Colombia: Los decapitados del río Sinú

El Meridiano de Córdoba.-

Otro cuerpo decapitado fue encontrado ayer flotando en el río Sinú (foto), en el sector Remolinos, corregimiento de Jaraquiel. En menos de 10 días han sido halladas dos cabezas, dos torsos y un cuerpo visiblemente torturado. Ante la zozobra de la comunidad y la confusión de las autoridades, se avanza en la investigación de los decapitados. Ayer fueron tomadas muestras de ADN para lograr precisar la identidad de las víctimas.

Diez días después del hallazgo de dos cabezas dentro de un costal en la vía a Guateque, ayer en la mañana apareció flotando en el Sinú un cuerpo decapitado en el sector Remolinos, del corregimiento ribereño de Jaraquiel, cercano a Guateque.

El cadáver fue levantado por los investigadores de la Fiscalía pasado el mediodía y luego trasladado a Medicina Legal de Montería.

El cuerpo corresponde a un hombre de entre 20 a 25 años, de aproximadamente 1.70 o 1.75 de estatura. Vestía un jean y una camiseta marrón, tenía zapatos, y presenta evidentes signos de tortura, como las manos y los pies amarrados con alambre de púas.

Las autoridades presumen que el cadáver llevaba más de una semana en el río. En el sector donde apareció nadie habla, pero hay dos versiones: una es que lo encontraron unos areneros y le avisaron a la Policía; la otra es que una perra lo vio flotando y por instinto lo jaló hacía la orilla

¿Quién será?

El MERIDIANO de Córdoba se comunicó por teléfono con Ivonne Zumaqué, la madre de Sebastian Zumaqué, quien desapareció el mismo día que encontraron las cabezas decapitadas en la vía Guateque.

Ivonne asegura que el cadáver no corresponde a su hijo, porque la ropa no es la que llevaba puesta cuando lo vio por última vez.

Los Zumaqué concluyeron anoche que no queda más remedio que esperar los resultados de las pruebas de ADN que le tomaron a la cabeza decapitada y al cuerpo que encontraron ayer para saber con certeza si es o no es Sebastián.

Los decapitados

En Medicina Legal permanecen las dos cabezas decapitadas que aparecieron en la vía a Guateque. Una fue identificada parcialmente, a través de reconocimiento visual, como parte del cuerpo de Elkin Antonio Ramos. Los familiares esperan el resultado de las pruebas de ADN para confirmar la identidad.

La otra cabeza no ha sido identificada, pero existe una alta posibilidad que corresponda al cuerpo que encontraron ayer en Jaraquiel.

Sepultado

Las autoridades manejan la hipótesis de que junto a los decapitados fue asesinado Daniel Ramos Alemán, quien fue sepultado la semana pasada en el barrio.

La identificación de Alemán fue rápida porque su cadáver no fue mutilado, los asesinos le dejaron la cédula de ciudadanía en un bolsillo del pantalón y no tiraron el cadáver al río, sino que lo dejaron en una finca de Pueblo Seco.

Hipótesis

Las autoridades manejan la hipótesis de que estas tres personas, incluyendo la cabeza que está sin identificar, fueron asesinadas por un ajuste de la banda criminal ‘los Urabeños’ que estaría relacionado con el robo la mujer de alias ‘Z’, uno los jefes de la organización delictiva.

También se ha dicho que serían siete las personas ajusticiadas y que hay otras tres huyendo. Todas las víctimas vivían en el barrio La Granja.

Las familias de Elkin Antonio Ramos y Daniel Ramos Alemán han guardo silencio en torno a las hipótesis que manejan las autoridades.

En este escenario tan complejo, los investigadores esperan con ansias los resultados de las pruebas de ADN para reorientar las pesquisas y tratar de esclarecer el caso que tiene con los pelos de punta a todos los cordobeses desde hace dos semanas.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada