Absolvieron a un policía que mató a dos pibes en el ingenio Ledesma

policia

Cosecha Roja.-

Gonzalo Calderón y Pablo Obiña tenían 15 y 16 años y viajaban en moto cuando los mató un policía de Jujuy. La persecución había comenzado una madrugada de noviembre de 2013 por una denuncia de robo de un celular y terminó en un camino interno del Ingenio Ledesma, en Jujuy, en donde el agente Pablo Arrascaeta disparó su arma reglamentaria. La fiscal Filomena Ortiz pidió la absolución y el tribunal que lo juzgaba lo dejó en libertad. “Es un caso de connivencia entre la justicia y la policía”, dijo a Cosecha Roja Leonardo Rebolino, coordinador de la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional.

***

La versión oficial fue la clásica: una denuncia de robo en la localidad de Calilegua, dos adolescentes -Obiña y Calderón- arriba de la moto, un tiroteo, la legítima defensa del policía. El 3 de noviembre los oficiales iban detrás de los dos adolescentes. En una camioneta, Arrascaeta estaba de “fusilero”  (el acompañante del chofer) y atrás iban otros tres policías y un joven que creyeron que era uno de los adolescentes y levantaron “por error”. “Todos los agentes contaron en el juicio que temieron por su vida, pero ninguno bajó de la camioneta con el arma”, dijo a Cosecha Roja el abogado querellante Martín Patiño.

Según el relato de la policía, los adolescentes dispararon y una de las balas perforó la lona de la camioneta policial. La moto entró al Ingenio Ledesma, en una zona que se llama “La Pantalla”, y los adolescentes recorrieron 400 metros en una calle sin pavimento. Volvieron a tirar contra los oficiales, según ellos, entre seis o siete balas. Arrascaeta sacó el brazo por la ventana e hizo cuatro o cinco disparos. Uno de esos proyectiles impactó en el cuello de Obiña y otro en en la cabeza de Calderón. “Parece que en el único lugar donde doblan las balas es en el Ingenio Ledesma. Esto es un encubrimiento total”, dijo a Cosecha Roja Fabián Calderón, el papá de Gonzalo.

Pablo falleció en el momento, Gonzalo pasó una semana de agonía en el hospital y murió el 10 de noviembre. Durante los días en los que estuvo internado, la policía se acercaba, apretaba a la familia y les pedía el parte médico. Fabián y sus parientes los echaban, les decían que no tenían nada que hacer ahí. Antes del crimen, ninguno de los adolescentes era molestado ni hostigado por la policía -como sucede en otros casos-, tampoco tenían antecedentes penales.

Gonzalo se había mudado a principios de 2013 a la casa de la abuela paterna, que quedaba a ocho cuadras de lo de Pablo, en el barrio Ledesma. Fabián Calderón no sabía que su hijo y Obiña eran amigos pero las familias se conocían.

Fabián y Gonzalo eran compinches, compartían mucho tiempo juntos: iban a pescar, salían a correr y a andar en bicicleta alrededor del lago. “Le encantaba la vida al aire libre”, contó. Un día Gonzalo le dijo: “yo quiero trabajar con vos”. Durante un tiempo, el papá lo llevó con él en la camioneta, pero después lo alentó para que terminara el colegio. Gonzalo estaba estudiando para las materias previas y le quedaba una que iba a rendir en diciembre. Después de la muerte, la novia se tatuó el nombre en la nuca y los amigos se lo grabaron en las pantorrillas.

***

En la reconstrucción del crimen y en las autopsias los peritos llegaron a conclusiones distintas sobre el modo en que murieron los adolescentes. Según los médicos del juzgado, dos balas distintas golpearon el cuello y la cabeza de Obiña y Calderón. La fiscal basó su alegato en un informe de una perito de balística que trabaja para la policía de la provincia. Para ella fue la misma bala la que los mató.

La denuncia que los policías tomaron nunca existió. Ese día el único reclamo registrado fue a las 4 de la mañana, una hora después de la persecución. La mujer que denunció el robo fue a la comisaría recién a las 8 de la mañana del día siguiente. Cuando revisaron el cuerpo de Obiña tenía dos celulares. “Ese es mío”, dijo ella pero los peritos descubrieron que en realidad el teléfono era del adolescente.

La moto de Obiña estaba intacta, no tenía raspones ni partes rotas. Los investigadores realizaron dos inspecciones oculares. En la primera no encontraron el agujero de la lona ni el arma que supuestamente dispararon los adolescentes. En la segunda -al día siguiente- aparecieron ambas cosas. La pistola de calibre 22 tenía balas pero nunca dieron con los casquillos. “No descarto que los chicos hayan tenido el arma, descarto que la hayan disparado”, dijo Patiño.

El requerimiento de elevación a juicio de la causa era de “doble homicidio calificado por miembros de la fuerza de seguridad”. “Yo pensé que podía ser condenado por exceso en legítima defensa pero para la fiscal Ortiz Arrascaeta se defendió en legítima defensa y en cumplimiento del deber”, dijo Patiño, que había pedido prisión perpetua.

Los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°3 de Jujuy, Mario Ramón Puig, Darío Osinaga y María Tolaba, apoyaron el pedido de la fiscal y absolvieron al policía.“La actuación de Ortiz fue vergonzosa, dejó sin caso a la querella. Al policía lo absolvieron porque para la fiscal él no hizo nada malo: tenía una denuncia, repelió el ataque, disparó y por accidente los mató”, dijo Rebolino.

Durante el juicio estuvieron Pablo Pimentel de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Vanesa Orieta -la hermana de Luciano Arruga- y Amalia Ortega -la mamá de Luz Gómez, una joven que estuvo presa por una causa armada. “Los jueces, que respetaron el pedido de absolución de la fiscal Filomena Ortiz, son responsables de avalar la violencia policial que se lleva la vida de nuestros pibes en las barriadas y son parte de una maquinaria que se nutre de la impunidad”, dijo Orieta en un posteo de su página de Facebook.

[Nota publicada el 2/9/2015]

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada