Aborto legal y derecho a decidir: cada día somos más

aborto pañuelazo

Mariana Fabbiani, Tini Stoessel, Lali Espósito, ‘Pampita’, la ‘China’ Suárez y más mujeres de la televisión y el espectáculo se suman a las cientos de voces a favor de la despenalización del aborto. El efecto expansivo de la lucha del feminismo y la posibilidad de llegar a nuevos públicos.  

“Cuando empecé a meterme en el tema, me di cuenta de que a las creencias personales hay que dejarlas de lado. Creo que es un tema de salud pública. Hoy estoy a favor de la despenalización del aborto”, dice Mariana Fabbiani sentada en la mesa de Mirtha Legrand. Su afirmación se produce en el absoluto silencio del set de grabación y ante la mirada implacable de la conductora.

“Con una ley que se aplique y con anticonceptivos que permitan que ninguna mujer tenga que pasar por esa experiencia  traumática. Hay que tratarlo con la seriedad que merece. Anticoncepción para no abortar, y aborto legal para no morir”, agrega. La actriz y conductora de “El Diario de Mariana” repite así la consigna de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, inscrita en el pañuelo verde que revoluciona las calles.

Los invitados de Mirtha, entre ellos la gobernadora María Eugenia Vidal, se limitan al silencio. Pero Fabianni continúa: “Me ha generado mucha contradicción y evolucioné hacia esta postura” –dice– “el aborto existe y aunque estemos en contra de la despenalización, va a seguir existiendo”.

La señora de los almuerzos la interrumpe para reivindicar su posición en contra. “Un tema tan delicado, tan delicado”, dice hablando por encima de su invitada.  “Pero también es delicado lo que está pasando. Cuando vos empezás a ver las cifras y ves la cantidad de mujeres que se mueren, la manera en la que son tratadas y juzgadas cuando van a someterse a un aborto…”, responde Fabianni.

No hay más que agregar. La lucha por el aborto legal, seguro y gratuito que comenzó a tratarse en el Congreso de la Nación es un camino de ida. Una ola que resquebraja barreras ideológicas, religiosas, personales, etarias, y convoca a pensar. Los números de abortos clandestinos y de muertes de mujeres en estas condiciones arrojan por sobre las creencias individuales una realidad cada vez más difícil de ocultar.

Mariana Fabbiani habla de un cambio de postura y de una “evolución” en su pensamiento a partir del acceso a la información sobre el tema. Quiere decir que antes no pensaba lo mismo y que algo la motivó a querer informarse. Con más fuerza que nunca, el feminismo escarba en el sentido común y en las definiciones privadas sobre un tema que durante décadas fue cubierto con el velo de lo personal, lo “delicado”, lo prohibido, lo que no se debe decir en la mesa, para lo que todavía no estamos preparados.

Sus declaraciones no son menores al tratarse de la conductora de un programa televisivo que acompaña las siestas de miles de televidentes de El Trece, con un posicionamiento ideológico a veces explícito y otras veces predecible.

No es la única en cruzar el cerco en medio de semanas cruciales para el tratamiento de la ley. Se suma a una larga lista de actrices, músicas, comediantes y escritoras argentinas –que llevaron su voz al Congreso a través de cartas y pronunciamientos colectivos- y también distintas mujeres del espectáculo que dejan repicando sus palabras ante la pregunta de los medios de comunicación.

“Ahora sé que el aborto se hace, sea legal o no, y muchas mujeres pierden su vida haciéndolo. Entonces, me parece que está bueno que, si se va a seguir haciendo sea algo seguro. Eso sí es importante”, responde Tini  Stoessel, la joven cantante de 21 años con casi cinco millones de seguidores en su cuenta de Instagram, ante la pregunta de la periodista Catalina Dlugi.

También Lali Espósito alza la voz ante un móvil del programa de Ángel De Brito:Acá no se está discutiendo qué se piensa del aborto, es decir, cada uno es libre de pensar lo que quiere (…) Hay que hacerse cargo de que esto que pasa en la sociedad pasa desde el año cero, está en el marco legal de otros países desde hace 30 años”.

En una entrevista con el diario Perfil, Eugenia “La China” Suárez responde: “Cuando uno dice que es importante que se legalice el aborto, no es que uno está a favor de que la gente aborte o que llevo la bandera del aborto y en contra de la vida. Hay cualquier cantidad de chicas que se mueren, en su mayoría de clase media y baja, porque las de clase alta sí pueden ir a una clínica y pagar”.

Las opiniones no salen de un repollo. Son el resultado de una batalla cultural que desde el primer Ni Una Menos hasta hoy empuja a deconstruir ideas prefabricadas que hoy ya no encuentran sustento. También la población argentina evidencia un cambio de postura ante el debate. Según una encuesta de Ipsos, entre 2015 y 2018 el nivel de aceptación del aborto legal aumentó en nuestro país, pasando de un 25% en 2015 a un 39% este año.

“¿Te sumaste al debate por la despenalización del aborto?”, le pregunta la periodista Mariana Zucchi, de Clarín, a Paula Chaves: “Sí, yo también estoy a favor de la vida queriendo que se despenalice el aborto, que sea legal y gratuito. Si una persona no quiere tener un hijo, ¿por qué va a traerlo al mundo? Respeto a quienes estén en contra, pero no vengan con que sos un asesino”, responde la modelo y conductora de televisión.

También habla al respecto Carolina “Pampita” Ardohaín. “Yo tengo formación católica y soy muy creyente. Para mí la vida es desde el primer día de la concepción. Pero creo que la despenalización del aborto no va a promover más abortos sino que va a hacer que no mueran más mujeres en situaciones precarias. Espero que la ley salga en nuestro país”, dice en un programa en Telefe.

En el aire flota un halo de esperanza. Las mujeres reflexionan, se informan, se respaldan en otras y se suman al pedido de aborto legal. Son las protagonistas de una revolución que es hoy y es ahora. Pase lo que pase en el Congreso, ya no hay marcha atrás.

Agostina Parisí
Agostina Parisí

Periodista - Coordinadora editorial en Será Justicia - El diario de los juicios - Córdoba.-

Sin comentarios

Comentarios cerrados