24 años para el asesino de Melisa Tuffner

Oscar Sosa era conocido de la familia de Melisa Tuffner, una joven de 22 asesinada a puñaladas en Glew hace dos años. El hombre participó de una marcha para pedir el esclarecimiento del caso y un día antes de entregarse en la comisaría visitó al papá de Melisa y le dio el pésame. Hoy la justicia lo condenó a 24 años de prisión por el homicidio simple de Melisa. Ahora, la familia Tuffner realizará un juicio a la Unidad de Pronta Recuperación (UPA) de Longchamps por negligencia y mala praxis en la atención de la joven.

“Al principio estábamos muy asustados de la condena a Sosa porque no teníamos mucha expectativa más allá de la buena labor del fiscal Pablo Pando. No había muchas pruebas incriminatorias al acusado. Nos aferramos a la esperanza del trabajo del fiscal y la ayuda colectiva en la difusión desde las redes y en los medios de comunicación, que fueron parte importante de esta sentencia”, dijo a Cosecha Roja Pablo Ezequiel Rodaniche Azcui, el mejor amigo de Melisa.

El 7 de noviembre la fiscalía pidió que se condene a Sosa a 25 años de prisión. Hoy, los jueces Nicolás Amoroso, Gustavo Ramilo y Alejandro Garlata lo sentenciaron a un año menos de lo que había pedido el fiscal, que intervino en la causa como querellante. Las pericias psiquiátricas mostraron que el acusado tiene “un discurso religioso” y justifica sus actos en la “imagen de Dios”. Los peritos aseguraron que Sosa comprende la “criminalidad de sus actos” y por esta razón no puede ser inimputable.

Las cámaras de seguridad de un gimnasio y una peluquería captaron a Sosa persiguiendo a Melisa,  mirando hacia los costados y tratando de esconderse. Estaban caminando por la calle Almafuerte al 300 en dirección al Centro Cultural “Gringo Viejo” en el que ella iba a participar de una muestra de acrobacia y tela. Ambos llegaron a la calle Gutiérrez y doblaron a la derecha. El video no muestra nada más. A pesar de que el ataque no quedó grabado en las cámaras, los vecinos encontraron a Melisa apuñalada a cien metros de la esquina en la que se la vio por última vez.

Por falta de pruebas, la defensa pidió la absolución de Sosa o una condena a ocho años. Durante el juicio se supo que el hombre tiene, además, una causa por intento de violación a su sobrina y una exclusión del hogar por violencia familiar contra su pareja.

“Cuando entramos once y media al recinto y vimos que no estaba el acusado ni el abogado defensor supimos que había una condena. Cuando los jueces dijeron que sería de 24 años fue un respiro porque tanta contención que habíamos tenido hasta el día de hoy se vio reflejada en esa sentencia. Fue un desahogo importante”, dijo Rodaniche Azcui.

El juicio se realizó en el Tribunal Oral Criminal 8 de Lomas de Zamora.

*

El domingo 19 de julio de 2015 Melisa Tuffner salió de su casa en Glew para ir al Centro Cultural “Gringo Viejo” en el que iba a participar de una muestra de acrobacia y tela. Después iría a la cancha porque Temperley jugaba contra Independiente. Quería asistir con su papá porque debido al tiempo que pasaban juntos en el almacén eran muy unidos. No llegó. Los vecinos la encontraron tirada en la vereda con dos puñaladas en la cabeza y un tajo en la cara. Murió en el Hospital Sirio Libanés a tres días del ataque por “muerte cerebral”. No le robaron. Tenía todas sus pertenencias. Nadie escuchó nada. Las cámaras de seguridad mostraban a su vecino Oscar Sosa rehaciendo sus pasos, detrás.

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados