Asesinó a cuchilladas a su tía para robarle los ahorros

Cosecha Roja-.

Asesinaron a cuchilladas a una mujer en Manuel Alberti, partido de Pilar. La víctima de 47 años fue identificada como Valeriana Cabral,  y el agresor, según dijo a Cosecha Roja el Comisario Carlos Alberto Cano “es su sobrino, un joven de 28 años que frente al interrogatorio confesó el crimen”.

Cuando la hija de Valeriana Cabral fue a despertar a su madre no la encontró en su cama. Había sangre en el piso. Ella siguió el rastro hasta la cocina y ahí la vio tirada: con una aureola de sangre en el cuello y otra en el pecho. Llamó a la ambulancia y la policía le confirmó lo que imaginaba. Su madre estaba muerta.

“Valeriana tenía unos ahorros para refaccionar su casa y el sobrino se enteró”, dijo el Comisario Carlos Alberto Cano y explicó que “entonces, con la entrada facilitada por el yerno que vive en la casa del fondo, entró ayer por la noche y según confesó, la acuchilló para obligarla a decirle dónde estaba la plata”.

En un principio, al ser interrogado el yerno negó haber visto al sobrino de Valeriana entrar a la casa, pero después de que varios vecinos dijeran que lo habían visto, cambió su relato y dijo que sí, que sabía que el sobrino le quería robar.

“Cuando fuimos a buscar al sobrino vimos que tenía rasguños en la cara y la mano”, contó Cano, “le dijimos lo que los vecinos decían y no tardó en confesar que había sido él”. Diego Germán Cardoso tiene 28 años y el parentesco con Valeriana era por parte de padre. En este momento se encuentra detenido por el caso titulado como “criminis causa” (El “criminis causae” es el homicidio en conexión ideológica con otro delito. Se mata “para” o “por” otro delito).

Por el crimen donde interviene la fiscalia Nº1 de Pilar, también está detenido el yerno de Valeriana, Jonatan Paso, que sería el que facilitó la entrada de Cardoso a la casa y el que aportó el dato de los ahorros que la víctima tenía guardados para refaccionar su casa.

Los datos de la autopsia todavía no están disponibles, pero la policía identificó dos lesiones de cuchillo profundas que pueden haber causado la muerte: un puntazo a la altura del cuello y otro en la cavidad toráxica.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada