Creamfields: quejas en las redes, poca seguridad y un apuñalado

CreamfieldsCosecha Roja.-

El sábado 70 mil personas bailaron en la 14º edición de Creamfields, en el Autódromo de Buenos Aires. El domingo los usuarios de Twitter denunciaron que la fiesta terminó con dos acuchillados y un muerto y subieron el tono: “¿Tan grasa se puso #CreamfieldsBA que hay apuñalados como en las bailantas?”. Jorge Ormedilla, coordinador del Operativo Sanitario de la fiesta, dijo ante las cámaras de televisión que se registraron tres personas con heridas cortantes. Dos fueron trasladados al Hospital Piñero y uno al Santojanni. La productora que organiza el evento y la policía negaron que haya un muerto. El portal Fest Buenos Aires recopiló testimonios y difundió lo que pasó esa noche.

Una foto, en la que se ve un hombre tirado en el piso y gente alrededor, se viralizó en las redes. Según contaron testigos a Fest, a la víctima que aparece en la imagen la agarraron entre dos personas para robarle. Cuando se dio vuelta forcejeó y lo apuñalaron. Entonces se abrió una ronda. “Pensábamos que era el típico pogo pero vimos que era un pibe tirado agonizando y pidiendo auxilio”, escribió un usuario en el muro de Facebook. “La gente no hacía nada ni lo ayudaba al pobre pibe. Cuando vimos eso buscamos quién carajo lo había apuñalado”, agregó. “Fue a 5 metros mío, pudo haber sido un amigo o yo, le puede pasar a cualquiera, fuerzas para la familia y entorno”, posteó Mateo.

Según Fest, ya habían herido con arma blanca a otra persona a las 11 y a las 3 de la mañana volvieron a hacerlo. “Un rato antes de que comenzara a tocar el dj David Guetta vimos pasar detrás nuestro a un chico corriendo y detrás de él venía otro. Cuando nos dimos vuelta vimos como el que iba atrás le clavó algo en el pecho al chico de remera blanca que está en las fotos. Fue en el escenario principal. La gente del SAME tardó en ingresar y cuando lo vimos salir el chico perdía sangre”, dijo Cintia a Cosecha Roja. Y agregó: “Después volvimos a ver al agresor en un grupo donde dos chicas se peleaban. Fuimos a avisar y no nos hicieron caso”.

Mariano contó su versión: “Saltaron un paredón y la seguridad no daba a basto para agarrarlos, seguramente se perdieron entre la multitud, entraron a afanar y a matar, un desastre”.


No fueron las únicas situaciones de violencia que se vivieron en la noche. Silvina contó: “A mi me tocó asistir a un chico en shock hasta que aparecieron dos de chaleco verde que no podían ni cargar al chico. La seguridad un desastre”. Liliana también aportó: “El sábado estuvimos en una carpa y en el medio de la noche se re cagaron a trompadas sin medir que estaba lleno de chicas a las cuales nos pegaron”.

El año anterior el portal había denunciado la presencia de dos “carpas fantasmas” en las que hacían desnudar a la gente en busca de drogas. Este año las quejas por la seguridad privada se repitieron. En las redes denunciaron la falta de controles en la puerta. “Ni me cachearon. Vi pasar un flaco con mochila y ni siquiera la abrieron, pasó como si nada”, escribió Leandro. Jeremías dijo: “Para lo único que existió la seguridad fue para que los pibes no mearan las paredes y para sacarte 100 pesos si te agarraban fumando, la verdad un papelón”. Javier propuso en el muro poner detectores de metales: “Los de prevención no saben hacer su trabajo, si tengo un arma o un cuchillo lo paso como si nada”.

“Vi cero control, gente que nada tenia que ver con el palo electrónico, vi hombres muy chetos musculosos en cuero golpeando una mujer en la Enter arena…Vi muchas chicas drogándose porque sí, ni les importaba la música. En el sector de baños vi cómo entre 4 personas golpeaban a un chico, en la Coocon arena vi gente que se dice “cheta” choreando celulares, vi cómo le reventaron la cabeza a un flaco que estaba con su novia y la seguridad solo miraba”, escribió en el muro Roy. Julián acotó: “La seguridad viene siendo floja desde hace años, era sabido que ésto iba a pasar, es realmente triste”.

Fuentes policiales dijeron a Cosecha Roja que no hay registrado ningún muerto y que una persona hizo una denuncia a las 8:05 de la mañana del domingo. Dijo que lo había “punteado” un hombre “robusto, de un metro setenta, con pantalón azul y remera negra”. Los médicos del Hospital Piñero le curaron la herida y luego fue a la comisaría.

El operativo en los alrededores del predio -a cargo de Policía Federal y Prefectura- terminó con la detención de 15 personas por venta de droga al menudeo. Se secuestraron 191 pastillas, 35 dosis de ketamina, 2 tubitos de cocaína, 20 cápsulas de cristal, 6 troqueles de LSD y 2 frascos de “lanzaperfume” de popper.

En el predio había tres puestos sanitarios y un hospital de campaña. “Los primeros dos heridos se presentaron al Hospital directamente y el tercero estaba en el puesto número uno. Di la autorización para derivar al Santojannni. Es la primera vez que pasa esto en catorce años”, contó Ormedilla.

En el Facebook de Creamfields oficial, los organizadores escribieron: 

La productora que organiza la fietsa repitió la versión:

Y empezó una catarata de insultos:

“¿Un tercero continúa estable y en observación? Ustedes no son más caraduras porque no les da la cara. ¿Por qué no dicen que el pibe murió?”, escribió Marcos. Melisa contó en el muro: “Me levanto y me entero que mataron a una persona en la Cream, en el main. Ya está, no había dudas de que las fiestas electrónicas se fueron popularizando (demasiado) y se fueron contaminando, pero esto ya se fue al carajo”. 

En las redes, mientras algunos usuarios subrayaban la mala organización del evento y los elevados precios de las entradas, otros aumentaban la apuesta: “Debemos ser inteligentes y alejarnos de los lugares donde estos Zombies van copando y resguardarnos en eventos que sean más exclusivos e inaccesibles a las masas”. Valeria se preguntó por qué no detuvieron la fiesta si antes de la medianoche “ya habían apuñalado a un pibe” y agregó: “Entraban chorros por todos lados del predio”.

La primera Creamfields local se hizo en 2001, en el Hipódromo de San Isidro. Al año siguiente se muó a Puerto Madero. En 2004 llegó a Costanera Sur y, en 2007, al Autódromo. Varios usuarios en las redes se quejaron de la zona por “las villas de alrededor” y crearon imágenes de burla. Una de ellas explica: “Si sos nuevo en este ambiente hay algunas reglas que tenés que saber, esto es una fiesta electrónica”:

reglas

También surgieron grupos en contra de la fiesta: “No voy a Creamfields 2015” y “Más seguridad en Creamfields BA

El tema sigue circulando en las redes, pero todavía no hay una versión oficial que confirme que alguien murió en la Creamfields.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada