Alisson Renderos, 16 años, atleta salvadoreña fue asesinada salvajemente

La Página.-

Alison Renderos desapareció sin rastro alguno el 9 de mayo. El hallazgo de su cuerpo desmembrado, en el Cantón San Antonio (San Vicente) el miércoles anterior, abre paso a una serie de interrogantes en las que pandilleros de la 18 estarían involucrados.

De hecho, la Fiscalía General de la República recibió el informe del Instituto de Medicina Legal (IML), que comprueba que la muestras de ADN recogidas en el cadáver enterrado en el cantón San Antonio Tras El Cerro, departamento de San Vicente, correspondía a Alisson Renderos.

La hipótesis que de acuerdo a la Policía Nacional Civil cobra fuerza deja entrever que la chica tendría algún tipo de relación con un pandillero por lo que presumen que éste fue el motivo de su desaparición.

El jueves el comisionado Héctor Mendoza Cordero, jefe de la División de Investigaciones de la Policía Nacional Civil (PNC), explicó que como resultado de numerosas entrevistas, todo indica que la joven habría tenido “una amistad” con un pandillero.

La joven tenía un novio el cual fue contactado por los familiares el día de su desaparición al ver que la joven no llegaba a casa tras la competencia de lucha —deporte en el que despuntaba— en la que participaba ese dia.

Sin embargo, la misma abuela de Alison relató que la familia descartó que el chico de 13 años estuviese involucrado con lo sucedido ya que el joven estaba en su casa con una pierna enyesada tras sufrir un accidente.

“Desde el primer día que desapareció fue el primer lugar al que fuimos a buscarla pero el muchacho no tiene nada que ver”, asegura Ricardo, un tío de la joven.

“Hemos visto a sus amigas pero la verdad no sabemos en dónde viven y ella nunca nos dijo que tenía problemas con nadie”, señala.

Mendoza Cordero asegura que los responsables de la desaparición de la joven serían miembros de la mara 18, pandilla que opera en el lugar donde residía y que además se mueve en la zona del Cantón San Antonio, donde encontraron el cadáver.

La PNC sostiene que el cuerpo encontrado el miércoles enterrado en San Vicente pertenece a la atleta. La Fiscalía coincide con la policía, sin embargo esperan los resultados de la autopsia de medicina legal.

Futuro prometedor

Tanto los familiares como los miembros del centro escolar Doctor Darío González donde estudiaba la chica, coinciden que Alison tenía un futuro prometedor en el deporte, lo cual hace aún más extraña su desaparicón.

Todos coinciden que la joven no tenía problemas con nadie, ni mucho menos motivos para irse de su casa sin avisar.

Inicialmente se especulaba que su desaparición obedecía a rencillas familiares. Incluso se dijo que la muchacha al parecer tenía problemas en su casa, relacionados al comportamiento de rebeldía típicos de la adolescencia. Y es que Alison sufrió la muerte de su madre, por lo que vivía con su abuela, ya que su padre reside fuera del país.

Pero Ricardo, el tío, niega que Alison haya tenido problemas con algún miembro de la familia, ya que ella era “una excelente hija”.

La chica de 16 años, era una buena estudiante que sabía combinar sus tareas educativas con la práctica de la lucha, disciplina deportiva en la que iba destacando aceleradamente.

Daniel Hernández, entrenador de Alison, vio en la chica características que la hacían perfilarse como una promesa de las luchas en El Salvador. A los 11 años fue descubierta por su entrenador quien le auguraba una gran carrera.

“En ella descubrí ciertas características, como la flexibilidad. La fuimos puliendo, le pusimos pesas de acuerdo a su edad, iba en un proceso muy bonito. Pudo haber ganado oro en el Codicader de este año y pensábamos que hasta plata en los Panamericanos de Guatemala en junio”, recuerda Hernández.

La desaparición de Alison ha afectado la escuela de Lucha de San Vicente, no sólo porque es un deporte poco practicado por las chicas, sino también porque todos los alumnos están afectados. “Las niñas ya no quieren participar”, agrega el entrenador.

Alison podría ser el desafortunado caso que marque un nuevo precedente en la llamada tregua entre las pandillas, con la que los líderes de la MS y de la 18 aseguraron hace más de 75 días que no habría más muertes de civiles ocasionadas por los miembros de sus estructuras.

Prueba de ADN

La mañana del viernes, familiares de Alison Renderos, se hicieron presentes a Medicina Legal de la ciudad de San Vicente, para brindar las muestras de ADN necesarias para compararlas con las pruebas realizadas al cadáver de una menor encontrada a mediados de este semana, en el cantón San Antonio Tras El Cerro, de dicho municipio.

Los familiares proporcionaron una muestra de la hermana menor de Alison.

Ahora, tras la confirmación de Medicina Legal, no hay duda que los restos humanos encontrados corresponden a Alison Renderos.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada