Argentina: la extraña muerte de un joven en una comisaría de General Maradiaga

puebladaCosecha Roja.-

Jorge Sepúlveda se enteró de la muerte de su hijo a las 7 de la tarde del domingo, dice que fue la última persona en enterarse en Madariaga. Que un oficial de la bonaerense tocó la puerta y le dijo: “El comisario necesitaría charlar tres palabritas con usted”. Jorge tuvo que ir hasta la comisaria de Madariaga, partido de Pinamar, provincia de Buenos Aires, para saber que había pasado.

-Su hijo se suicido- le dijo, seco, el Comisario.

-¿Cómo que se suicidó?

-Claro, se ahorcó dentro de la comisaría con una reja.

-No puede ser ¿Con qué se ahorcó?

-Con una remera.

-¿Con una remera? Es muy imposible que alguien con 90 kilos se ahorque con una remera. Téngalo bien claro.

Las declaraciones tomadas entre los oficiales que actuaron en su detención dicen que Alejandro Sepúlveda salió de su casa en el barrio San Martin a las 11 de la mañana del domingo 13 a comprar una cerveza. Que debido a una denuncia telefónica un móvil de la policía se acercó al lugar. La persona estaba en estado de ebriedad. Dicen en la policía que cuando se acercaron, el joven los amenazó con un cuchillo por lo que fue reducido y trasladado a la comisaría local. Más tarde, personal de la comisaría que recorría los calabozos se encontró con que esta persona se había quitado la vida, colgándose con su propia remera.

Esta persona era Alejandro Sepúlveda.

Jorge, su padre, dice estar seguro que a su hijo: “Lo mató la policía, porque otra cosa no lo mató. Hay testigos que dicen que él estaba tranquilo, tomando una cerveza en una esquina, que no opuso ninguna resistencia. Repito, él no opuso resistencia”. Dice Jorge que lo llevaron al hospital y ahí constataron que estaba en sus cabales. “él nunca habría tomado esa determinación, nunca. Ya había estado preso 40 días y si no se ahorcó en ese entonces, ¿por qué iba a hacerlo ahora?”, se pregunta Jorge.

El fiscal Dr. Juan Pablo Calderón, de la UFI número 3 de Pinamar, es el encargado de las investigaciones para esclarecer la muerte de Sepúlveda. La causa fue caratulada como averiguación de causales de muerte. “se comenzaron con las investigaciones que estuvieron a cargo del ministerio público para despejar cualquier tipo de dudas, porque en este tipo de causas no interviene personal policial. Hay que esperar los resultados de la autopsia que se realizó en un instituto Forense de Lomas de Zamora que depende directamente del ministerio público”, aclaró Calderón que agregó que los policías que intervinieron en su detención y los que estaban en la guardia de la comisaría están debidamente identificados.

Familiares y amigos de Sepúlveda realizaron, en la tarde de ayer, una manifestación pidiendo justicia por Alejandro frente a la comisaría donde murió. Pero la manifestación, que comenzó de manera pacífica, termino en una pueblada con la policía lanzando gases y reprimiendo con balas de goma. Además de los daños en distintas dependencias municipales, el saldo fue de dos policías heridos.

En la mañana de hoy, Jorge Sepúlveda se acercó hasta Lomas de Zamora para retirar el cuerpo del  hijo y llevarlo a Mar del Plata, donde vive toda su familia, “para darle cristiana sepultura”.

Ayer, familiares y amigos del joven asesinado se manifestaron frente a la comisaría. Hubo algunos incidentes. Jorge dice que no piensa dejar que la causa quede en el olvido. Dice: “Esto no va a quedar así. Voy a ir hasta las últimas consecuencias para averiguar que pasó en la comisaría. Y si tengo que empezar por el más grande, voy a terminar con el más chico. El asesinato de mi hijo no puede quedar impune”.

 

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada