Corrientes: nueva instancia en el caso Elizabeth Verón

corrientes

Cosecha Roja-.

La investigación de la muerte de Elizabeth Verón entró en una nueva instancia en la que se resolverá la situación legal del empresario Adrián Sosa García, único detenido de la causa. Ayer a la mañana declaró en el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Corrientes, un abogado que ayudó a la pareja a realizar la mudanza: habló de la relación que tenían y el golpe que sufrió el empresario en una de sus manos ese día

Elizabeth Verón tenía 31 años y estaba separada de su marido (con el que tuvo una hija de 17 años), aunque pero no había iniciado los trámites de divorcio. A principios de 2013 comenzó una relación amorosa con el empresario Adrián Sosa García, y decidieron ir a vivir juntos en un departamento en la capital de Corrrientes.

El pasado 14 de mayo hubo una discusión que terminó con Elizabeth gravemente herida. La encontraron golpeada y tirada en la esquina de su casa y estuvo internada en la sala de terapia intensiva del Hospital Escuela hasta el 8 de julio, cuando sufrió un paro cardiorrespiratorio y falleció. Según la autopsia, la víctima presentaba varios traumatismos encéfalo-craneanos, lesiones en la cara y en la clavícula.

El abogado Gastón Vargas, que era vecino del departamento que alquilaban Verón y Sosa García, ayudó cuando la pareja decidió mudarse al edificio. Ayer Vargas declaró ante la fiscalía, y se refirió a la lesión que Sosa García tenía en una de sus manos el día en que fue detenido: dijo que el imputado se lastimó cuando subían uno de los muebles al nuevo departamento que alquilaron.

Esa información le sirve al abogado defensor Gustavo Briend para sostener que el acusado padece una enfermedad que le impide que las heridas cicatricen rápidamente. Con la declaración de Vargas finalizó la ronda de testimonios, y el próximo lunes habrá un careo entre un inspector municipal y policías que ayudaron a la víctima cuando la encontraron golpeada en la esquina de Jujuy y Moreno.

Según el empleado municipal que la asistió, la Verón balbuceó que había sido golpeada por su pareja, mientras que los efectivos policiales al parecer no coinciden con esa versión.

La semana próxima, finalizada la audiencia y en caso de no presentarse ningún recurso de apelación, la jueza Josefina González Cabañas deberá resolver la situación legal del empresario, que permanece detenido en la Unidad Penal Nº 6 acusado del delito de homicidio con abandono de persona,  agravado por el vínculo.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada