Caso Belén Durán: la mamá se aferra a la idea de que se la llevaron

belen 2Río Negro-. En Las Perlas camionetas de los bomberos voluntarios y móviles de la policía recorren las calles polvorientas de un extremo al otro del paraje. Los rescatistas llevan ya cuatro días buscando a Belén Durán pero la niña, que tiene dos años de edad y padece síndrome de Down, no aparece pese a los intensos rastrillajes.

“Nos vinimos a vivir a Las Perlas y pensábamos que acá íbamos a estar más tranquilos. Jamás imaginamos que nos iba a pasar esta desgracia”, relató ayer Paola Cisneros, la mamá de Belén.

Los Durán trabajan prácticamente todo el día. Tienen un almacén en Neuquén y son vecinos nuevos en Las Perlas. Se instalaron en el paraje hace un mes y medio. Abel, el papá de Belén, su madre y su hermanito, vivían en barrio Limay de la capital neuquina pero como no pudieron seguir pagando el alquiler decidieron comprar una modesta casa en Las Perlas. Unos 150 pasos separan a la vivienda de la costa del río, donde buzos y bomberos buscan a la niña. Un cañadón con angostos senderos y algunos nichos de hormigón con bombas y mangueras que los vecinos instalaron para extraer agua del río es lo único que antecede a un barranco que termina en el Limay.

Paola se niega a pensar que su hija haya caído a las aguas. Cree que se la pudieron haber llevado a bordo de una camioneta Peugeot 504 color blanco que el sábado habría sido vista en cercanías de su casa. “Hay gente que está diciendo que mi hijo con un amiguito vieron caer a Belén al río y eso no es cierto”, insistió la mujer.

Belén llegó al mundo cuando el 2010 estaba a punto de despedirse, un 31 de diciembre. Sus padres se enteraron que padecía el síndrome de Down después de su nacimiento. Esa noticia – según contó Paola – no fue fácil para la familia. “Primero nos dio dolor y nos sentimos mal pero a los pocos días la aprendimos a amar porque es una nena especial. Yo creo que a mí me la regaló Dios, es hermosa. Hoy en día no podemos vivir sin ella. A pesar de que no habla, se expresa con gritos y gestos pero entiende todo”, dijo Paola.

7 km de rastrillaje acuático

Ayer los grupos de rescate continuaron con la búsqueda de Belén. Embarcaciones con canes adiestrados para el rastreo de personas recorrieron la zona ribereña desde la casa de los Durán hasta unos 7 km aguas abajo.

Cinco buzos de Centenario y del cuartel de bomberos de Cipolletti inspeccionaron un brazo del río y un sifón que se forma en el sector en el que antiguamente estaba instalada la balsa. “Estamos haciendo un buceo de arrastre y la visibilidad es bastante buena. Buceando hemos llegado desde los 3 a los 10 metros de profundidad” indicó Miguel Mosano, jefe del cuartel de bomberos de Cipolletti.

El rastrillaje alcanzó ayer hasta la zona de Isla Verde. Personal de Protección Civil de Neuquén, bomberos de Plottier y Senillosa también colaboraron con las tareas de búsqueda. Hoy los rastrillajes se reanudarán en la zona II que demarcaron los rescatistas.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada