A dos años del crimen de las turistas francesas en Salta

turistas-francesas

El Tribuno Salta.-

Hoy se cumplen, según las pericias efectuadas sobre los celulares y la cámara fotográfica de las víctimas, dos años del crimen de las dos estudiantes francesas, que colocó a Salta en el mapa criminal del mundo. Recién el viernes, el fiscal Eduardo Barrionuevo se desprendió del expediente para su elevación a juicio. Ante las urgencias para que los imputados sean juzgados en el menor tiempo posible, el juez Martín Pérez dispuso correr el expediente para el juez de Feria.

La dilatación del juicio alimentó conjeturas sobre encubrimientos y fiestas negras, pero nada de eso llegó al expediente. En cambio, no faltan observadores políticos que sospechen que el fiscal intentó acomodar el fallo, casi seguramente condenatorio, a la conveniencia electoral del Gobierno.

El caso

Los cadáveres de Cassandre Bouvier, de 29 años y de Houria Moumni, de 20, fueron hallados en la zona de El Mirador, al final del área urbana de la Quebrada de San Lorenzo, al anochecer del 29 de julio de 2011. Ambas presentaban signos de haber sido golpeadas de manera salvaje, violadas y ultimadas a tiros con un rifle. Un turista encontró uno de los cuerpos en un lugar no muy alejado del camino, pero oculto por árboles.

Los primeros informes estimaron que las muertes habían ocurrido entre dos y tres días antes. Luego, el análisis de la fauna cadavérica las ubicó en no menos de dos semanas atrás.
Comenzó entonces una búsqueda desesperada de culpables, alentada por la ansiedad de las autoridades, que intentaban mostrar eficiencia en la investigación que compensara la ausencia de una política de seguridad. Mientras el mundo ponía sus ojos en Salta, se registraron detenciones, denuncias de apremios y operativos de distracción.

Finalmente, una pericia telefónica permitió sindicar a Gustavo Lasi como presunto culpable. El celular de una de las jóvenes francesas estaba en la casa de su novia, lo mismo que la cámara fotográfica. Los registros de ambos aparatos fecharon el crimen en alrededor de las 19 del 15 de julio. Para entonces ya estaba detenido Daniel Vilte, a quien habían detectado intentando vender el arma usada para el asesinato. De los once imputados, quedaron tres procesados: Gustavo Lasi, empleado de la entonces Secretaría de Medio Ambiente; un gaucho de la zona, Santos Clemente Vera, y el albañil Daniel Vilte. Las pruebas de adn comprometieron a Lasi y a Vera.

Vilte negó en todo momento su participación en el crimen y armó una serie de coartadas que no pudieron derribar las contundentes pruebas en su contra. Lo propio hizo Vera, pero éste junto a Vilte, fueron acusados por Lasi, quien no desconoce su culpabilidad. Los tres están imputados de “doble homicidio calificado criminis causa, con abuso sexual agravado y robo calificado en concurso real”.

Los abogados plantearon pericias alternativas para tratar de salvar a sus clientes, pero al final, el pedido del fiscal fue categórico, aunque bien podría haber sido formulado un año atrás.

Historia negra

El asesinato de Cassandre y Houria pasó a formar parte de la historia negra de la criminalidad en Salta. Si bien hay pruebas que comprometen seriamente a los tres principales imputados, el caso aún sigue teñido de sospechas. Para algunos hay elementos que no cierran y para otros el caso oculta a otros participantes del crimen. La mayor incógnita surge de las dos semanas en que los cadáveres permanecieron en el lugar sin que nadie los advirtiera. Se dijo que el tamaño de las larvas en los cuerpos de las víctimas no tenía la dimensión propia de dos cadáveres que permanecieron tanto tiempo a la intemperie. Sin embargo, el secuestro de la cámara fotográfica y el celular de las víctimas en poder de los imputados, más el examen del ADN, fueron determinantes. La demora en resolver la causa fue atribuida a los recursos planteados por los abogados de los once imputados originales. Cuando se logró despejar el terreno apareció en escena el fiscal Barrionuevo quien se empeñó en que Walter Orlando Lasi, padre de uno de los imputados, fuera procesado por el asesinato y apeló el sobreseimiento dictado por Pérez. Finalmente, el voluminoso expediente de 16 cuerpos llegó así tardíamente a un juicio oral que ya debería haber concluido.

Las familias de las víctimas no  muestran dudas

El fiscal penal Eduardo Barrionuevo, cuyas intervenciones habían demorado la iniciación del juicio oral contra los tres imputados, pidió el viernes la prisión perpetua para los tres. Los abogados de las familias de Cassandre Bouvier y Houria Moumni, comparten plenamente el pedido del funcionario y esperan una sentencia condenatoria contra Daniel Vilte, Gustavo Lasi y Santos Vera.
Las familias Bouvier y Moumni designaron al estudio porteño Durrieu como querellante, que en Salta está representado por los abogados Horacio Aguilar, ex fiscal federal y muy cercano al gobernador Juan Manuel Urtubey, y Carlos Hernán Cúneo.

Desde Buenos Aires, el abogado Guillermo Arias, del mismo estudio, ratificó que apoyarán el pedido de prisión perpetua formulado por Barrionuevo y evaluó que la elevación a juicio no sufrirá ninguna nueva demora, a pesar de que podría haber alguna apelación de los abogados defensores.

“Las pruebas son categóricas y contra los datos de la ciencia no se puede ir. Las imputaciones están cuidadosamente fundadas”, sostuvo Arias, quien agregó: “No tenemos la más mínima duda de que los tres detenidos son los responsables del crimen”.

El letrado, nacido en Salta pero radicado en Buenos Aires, consideró que las versiones acerca de algún encubrimiento o de la existencia de “chivos expiatorios” son “una estupidez infundada, propia de mentes retorcidas”.

“Es lógico que frente a la contundencia de las pruebas y la falta de coartadas, la defensa intente plantear dudas, pero no son creíbles”, agregó Arias.
La confesión de Lasi, quien admitió haber participado de la violación de las dos jóvenes universitarias, aunque atribuyó el homicidio a los otros detenidos, es un dato decisivo. A ese indicio se agregan la presencia de adn de Lasi y de Vera en el cuerpo de las víctimas, las pericias sobre los celulares de víctimas y victimarios, la cámara de fotos que estaba en manos de la novia de Lasi y la detención de Vilte cuando intentaba vender el arma homicida.

“Es un caso resuelto. Nosotros no hemos recibido ninguna objeción de parte de las familias Bouvier y Moumni, que siguen paso a paso el procedimiento”. El abogado precisó que “acompañamos el pedido del fiscal y esperamos una sentencia condenatoria”.

Las familias de las víctimas no muestran dudas

 El fiscal penal Eduardo Barrionuevo, cuyas intervenciones habían demorado la iniciación del juicio oral contra los tres imputados, pidió el viernes la prisión perpetua para los tres. Los abogados de las familias de Cassandre Bouvier y Houria Moumni, comparten plenamente el pedido del funcionario y esperan una sentencia condenatoria contra Daniel Vilte, Gustavo Lasi y Santos Vera.
Las familias Bouvier y Moumni designaron al estudio porteño Durrieu como querellante, que en Salta está representado por los abogados Horacio Aguilar, ex fiscal federal y muy cercano al gobernador Juan Manuel Urtubey, y Carlos Hernán Cúneo.

Desde Buenos Aires, el abogado Guillermo Arias, del mismo estudio, ratificó que apoyarán el pedido de prisión perpetua formulado por Barrionuevo y evaluó que la elevación a juicio no sufrirá ninguna nueva demora, a pesar de que podría haber alguna apelación de los abogados defensores.

“Las pruebas son categóricas y contra los datos de la ciencia no se puede ir. Las imputaciones están cuidadosamente fundadas”, sostuvo Arias, quien agregó: “No tenemos la más mínima duda de que los tres detenidos son los responsables del crimen”.

El letrado, nacido en Salta pero radicado en Buenos Aires, consideró que las versiones acerca de algún encubrimiento o de la existencia de “chivos expiatorios” son “una estupidez infundada, propia de mentes retorcidas”.

“Es lógico que frente a la contundencia de las pruebas y la falta de coartadas, la defensa intente plantear dudas, pero no son creíbles”, agregó Arias.
La confesión de Lasi, quien admitió haber participado de la violación de las dos jóvenes universitarias, aunque atribuyó el homicidio a los otros detenidos, es un dato decisivo. A ese indicio se agregan la presencia de adn de Lasi y de Vera en el cuerpo de las víctimas, las pericias sobre los celulares de víctimas y victimarios, la cámara de fotos que estaba en manos de la novia de Lasi y la detención de Vilte cuando intentaba vender el arma homicida.

“Es un caso resuelto. Nosotros no hemos recibido ninguna objeción de parte de las familias Bouvier y Moumni, que siguen paso a paso el procedimiento”. El abogado precisó que “acompañamos el pedido del fiscal y esperamos una sentencia condenatoria”.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada