Cómo funciona “Hablemos”, la línea de atención para varones violentos

Un equipo de psicólogxs bonaerenses trabaja en la escucha y orientación de quienes ejercen violencia de género. Un complemento a las estrategias punitivas de la justicia, que muchas veces no son suficientes.

Cómo funciona “Hablemos”, la línea de atención para varones violentos

Por Matias Máximo
20/08/2020

Suena el teléfono: un varón separado de su pareja por un episodio violento quiere que lo orienten, otro que tiene una perimetral es derivado por el juzgado, uno que estaba yendo a un grupo de acompañamiento a partir de la cuarentena no supo qué hacer. La línea “Hablemos” es un canal de escucha para varones que ejercen violencia atendido por psicólogxs bonaerenses. El 221-602-4003 empezó este mes y suena mucho más de lo que esperaban. 

“Las estrategias punitivas como poner una tobillera o marcar una perimetral no transforman mágicamente las prácticas de una persona. El trabajo al que apuntamos es a la reflexión y el reconocimiento por parte de los varones”, dice a Cosecha Roja Ariel Sánchez, de la Dirección de Promoción de Masculinidades para la Igualdad de Género bonaerense. 

En la mayoría de los casos donde una feminidad denuncia violencia de género tiene que asumir responsabilidades: vivir con miedo a que quien la violentó aparezca, pegarse a un botón antipánico o incluso irse de su casa a un centro de ayuda. Los varones muchas veces gozan de impunidad y reinciden ¿Cómo se desarman esas violencias que muchos sienten naturales ? ¿Es suficiente con las herramientas de la justicia? ¿Qué hacen las políticas de género en las estructuras de una persona violenta? 

“Sabemos por datos concretos que una persona puede ser denunciada en diferentes momentos de su vida por distintas personas y capaz que la justicia actuó con medidas cautelares o de protección, pero eso no implica que ese varón haya reflexionado y reconocido que ejerció la violencia”, dice Sánchez. “Incluso pasa todo lo contrario, por lo general tienden a minimizar la situación, negarla o justificarla”.

La violencia física es una de las variantes, y quizá la más visible, pero también están la económica, la psicológica, la sexual y la vincular, entre otras. El trabajo de la Dirección es pensar un abordaje transversal con los municipios, para que aquellos que salen de un juzgado con una sentencia no queden en manos de su propia voluntad como único recurso. 

hablemos

María Soledad Cecere es una de las psicólogas que atienden el teléfono. “La mayoría de los casos son derivaciones de los juzgados donde se recomienda comenzar con un tratamiento terapéutico”, dice. “Pero muchas veces a los varones no les queda del todo claro a dónde tienen que ir, o no tienen demasiada voluntad de hacerlo en solitario”.

La línea “Hablemos” parte de un acuerdo entre el Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia y el Colegio de psicólogas y psicólogos del Distrito XI, que trabajan en el Servicio de Atención a  la Comunidad (SAC). Si bien están trabajando para que cada municipio tenga una respuesta cercana a los varones que ejercen violencia, de momento la línea facilita una primera escucha y orienta.

“No es que hacemos una derivación y ya, sino que gestionamos y acompañamos para que la persona concrete lo indicado y hacemos un seguimiento de cómo se comporta en el tiempo”, dice Cecere. “El trabajo grupal es clave en estos casos, y más allá de las dificultades de la cuarentena muchos municipios buscaron la forma de que los grupos no se corten”.

Pensar en la violencia no es solo pensar en una víctima. El problema es que incomoda, y mucho, hacerse cargo de los varones que ejercen violencia: es más fácil verlos como bestias y quitarles la humanidad que podría sacarlos de la estructura que los sostiene.

“La palabra rehabilitar patologiza, yo no la usaría  El trabajo que estamos haciendo es pensar formas de abordaje integral para erradicar la violencia y transformar esas prácticas”, dice Sánchez. “Hay que generar menos mecanismos de encierro y control sobre quien denuncia y más trabajo sobre la persona que fue denunciada: buscar otras salidas sin deshabilitar las medidas punitivas, pero que vayan a lo profundo del problema”.

Matias Máximo

Matias Máximo

Periodista - Autor del libro "Que el mundo tiemble: Cuerpo y performance en la obra de Effy Beth", disponible en PDF aquí
Matias Máximo