A dos años del crimen de Ángeles, Mangeri espera su sentencia en prisión

Angelesrsawson

Cosecha Roja.-

Bendecidos por haber sido tus padres y comprometidos a mantener tu legado, nuestra princesa, nuestro ángel. Como alguien dijo “hay personas que vienen al mundo a hacer de él un lugar mejor…” y lo seguís haciendo día a día, princesa nuestra, porque tus valores trascienden tu partida, porque tu coraje y tu valentía por defender tu dignidad han concientizado a toda una sociedad… Porque has luchado para que se haga justicia… Porque sos símbolo de unión, paz y amor aún en aquellos que aprendieron a amarte sin haberte conocido…
Nosotros te extrañamos en una forma inimaginable, y es un dolor vigente como el primer día… Pero a pesar de nuestra tristeza infinita, te honramos siguiendo todo lo que nos enseñaste…

Te amamos Mumi, nuestra Mumi… Mami y Papi*

El 10 de junio se cumplen dos años del asesinato de Ángeles Rawson y el juicio que acusa a Jorge Mangeri está por llegar al final. Las audiencias de debate terminaron y ya declararon todos los testigos. El último fue el hermanastro de la adolescente, Axel Opatowsky. El abogado querellante Pablo Lanusse pidió una prórroga de la prisión preventiva de Mangeri, que pronto cumplirá dos años detenido sin condena. El encargado es el único acusado por el delito de “abuso sexual seguido de muerte” y podría ser condenado a prisión perpetua.

La semana que viene no habrá audiencias por respeto a la familia. La nueva etapa del juicio comenzará el 17 de junio cuando Lanusse inaugure los alegatos. La semana del 24 expondrá la fiscalía y el 1 de julio, la defensa. El 15 Mangeri tendrá la última oportunidad para hablar y ampliar su testimonio. Después se conocerá la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal 9.

***

El día que Ángeles desapareció, Axel estuvo en cama por una gripe, faltó al colegio y no vio a la adolescente llegar de la clase de gimnasia. Solamente estuvo con la empleada que trabajaba en la casa y con el papá, Sergio. Lo contó esta mañana frente a los jueces en una habitación de al lado del Tribunal. Acompañado de una psicóloga del Cuerpo Médico Forense, el joven de 19 -que tiene un retraso madurativo- respondió un breve cuestionario con preguntas pautadas. Los jueces, los abogados querellantes y defensores, la fiscalía y la familia vieron la declaración transmitida en una pantalla de TV desde la sala del TOC 9. Con este testimonio se completó la lista de testigos previstas.

***

“Una en mil seiscientos noventa billones”, dijo Enzo Canónaco. Le habían preguntado cuáles eran las posibilidades de error de que el ADN encontrado en las uñas de Ángeles Rawson no fuera de Mangeri. Es el jefe del Servicio de Genética Forense del Cuerpo Médico Forense y junto a Daniel Corach -el director del Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires- declararon esta semana.

Los dos peritos oficiales de la causa dijeron que no hubo contaminaciones en las muestras. Una de las estrategias de la defensa era probar la negligencia de los médicos: dijeron que hubo un “cruzamiento de datos” y que la evidencia de las uñas de la adolescente estuvo en contacto con la sangre del portero. Los peritos explicaron que la extracción de pruebas no se hizo al mismo tiempo y que en el laboratorio tienen unos programas informáticos que alertan si hubo contaminación de evidencias.

“El agresor siempre arrastra algo de su víctima y deja algo en ella”, dijo la genetista Primarosa Rinaldi de Chieri. Ella trabajó como médica legista y perito de ADN de la querella. El diagnóstico que hizo fue el mismo que el de los peritos oficiales: el dedo índice de la mano derecha de Ángeles tiene la evidencia más comprometedora para Mangeri. “Son seis las evidencias donde en mayor o en menor medida está representado el perfil genético del señor Jorge Mangeri”, dijo. Según la explicación, había más ADN del encargado en la mano derecha porque Ángeles era diestra y el índice tiene más fuerza que los otros dedos. También recordó que Mangeri tenía más de veinte arañazos en su cuerpo.

El encargado pudo haber sido arañado durante las cuatro horas que estuvo en la fiscalía declarando como testigo. Eso insinuó Adolfo Méndez, un médico psiquiatra que integraba el equipo de la defensa -encabezado por Miguel Ángel Pierri- del encargado en 2013. Ante el Tribunal la embarró un poco más.

– ¿Está denunciando que la fiscal María Paula Asaro arañó al portero?, le preguntó el fiscal Fernando Fiszer.

En 2013 el mismo médico había dicho a los medios que Ángeles Rawson tuvo “prácticas sexuales sadomasoquistas”. Quiso aclarar que sus dichos eran para “ejemplificar” que las lesiones que tenía la víctima no tenían que ser atribuidas sólo a un ataque sexual, sino que podían ser golpes hechos en otro contexto.

– ¿Tiene sentido que Ángeles haya aprovechado las horas después de la clase de gimnasia y el colegio para tener relaciones sadomasoquistas?, preguntó el abogado querellante.

– No es muy coherente.

***

Quince fracturas de costillas y doble fisura en la clavícula derecha. Así estaba el cuerpo de Ángeles cuando lo encontraron en el Ceamse de José León Suárez. Héctor Konopka, el médico forense que realizó la autopsia, determinó que no fue abusada sexualmente y que murió por la presión de las máquinas compactadoras. Pero según el perito Jorge Quiroga, que integró la junta médica que la autopsia, la muerte fue por asfixia manual y hubo intento de violación. La adolescente había desaparecido el 10 de junio de 2013 después de una clase de gimnasia.

* Palabras que escribió en Facebook la mamá de Ángeles Rawson a dos años del crimen.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada