Buenos Aires: a un año de la desaparición de Nataly la justicia no tiene ninguna pista

Cosecha Roja.-

El domingo 4 de marzo del 2012, Nataly Gonzalo fue al balneario de Hudson, en la provincia de Buenos Aires, y caminó descalza sobre la orilla del Río de La Plata. Su padre, Víctor, y su hermano, Nandito, intentaban pescar. A unos metros, un grupo de personas de origen paraguayo disfrutaban de la tarde. En la carpa de los Gonzalo quedaron las zapatillas, la mochila y el celular de la joven hipoacúsica de 15 años que desapareció sin dejar rastros. Después de un año sin Nataly “no se sabe nada”, repiten los padres.

Cuando se dieron cuenta que Nataly no estaba cerca del río, Víctor y Nandito comenzaron la primera búsqueda por los alrededores. El hermano de la chica desaparecida paró a un señor en bicicleta que le dijo que había visto una niña de esas características. Nandito siguió al pie de la letra las indicaciones pero no encontró nada. La familia sospecha que esa persona, de modo intencional, desvió el camino del joven y presentaron una denuncia. Recién siete meses después, la Justicia ordeno hacer un identikit del tipo de la bicicleta.

La pista de los paraguayos es la que se investigó más en profundidad. En julio del año pasado, efectivos policiales de la bonaerense estuvieron en la provincia de Santiago del Estero, donde se denunció que una banda integrada por personas del país vecino tenía raptada una joven porteña hipoacúsica. Pero no se logró dar con Nataly, ni con otra chica en esa situación.

“Es posible que mi hija esté en manos de tratantes de personas”. En la casa del barrio San Rudecindo de Florencio Varela, Víctor y Estela recuerdan las señas que su hija hace para comunicarse. Son pocas las palabras que puede decir, entre ellas su propio nombre. En su cuerpo tiene varias marcas: una quemadura sobre la pierna derecha y una cicatriz por una operación de apéndice.

Cualquier información que pueda brindarse, comunicarla al 142 o al 0800- 122-2442 del Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas. También sus familiares esperan novedades y ofrecieron sus números telefónicos: Víctor Gonzalo, el papá, en el 15-5146-7514 y Estela Gómez, la mamá, en el 4221-9252.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada