones que brindaron los disertantes en la mayoría de los dos días previos a la Conferencia. También,  remarcó el trabajo realizado por Guillermo Garat sobre estas problemáticas .

uruguayMercado

“En relación a la política en Uruguay, hay una Ley que habilita el uso de sustancias por las personas en general que se basa en el artículo 10 de nuestra Constitución. Se ha construido una ley que no penaliza el consumo pero sí el acto preparatorio, o sea, se penaliza lo que se realiza para cometer un acto que no está penado”, remarcó Calzada Mazzei para enfatizar sobre la aplicación de una respuesta sanitaria y no represiva coercitiva.

El secretario general de la Junta Nacional de Drogas hizo un análisis sobre el incremento de delitos y daños a lo largo de estos últimos 50 años por el narcotráfico y las políticas que su país implementó para frenar la proliferación de estas organizaciones, que según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene una ganancia de 320.000 millones de dólares que terminan en el mercado inmobiliario, en el mercado de armas, etc.

“Nos hemos enfocado en atacar lo que sustenta a estas organizaciones criminales que es el fin de lucro. En el año 2011 y 2012, con instituciones policiales efectivas y con muy bajos niveles de corrupción, logramos aumentar la interdicción y la decomisación de bienes pero sólo controlamos el 10 % del mercado”, continuó Calzada Mazzei.

“De los 3.400.000 habitantes que tiene Uruguay, hay 120.000 personas que consumen marihuana, de éstos usuarios 75.000 consumen una o dos veces en el mes y 20.000 son los que utilizan la sustancia a diario. Esto deja un mercado totalmente desregulado y controlado por las organizaciones criminales”, prosiguió.

A su vez, Calzada Mazzei señaló que en función a los datos expuestos en el año 2011, el Poder Ejecutivo incluyó medidas que implican la regulación del mercado de la marihuana. “Trabajamos con legisladores, catedráticos e investigadores. Planteamos este debate a la población y acordamos legislativamente una regulación del mercado de la marihuana para uso medicinal, terapéutico y recreativo. Tenemos que tener un Estado con capacidad de control y de regulación, hay que escuchar y comprender los valores de hoy. No se pueden diseñar políticas en función de las creencias personales de los políticos o legisladores. Que el miedo no sea el motivador del análisis”, expuso el funcionario.

“Si esto que intentamos no tiene los resultados que esperamos, lo vamos a cambiar, pero si seguimos haciendo lo mismo difícilmente tengamos resultados diferentes”, sentenció.

Con respecto a las herramientas para intervenir en la problemática, el secretario general de Drogas del Estado oriental indicó que una vez que la ley sea aprobada se dispondrán herramientas de comunicación para apoyar a las políticas drogas que estarán atravesadas por la reducción de daños.

“La comunicación hacia quienes no están dispuestos a dejar de consumir está basada en la reducción de riesgos. Esto es habilitar formas de consumo que sean menos nocivas para la salud, en un marco general de que el consumo de drogas es dañino para la salud”, puntualizó.

 

Farmacias, Usuarios y Licencias

“La necesidad del registro de usuarios, el expendio en farmacias, la producción solamente por licencias, la inexistencia de competencia entre productores se creó porque estamos frente a una política que está fuertemente reglamentada. Tenemos que garantizarles a los ciudadanos de Uruguay que lo que se produzca legalmente no termine en el mercado negro. Entonces, hay que evitar de la mejor manera la posibilidad de fugas, sabiendo que va a haber. Para esto, tenemos que impedir que se pueda comprar y revender ilegalmente a niños, niñas y adolescentes, por eso el sistema de registro”, enumeró.

En tanto, con las licencias para la producción Cazada Mazzei explicó que desde el Estado Uruguayo se determinó como precaución para no dejar que se produzca en otro lugar. “Sólo se va a limitar el consumo para residentes, sean o no nacionales, deberán certificar residencia en el país. Hay un límite máximo de 40 gramos, si hay una personas que consuman más de eso van a tener dificultades de tipo social o sanitario. Somos conscientes que estamos restringiendo derechos, lo importante es que seamos transparentes en ese sentido”, advirtió.

En el caso de la venta sólo en farmacias (hasta 40 gramos por mes), el referente de la Junta Nacional de Drogas explicó que tienen más de 100 años de historia y hoy expenden opio, sustancia más riesgosa que la marihuana, lo que brinda una confianza por parte del gobierno.

 

Efecto globo

“La reacción que van a tener los mercados no regulados si se sanciona la ley es la del efecto globo, cuando se aprieta por un lado, el aire se escapa hacia otro. Apretaron con algunas regulaciones en Colombia y la pasta base junto con el paco se desplazaron hacia el sur. Según el Informe Insulza, los 2/3 del valor final de las drogas está relacionada a la etapa final de distribución y no de la cadena de producción. Tiene dos alternativas: se desplazaran a otro tipo de actividades criminales, aunque ninguna otra tiene este margen de ganancia, o emigrarán hacia otros lugares”, reflexionó.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada