Cinco condenados a prisión perpetua por el crimen de Matías Berardi

matias-berardi

Natalia Biazzini. Cosecha Roja.-

 

Condenaron a los asesinos de Matías Berardi, secuestrado el 28 de septiembre de 2010 y asesinado en Campana.  De los once imputados, cinco fueron condenados a prisión perpetua. El resto recibió penas de entre 24 y 18 años. Solo una de las acusadas –que al momento del crimen era menor de edad- resultó absuelta.

 

Los padres de Matías escucharon el fallo del Tribunal Oral Federal  3 de San Martín abrazados, mientras la hermana no quitaba la vista de los acusados. De todos ellos Jennifer fue la penúltima en escuchar su condena y la primera en quebrarse y llorar  mientras decía: “yo no tengo nada que ver”. Su mamá, Ana Cristina Moyano, intentaba consolarla pero también se quebró. La jueza pidió que se calmaran. Alguien le replicó: “cállese usted”. La magistrada ordenó desalojar a Jennifer y a su madre, mientras los acusados reclamaban: “esto no es Justicia. Nunca hubo verdad. No le mientan más a la familia”. En un clima de tensión, la audiencia finalizó con un aplauso de los familiares de Matías Berardi y las palabras de su hermana:”¡Mati vive!”

 

Richard Fabián Souto, Néstor Facundo Maidana, Damián Sack, Gonzalo Álvarez y Gabriel Figueroa. Ana Cristina Moyano fue condenada a 24 años de prisión, Jennifer Souto -su hija- a 17 años. Federico Maidana deberá pasar 21 años en prisión, Celeste Moyano 19 y Elías Vivas 18. Alexia, la joven que era menor al momento de los hechos, resultó absuelta.

 

“Estamos contentos”, dijo el abogado de los padres de Matías. “Varias condenas han sido lógicas”.  Los familiares de los condenados se mostraron muy enojados con los medios de comunicación.  Dicen que el de Matías Berardi fue “un juicio de ricos”. Y comentaron que si se muriera uno de ellos, “no hubieran venido tantas cámaras”. Cosecha Roja quiso acercarse a los familiares de los acusados. Ninguno de ellos quiso hablar.

 

Unas horas antes de conocerse el fallo, en el cuarto intermedio, la abuela de Matías había compartido con los periodistas el fin de una etapa: hoy fue el último día de los seis meses en los que tomó notas en su bloc de las declaraciones de cada uno de los imputados. La mamá de Matías también habló con los medios antes de que se conociera la sentencia. Contó que desde el asesinato de su hijo todo cambió en la rutina de la familia. Se mudaron de barrio y el marido empezó a trabajar más horas. Matías era el mayor de cuatro hermanos, los dos más chicos se quedaron hoy en su casa. Francisca, la hermana que seguía a Matías en edad, estuvo presente en la lectura de la sentencia.

 

Matías tenía 16 años el 28 de septiembre de 2010, cuando fue secuestrado al bajar de una combi en el cruce de ruta 26 y Panamericana, en Ingeniero Maschwitz (Escobar). Después de pasar 14 horas cautivo, escapó, dijo que estaba secuestrado y pidió ayuda a los vecinos. Pero nadie lo auxilió y fue recapturado. Murió ejecutado en un descampado en Campana.

 

Pocos minutos después de las diez de la mañana los padres de Matías Berardi llegaron al Tribunal Oral Federal 3 de San Martín. Antes de entrar a la sala, la madre de Matías, María Inés, hizo las primeras declaraciones. “Esperamos que se haga justicia y que los jueces no pierdan la idea de lo que pasó”, dijo. “Ninguno de los acusados mostró arrepentimiento, hasta se reían, estaban relajados”. Los amigos de Matías también se hicieron presentes minutos antes de comenzar la última audiencia. Vestían remeras blancas con una consigna en el pecho: “Prohibido olvidar”. En total los allegados a la víctima eran más de 50 personas. Seis mujeres entraron a la audiencia acompañando a los imputados.

 

Por la mañana las cuatro imputadas mujeres de la causa pronunciaron las últimas palabras del proceso. Ana Moyano (41), la mayor de ellas, dijo “los chicos no tienen que pagar errores de los grandes. Dios sabe que soy inocente”. Jennifer Souto (21) también manifestó su inocencia. Celeste Moyano (19) expresó con lágrimas en los ojos: “me atengo a lo que dijo mi abogado”. Y la cuarta involucrada, menor de edad al momento de los hechos que se juzgan, también reafirmó su inocencia. La madre de Matías se sorprendió, esperaba otra cosa: “que la madre de las imputadas cargara con toda la culpa y desligara a los hijos”.

 

Celeste, condenada a 19 años de prisión, le contó a la vicepresidenta de la Fundación Volviendo a Casa, Mabel Carrera, que le gustaría hablar con la mamá de Matías cuando pase el juicio. “Ella como mamá sentía empatía con la madre de Matías”, dijo Carrera a Cosecha Roja. Hasta ahora,  ninguno de los imputados se comunicó con la familia Berardi.

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada