¡Corta la bocha!: la imbecilidad puesta a legislar

¡Corta la bocha!: la imbecilidad puesta a legislar

En las últimas semanas circularon en los medios noticias de niños empuñando armas de juguete para asaltar a kiosqueros. El docente e investigador Esteban Rodríguez Alzueta analiza la mirada criminalizadora de los medios y los discursos punitivistas en un país donde robar un celular te puede costar la vida.

Por Cosecha Roja
25/02/2019

Por Esteban Rodríguez Alzueta*

El periodismo empresarial nos tiene acostumbrados a pensar con un revólver en la cabeza, toma eventos extraordinarios y los generaliza súbitamente de manera truculenta, apelando a golpes bajos y manipulando el dolor de la víctima. Una nueva ética protestante hecha de indignación, odio y resentimiento. Para el periodismo sensacionalista toda la complejidad de la realidad cabe en un hecho aislado, excepcional.

No es casual que en los últimos días hayan circulado noticias donde se veían a niños empuñando armas de juguete para asaltar a kiosqueros. No es la primera vez. Seguramente el lector recordará la noticia del diario Crónica de hace años atrás donde otro niño jugaba con una pistola de agua en la avenida 9 de julio de la Ciudad de Buenos Aires, un día de mucho calor, en vísperas del carnaval. La foto se llevó la tapa del diario con el siguiente titular: “Se entrenan para robar”. Ya sabemos que el periodismo ensaya un tratamiento desigual según la extracción social del protagonista de los hechos que se quieren contar: si es blanco, seguro estaba divirtiéndose, jugando a los “buenos y los malos”, y el evento no será noticiable, pero si el niño en cuestión es morocho… ¿qué duda cabe? ¡Son jóvenes entrenando destrezas para luego salir a chorear! ¡Corta la bocha!

se-entrenan-para-robarse-entrenan-para-robar2

Esas noticias llegan puntuales, es decir, cuando el gobierno acaba de mandar un nuevo proyecto para bajar la edad de punibilidad. El mainstream televisivo hace rato tomó partida en el asunto y está dispuesto a acompañar la iniciativa de Cambiemos componiendo cadenas de equivalencias que ponen los problemas en lugares donde no se encuentran, haciendo cada vez más difícil el debate y el intercambio de argumentos. Se sabe, si los niños o adolescentes son morochos, viven en barrios pobres, están en la calle, visten ropa deportiva y usan gorrita o se desplazan en bicicletas playeras o motitos tuneadas, seguro son ladrones o candidatos a serlo más temprano que tarde. Joven morocho + pobreza + familia disfuncional = vago = drogas = delitos = violencias.

Dicho de otra manera: si la pobreza se combina con la falta de autoridad parental, con la falta de educación (abandono escolar), con las malas yuntas, seguramente el resultado será el delito. No importa el botín de sus fechorías. Como tituló el artículo uno de los teóricos de la criminología conservadora norteamericana, George Kelling: “Quien roba un huevo roba una vaca”, es decir, quien puede lo menos puede lo más. Hoy afana un alfajor y mañana asalta un camión de caudales. O como decía mi director de colegio secundario: “Hoy tiran una tiza y mañana ponen una bomba”. Si se lucha paso a paso contra los pequeños desórdenes de la vida cotidiana se logrará hacer retroceder las grandes patologías. ¡Corta la bocha!

Esta es la coartada criminológica que ha reorganizado la actividad policial. En efecto, la policía no está para perseguir el delito sino para prevenirlo. El prudencialismo redefinió el rol de las policías: hay que “volver a lo básico”, demorarse en aquellos pequeños eventos que si bien no constituyen un delito estarían supuestamente creando las condiciones para que el delito tenga lugar. Por eso, para evitar las trayectorias criminales “hay que agarrarlos de chiquito”, caerles con todo el peso de la ley, intervenir oportunamente y de manera implacable, coercitivamente, evitando que ingresen por una puerta y salgan por la otra. ¡Corta la bocha!

El periodismo banaliza cuando sobre-representa la realidad, es decir, cuando cuenta los hechos de manera tal que no guarda proporción con lo que realmente sucedió y de manera descontextualizada. Sabe que tiene de su lado a la víctima que se siente cada vez más vulnerable, más asustada, indignada y no está dispuesta a pensar nada.

La víctima quiere seguridad, y está dispuesta a resignar su libertad a cambio de más policía, más armas, más cárcel. En eso consiste la banalización: borrar las escalas. El robo de un alfajor es lo mismo que el robo de un celular, de una cartera, de una casa, de un auto, de un banco. Más aún, las respuestas que el Estado propone para hacer frente a estos hechos se parecen cada vez más entre sí. Se sabe, cuando la única herramienta que tenemos en el cajón es un martillo todos los problemas se parecen a un clavo; quiero decir, si la cárcel es la respuesta a todas las preguntas, entonces si robó que marche preso. ¡Corta la bocha!

Peor aún, las respuestas de la vecinocracia suelen ser más contundentes: si no hay gatillo policial habrá linchamiento vecinal. No estamos ante la reedición de la Ley del Talión. En este país, el robo de un celular puede costarte la vida. ¡Corta la bocha!

Las coberturas sensacionalistas no son inocentes, tienen la capacidad de generar consensos químicos o afectivos. Los periodistas saben que la muerte de una mujer embarazada en una salidera bancaria tiene la capacidad de no generar divisiones. Más allá de que uno viva en un country o una villa, haya votado a Macri o  a Fernández, lo más probable es que nos sorprendamos diciendo “¡Qué barbaridad!”.

El revólver que todos los días el periodismo nos pone en la cabeza bloquea el pensamiento, nos impide poneros en el lugar del otro. No sólo clausuran los debates sino que generan movimientos de indignación que van corriendo los umbrales de tolerancia. Castigos ostentosos, emotivos y difamatorios, que no detienen los conflictos sino que los escalan hacia los extremos.

 

*Docente e investigador de la UNQ y UNLP. Director del LESyC (Laboratorio de Estudios Sociales y Culturales sobre violencias urbanas) de la UNQ. Autor de Temor y control, La máquina de la inseguridad, Hacer bardo y Vecinocracia: olfato social y linchamientos (de próxima aparición).

Cosecha Roja

Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales
Cosecha Roja