Conductora de televisión planeó el asesinato de su amante y lo hizo pasar como un narco crimen

Cecilia Solis. Diario de Quintana Roo.-

Tras una exhaustiva investigación que incluyó el rastreo de tarjetas de crédito, la Procuraduría General de la República (PGR) detuvo a cuatro presuntos responsables del asesinato del empresario Raúl Encalada Burgos, entre ellos la ex candidata al Senado por el PRD y conductora de radio y televisión, Karina Ruiz González, y dos ex policías municipales. En conferencia de prensa, el procurador de Justicia Gaspar Armando García Torres informó que los presuntos responsables confesos fueron quienes señalaron a la conductora de 25 años de edad, originaria de Tamaulipas, de haber planeado el asesinato y robo de su ex amante el pasado 18 de mayo para quedarse con los 400 mil pesos de la venta de su empresa de cortinas metálica y después escapar a Mérida, Yucatán. Los responsables trataron de hacer creer que el homicidio fue cometido por el crimen organizado para así desviar la atención sobre el móvil real.

“La mujer fue la autora intelectual directa del atraco y asesinato de su ex amante, pues pretendía quedarse con el dinero de la venta de la empresa y recuperar fotos y archivos de computadora que revelaban su relación con el empresario, pues ella se encuentra casada con el titular del programa Reflejos y a toda costa pretendía evitar que su actual pareja se diera cuenta de sus relaciones extramaritales”, apuntó el procurador.
García Torres indicó que los otros tres detenidos son el hermano de la mujer, Luis Gilberto Ruiz González, de 24 años de edad y originario de Tamaulipas, y los ex policías municipales Lenís Jazmín Jiménez Pablo, de 32 años de edad y originaria de Cárdenas, Tabasco, y Gabriel López de la Cruz, alias “El Gabo”, de 27 años, también originario de Tabasco y quien se desempeñaba como diligenciero de la empresa de comunicaciones donde trabajaban los hermanos Ruiz González.

El abogado del Estado reveló que dos implicados más están prófugos: El ex policía Pastor Benítez Carrillo y su pareja Martha Patricia Cruz Moreno, quien a su vez sostenía una relación sentimental con Lenis Jazmín.
El procurador señaló que serán consignados los delitos de robo y homicidio calificado, por lo que podrían alcanzar una pena de 50 años de prisión sin derecho a fianza.

PASION Y CRIMEN

Karina Ruiz González, ex candidata al Senado por el PRD y conductora de un programa de televisión, sostuvo una relación sentimental con el ahora occiso, Raúl de Jesús Encalada Burgos, quien le informó que vendería su empresa de cortinas metálicas y que le entregarían poco más de cuatrocientos mil pesos.
Sin embargo, como la mujer ya había concluido su relación con el occiso, junto con su hermano Luis Gilberto Ruiz González acordó llevar a cabo el robo al domicilio del empresario con la intensión de llevarse el dinero, así como fotografías y documentos que la comprometían con el empresario y que le provocarían problemas con su esposo en caso de que los descubriera.
Luis Gilberto se encargó de contactar a los tres ex policías municipales y a la pareja sentimental de uno de estos, quienes la tarde del 18 de mayo arribaron a la casa junto con Karina y Luis Gilberto, a quienes el empresario les abrió la puerta.
La mujer se dirigió a una de las recamaras del primer nivel de la residencia, sin embargo, al escuchar los ruidos el empresario bajó al primer nivel encontrándose a los delincuentes, quienes lo amarraron de pies y manos y le encintaron el rostro para evitar que los reconociera.
Al escuchar el ulular de una patrulla, todos abandonaron la escena del crimen concentrándose en el estacionamiento de City Club de Plaza Oulet, ubicada en la avenida Andrés Quintana Roo, en donde se repartieron un botín conformado por cámaras de video, tarjetas de crédito y computadoras, pero como no les pareció suficiente y tuvieron miedo de que los denunciara, Karina les dijo a sus cómplices que regresaran para matarlo.
Al regresar a la residencia lo encontraron asfixiado y entonces dejaron un supuesto narcomensaje para confundir a las autoridades y hacer creer que se trataba de un ajuste de cuentas vinculado con la delincuencia organizada.

LA CAPTURA
El procurador Gaspar Armando García Torres dijo que una vez que se iniciaron las investigaciones descubrieron que los presuntos asesinos hicieron uso de la tarjetas de crédito del occiso para comprar ropa deportiva y retirar en los cajeros, lo cual se facilitó porque la conductora tenía el nip de uno de los plásticos de su ex amante, pudiendo sacar únicamente 2 mil pesos que repartió con los asesinos.
Los primeros ex policías detenidos identificaron a la conductora de haber planeado el robo y el asesinato, aunque la mujer se reservó el derecho de declarar argumentando que es diabética y necesitaba sus medicamentos.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada