El adiós a Micaela en Plaza de Mayo

La idea era una hacer asamblea al aire libre. La consigna “¡Por Micaela y por todas!”. Pero la asamblea se convirtió en concentración enorme. La convocatoria del colectivo Ni Una Menos desbordó la propuesta original. Miles de mujeres fueron hasta la Plaza de Mayo agrupadas y solas. Por eso a la plaza no se podía entrar. La asamblea, entonces, se hizo en Avenida de Mayo. Las mociones fueron muchas. Hablaron mujeres de varias organizaciones. Por la de Micaela, lo hizo Ornella Infante. “Hoy nos encontramos en Plaza de Mayo en la Asamblea a Cielo Abierto exigiendo justicia por Micaela, víctima de un violador asesino, una justicia machista que le otorga la libertad condicional a un violador más allá de las pericias que se lo impedían. No queremos vivir en una sociedad donde ser mujer significa estar en peligro, no queremos que nos arranquen otra piba. Hoy quienes formamos parte del Movimiento Evita perdemos una compañera y Argentina suma un femicidio más a la larga lista de mujeres asesinadas por ser mujeres”.

Mientras Juana, la niña del pasamontañas rosa, baila en el centro de una ronda de tambores y su mamá la mira de lejos, Laura y Mónica Folch pasean un retrato enorme de Fernando Parada, el marido de Marcela, su hermana, una víctima de violencia de género que se quitó la vida ante la falta de asistencia. “El infierno es denunciar, dicen, y después volver a tu casa”.

mi

“Porque estamos de duelo y porque tenemos rabia, para abrazar a la familia de Micaela y a sus compañeras y compañeros de militancia. Queremos poner la palabra y el cuerpo en juego para elaborar juntas las próximas acciones, para denunciar a la justicia patriarcal que, a la vez que desprotege a las víctimas, es la que ampara la represión de todas las expresiones populares y militantes, la que mantiene como rehén y presa política a Milagro Sala, la que permite que las fuerzas de seguridad actúen ilegal y arbitrariamente golpeando y deteniendo a lxs docentes que reclaman por sus salarios”. Así decía la invitación del colectivo Ni Una Menos para la asamblea.

Fue inusual en la manifestación la cantidad de hombres. Muchos acompañaban, otros llevaban carteles y banderas. “No me gusta que haya tantos varones. La verdad es que ellos no conocen la agenda de las mujeres”, dijo a Cosecha Roja Mariana.

Carteles de “Tocan a una y nos tocan a todas” se mezclaron con otros que decían “Ni palos ni gases, dignidad y clases”. Los maestros y las maestras que se manifestaron en la Plaza Congreso, también fueron a pedir justicia por Micaela.

Todas las calles que rodean la Plaza de Mayo estaban cortadas, igual que Diagonal Sur y Avenida de Mayo hasta 9 de julio. El frente de la Catedral, donde el 8 de marzo la policía detuvo ilegalmente a más de 20 mujeres, estaba sin el vallado que se suele poner cuando hay manifestaciones. Un micro azul con la inscripción Policía de la Ciudad, repleto de agentes, pasaba a cada rato por Diagonal Sur y Perú. Del otro lado de la plaza, hacía lo mismo un camión de la Federal.

En Concepción del Uruguay caminaron hasta el cementerio para despedir a Micaela. En la Plaza de Mayo y en otras plazas del país miles de mujeres también le dijeron adiós.

-También en La Plata

Estas son algunas fotos de la movilización en La Plata, tomadas por Luciana Demichelis.

001

002

004

005

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada