En Chubut la policía abusa y amenaza con las redes sociales

POLICIA-DE-CHUBUT-540x347Cosecha Roja.-

La idea era comer unas hamburguesas, picar algo y esperar a las 12 para que soplara las 15 velitas la más chica de la familia. Después iban a ver la pelea de Maidana versus Maywather y, más tarde, iban a jugar al pool en Génesis, un bar en el centro de Trelew. “Estábamos todos ilusionados con ver al Chino por la tele y pasear, pero nos rompieron la noche”, contó a Cosecha Roja Ángela Antilef, la mamá de la joven. Su hija, su cuñada de 17 años,  tres hermanos (Karen, Pablo y Javier) y su ex marido (Alfredo Loscar) terminaron en la comisaría tercera detenidos por un delito que no cometieron y golpeados, abusados, insultados. Tras la denuncia, el jefe de la Policía Provincial, Luis Butazzi, anoche pasó a disponibilidad preventiva a tres policías y al jefe de la comisaría Néstor Angel Vargas.

 

– ¡Pero qué cumpleaños vas a pasar, eh! – le gritaban los oficiales mientras le abrían las piernas para sacarle fotos con el celular.

– Las vamos a subir a Facebook – la amenazaban.

– Pero qué putita, ¿por qué no te vas a parar a la 9 de Julio? – reía un policía.

– Esta parece Valeria Massa: le vamos a dar y la vamos a matar -aumentaba la apuesta otro.

 

“Las amenazaban con tirarlas muertas a los tamariscos -el arbusto de la zona-”, relató Antilef, que se enteró de todo a las 2 de la mañana, cuando logró sacar a su hija del calabozo. Pero la historia había empezado unas cuantas horas atrás.

 

***

Mientras la mamá preparaba la picada, la hija se ponía coqueta en la casa de su tía. Cuando estuvo lista, las pasaron a buscar y se subieron al auto con el ex marido de Ángela, los otros dos hermanos y la novia del más chico. Mientras iban en camino los llamó un vecino y les dijo que estaban robando en el terreno en el que uno de los hermanos tenía su casa a medio construir. “Se preocupó porque tenía las herramientas y los materiales, somos una familia humilde”, relató Ángela. Entonces cambiaron el rumbo y se fueron para allá. Cuando estacionaron eran las diez y media de la noche. No pudieron ni abrir la tranquera: enseguida aparecieron los patrulleros y empezó la golpiza. “A mi hermana la esposaron, le arrancaron los pelos y le daban la cabeza contra la camioneta, a mi hermano le aplastaban la cabeza, la pierna, los brazos”, contó.

 

– ¡Paren de pegarle! – dijo la hermana mayor

– Callate, nosotros sabemos cómo hacer nuestro trabajo.

 

Un vecino de la zona alertó: “No son ellos, el chorro saltó y se fue para allá”, dijo y señaló. Pero no importó: los subieron a todos en el patrullero y los llevaron a la comisaría a máxima velocidad. Parecía que iban a volcar en cualquier momento, la hermana de Ángela tenía taquicardia por el susto y les pidió a los policías que se calmaran. Silencio.

 

– ¿Viste, gila de mierda? ¿Viste que al final llegaste bien? – le dijeron dándole la bienvenida al calabozo.

 

Ángela los estuvo buscando pero nadie le daba información. Finalmente llegó a la comisaría tercera y, después de cuatro horas de discutir, logró que liberaran a su hija a las 2 de la mañana. El resto, se quedaron hasta el lunes cuando, tras una audiencia por la causa de “robo doblemente agravado por ser en despoblado y en banda”, el juez Darío Argujano le concedió la libertad.

“¿Uno se tiene que callar la boca porque ellos llevan el uniforme?”, se preguntó Ángela que tiene, todavía, los paquetes de hamburguesa sin abrir. “Esa misma noche atacaron a un nene de 10 años, le sacaron los dientes. Mi hija duerme todo el día, está shockeada, asustada. Yo no duermo”, contó.

 

***

No se trata de un caso aislado en Chubut.  Desde la fiscalía de Trelew, informaron a Cosecha Roja que el Ministerio Público Fiscal promovió de oficio la investigación por reiteradas denuncias de malos tratos del personal policial. La información la recabaron en audiencias de control. Uno de ellos es el de Antilef. Otra, la informó el asesor de menores Pablo Rey y se trata de un joven de 14 años que terminó internado por una golpiza. El mismo defensor agregó la de dos jóvenes y dos mayores maltratados en dependencias policiales de Rawson. Otra es de Ubaldo Elías Mismitja, que denunció golpes en la comisaría primera de la ciudad. Edgar Sebastián Faguada y Javier Aypallán contaron que les pasó lo mismo en la comisaría segunda y  Raquel Torres, en la primera.

La causa de Antilef, caratulada como “tentativa de robo agravado por ser en poblado y en banda” estuvo a cargo del fiscal Osvaldo Heisber, pero ahora pasó a la unidad de delitos complejos. El daminificado del robo se presentó en la fiscalía para deslindarlos de responsabilidad. Por la denuncia de maltratos ya fueron citados todos los integrantes de la familia a entrevistas durante la semana.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada