Cinco razones a favor y en contra del sommelier: ¿mató a la mamá?

lucianoCosecha Roja.-

Estela Garcilazo vivía en un edificio en Seguí al 4000, pleno Palermo. Se había mudado al quinto piso porque en el cuarto vivía su hijo, el sommelier Luciano Sosto. El 26 de diciembre la violaron y asesinaron en el departamento: él es el principal sospechoso. El Juez Hernán Martín López elevó la causa a juicio oral. El abogado defensor, Fernando Cantón, cuestionó los argumentos. ¿Qué fue lo que pasó? En Cosecha Roja te contamos los cinco puntos principales que están en discusión.

 

1) ¿Qué hizo Luciano mientras asesinaban a su madre? ¿Tardó en llamar a la ambulancia?

Según la autopsia, la muerte de Estela fue entre las 7:30 y las 11:30 de la mañana. El juez cree que Luciano estaba con la mamá: la cerradura no había sido forzada, él tenía la llave y ella no le abría la puerta a nadie. La defensa dijo que ese día no había luz en el edificio, que él bajó por las escaleras para hacer unas compras y que escuchó que la mamá se quejaba. Entró y la encontró agonizante, boca abajo, en la cocina. Eran las tres de la tarde y llamó al Hospital Alemán. Además, el abogado contó que a la hora estimada de muerte Luciano conversó “temas triviales” por teléfono con una amiga. La charla fue larga y consta en el registro de llamadas y en la declaración de la mujer.

 

2) ¿Se confundió “viva” con “muerta”?

Una de las principales acusaciones que hace el juez es que Luciano “no puede explicar coherentemente si su madre fue hallada viva o muerta”. Pero para el abogado es normal: “un inexperto puede tener dudas muy razonables sobre si una persona recientemente fallecida realmente lo está o si agoniza”. Se refirió también a los “ruidos, movimientos involuntarios” y otros factores que “pueden percibirse al manipular un cadáver reciente”. Además, no tenía por qué saber la diferencia entre una muerte natural o accidental porque “incluso una médica policial criminalística que fue a la escena del crimen tampoco advirtió que era un homicidio”.

 

3) ¿La mujer se resistió al ataque?

Uno de los principales puntos de desacuerdo es si Estela se defendió o no. El juez considera que tenía “lesiones compatibles con la defensa” pero no “lesiones externas”. Y escribió: “la víctima conocía a su atacante porque no sólo no le llamó la atención el supuesto ingreso de un desconocido sino que tampoco opuso resistencia alguna al ataque”.

Además, la familia de Luciano cuestiona a la Fiscalía porque no pidió un examen genético del líquido seminal que encontraron en la vagina. Ellos sí lo solicitaron pero demoró seis meses y no se logró armar el perfil genético del agresor. En el texto que escribieron se preguntan por qué Luciano se arriesgaría a pedir el estudio si él supuestamente la mató.

 

4) ¿Cómo se llevaban la mamá y el hijo?

Otra de las pruebas que presenta la Justicia es una carta en la que el marido de Estela le dice que cree que su hijo simula ante ella “un falso amor para obtener beneficios económicos”. El Juez considera que la relación entre ellos no era buena y que él sobreactuaba el amor. La familia de Luciano no está de acuerdo y dice que hay muchas pruebas de la buena relación y el afecto que se tenían.

 

5) ¿Tiene el perfil de un asesino?

Luciano está con prisión preventiva en la Unidad Penal de Marcos Paz. Según la Justicia, sus actitudes antes y después del asesinato son compatibles con los hechos de los que lo acusan. La familia escribió que se hicieron tres informes y que “ninguno dio evidencia de una inclinación sexual incestuosa”. Además, los amigos que más lo conocen declararon que es pacífico e incapaz de ejercer violencia.

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada