Avanza la despenalización del cultivo en Colombia

Semana.-

La Comisión Primera de la Cámara decidió respaldar la iniciativa que elimina las sanciones penales para quienes tengan cultivos ilícitos. También prohíbe las fumigaciones aéreas. El proyecto superó el primero de los cuatro debates que requiere para convertirse en ley.

“El llanero solitario”, como bautizó el ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, al proyecto que busca eliminar las sanciones penales para los campesinos que tengan cultivos ilícitos, fue aprobado por la Comisión Primera de la Cámara.

El gobierno insiste en que esa es una iniciativa “aislada” y que de convertirse en ley podría obligar al Estado colombiano a darle un giro a su política contra las drogas, sin que se haya dado un debate global sobre el tema, y desconociendo acuerdos internacionales firmados por Colombia que ratificaron la persecución a la producción y el tráfico de estupefacientes.

Pese a los temores del gobierno, el proyecto del representante Hugo Velásquez (Meta-Partido Liberal), pretende eliminar el artículo del Código Penal que castiga a quienes siembren marihuana, flor de amapola y hoja de coca, con fines de producción de sustancias estupefacientes.

Este proyecto busca prohibir las aspersiones aéreas como mecanismo para erradicar los cultivos ilícitos, y obliga al Estado a implementar programas de asistencia agropecuaria a los campesinos que decidan sustituir los cultivos ilícitos.

Pero el proyecto también le da un plazo al Gobierno para establecer “instrumentos necesarios” para prevenir el consumo y considera la adicción a las drogas como un problema de salud pública que necesita tratamiento médico. Eso significa un auténtico cambio en la política antidrogas de Colombia, que se sustenta en la represión a los distintos eslabones del narcotráfico.

Hugo Velásquez, el autor del proyecto, también reveló en el debate cifras que indican que la población carcelaria entre 2003 y 2009 oscilo entre el 16 y 19%, “convirtiéndose en el tercer grupo de delitos más importantes, solamente superados por los que afectan el patrimonio económico y aquellos que menoscaban la vida e integridad personal”.

El representante Alfredo Bocanegra (Tolima – Partido Conservador), ponente del proyecto, dice que la iniciativa no va en contravía de la política criminal del Estado colombiano contra las drogas, como lo afirmó el ministro Esguerra. “El propósito del proyecto es contribuir a la apertura del debate sobre las drogas en el país”, dice Bocanegra al señalar que para el Congreso hubiera sido “muy fácil” hundir el proyecto, pero que se la jugó para que haya un urgente debate sobre el modelo que se debe asumir para combatir el narcotráfico.

El proyecto deberá ser discutido por la plenaria de la Cámara, y luego pasar a los dos debates en el Senado, donde también cursa un proyecto de ley que pretende calificar la adicción a las drogas como un problema de salud pública.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada