Argentina: apareció Alfonso Severo, el testigo del juicio por Mariano Ferreyra

Actualizado 22.50

Apareció Alfonso Severo en una remisería de Gerli. Estaba maniatado y golpeado, cuando lo encontraron los vecinos.

 

Actualizado 18:50

“Conocía a toda la gente que aparece en el video del día del asesinato de Mariano Ferreyra porque trabajaba en el ferrocarril desde los 18 años”, dijo a los medios Gastón, el hijo de Alfonso Severo. En el auto encontrado en Gerli además de las llaves, los peritos encontraron dinero y cuatro huellas digitales. En Plaza de Mayo hay una movilización pidiendo por su aparición.

Actualizado 17.10

Una fuente de la causa le confirmó a Cosecha Roja que Alfonso Severo tenía una relación muy estrecha con los principales hombres de la conducción de la Unión Ferroviaria y conocía sus movimientos. Tenía información sobre el manejo de las cajas, los vínculos existentes entre la patota y el gremio. Su testimonio iba a ratificar muchos de los supuestos que se manejan después de la muerte de Mariano Ferreyra.

“Intuyo que Alfonso se peleó con la gente del gremio y pasó lo que pasó”, dice la fuente.

Actualizado 16.30

El Partido Obrero organizará una marcha a Plaza de Mayo a las 17. En Rosario harán lo mismo y en Mar del Plata a las 18, en la puerta de la Municipalidad.

Información hasta las 14 hs.

Está desaparecido Alfonso Severo, el testigo que tenía que declarar hoy en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra, asesinado durante una protesta ferroviaria en 2010. Su familia lo busca de forma intensa. Según sus familiares, salió ayer de su casa para ir a visitar a su nieto a a unas quince cuadras y nunca regresó. La Policía Bonaerense encontró su auto Renault Clio en Gerli con las llaves puestas.

Severo es un testigo clave del juicio. Su testimonio iba a responder varias preguntas sobre la dirección de la Unión Ferroviaria y como se organizó la patota que asesinó al militante del Partido Obrero.

Severo conocía varios de los que ese día agredieron a los militantes. Luego del asesinato de Ferreyra decidió hablar con la justicia, y comenzó a recibir todo tipo de amenazas y agresiones. La justicia le puso una custodia durante seis meses, luego de que desconocidos le tirotearan el frente de la casa.


Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada