A Kiki Lezcano lo mató la policía: a seis años del crimen la familia espera el juicio

kikinahuelalfonso3Cosecha Roja.-

– Desde ahora voy a ser tu sombra.

Un oficial de la comisaría 52 amenazó a Jonathan “Kiki” Lezcano un día antes de que lo mataran de un balazo en Villa 20. La familia lo buscó durante dos meses y lo encontró enterrado como NN, igual que a Luciano Arruga. Un año después confirmó la sospecha de que a Kiki lo mató la policía: en un video se lo ve agonizar y se escuchan las burlas de varios oficiales. Al acusado del crimen -Daniel Veyga- lo sobreseyeron dos veces pero la familia apeló y logró que llegue a juicio. “Estoy contenta y también pienso ¿por qué tenemos que festejar algo que es un derecho?”, dijo a Cosecha Roja Angélica Urquiza, la mamá de Kiki a seis años del asesinato.

Cuando el 8 de julio de 2009 su hijo de 17 años no volvió a su casa, ella se puso la búsqueda al hombro. Hizo denuncias, recorrió los pasillos de Villa 20, caminó, golpeó puertas de juzgados y organizó marchas. Nadie sabía nada de Kiki. Hasta que un mes y medio después un sobrino se animó:

– Tía, te tengo que decir algo: los policías de la Comisaría 52 amenazaron a Kiki un día antes de desaparecer.

Dos meses después del último día que lo vieron, el Juzgado 49 a cargo de Fernando Cubas le avisó a Angélica que su hijo estaba enterrado en Chacarita. Lo habían matado arriba de un auto en un pasillo de la villa junto a su amigo de 25 años, Ezequiel Blanco. Angélica ya sabía que los mató la policía y la convalidación judicial se lo confirmó: al oficial lo sobreseyeron en base a su propia declaración y delegaron la investigación en la misma fuerza acusada, que eliminó pruebas eliminaron pruebas (la ropa desapareció) y alteró otras (le tiraron a las armas un ácido que arruinó la posibilidad de peritarlas).

Las dos veces que la Justicia sobreseyó a Veyga, Angélica apeló. “El tratamiento judicial del caso demuestra las tremendas falencias de todo el sistema de justicia frente a un hecho de violencia policial”, dijo a Cosecha Roja Pablo Ferreyra, legislador porteño por Seamos Libres. La Justicia avaló durante seis años el planteo del oficial: él siempre dijo que lo le habían querido robar la camioneta y que actuó en ‘legítima defensa’.

En junio la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal anuló el sobreseimiento. Los jueces Mariano Borinsky, Juan Carlos Gemignani y Gustavo Hornos coincidieron en que la resolución había sido apresurada. No estaba comprobado que Veyga haya estado en riesgo ni que los jóvenes tuvieran armas ni que -de tenerlas- estuvieran cargadas ni -menos- que hayan disparado.

kikinahuelalfonso1

Desde que asesinaron a su hijo, Angélica, amigos y vecinos armaron en Villa 20 ‘La Casita de Kiki’, un espacio en el que hacen actividades culturales y sociales. Ahí también aguantan los reveses judiciales. Este sábado harán un festival con murgas y bandas en Fonrouge y Chilavert para recordar y pedir justicia. También van a inaugurar la cooperativa de trabajo ‘La Caserita’.

“Kiki no nació cuando murió, a los 17 años: tuvo una infancia, fuimos realmente felices”, dijo Angélica. Por eso los alumnos de la escuela Lola Mora recorrieron el barrio y recopilaron anécdotas de los primeros años del adolescente.

***

La villa 20 está repleta de santuarios, es un barrio atravesado por la violencia institucional. El 1 de abril de 2005 Camila Arjona se topó con los tres policías armados, que les apuntaron y dispararon sin dudar. Ella estaba embarazada de cinco meses y se desvaneció porque le habían dado dos balazos por la espalda. El 7 de agosto de 2014 la policía disparó a cuatro jóvenes que iban en un auto. Joni y Papu murieron, uno quedó con una bala cerca del pulmón y otro fue preso. El parte de la policía dice que habían robado el auto, que los persiguieron, que los jóvenes dispararon. Para los vecinos los pibes fueron fusilados.

[Fotos: Nahuel Alfonso]

[Nota publicada el 8/7/2015]

KikiLescano Festival

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada