Crimen del futbolista: gatillo fácil y pruebas plantadas

Lautaro Bugatto, el futbolista de Banfield asesinado por un policíaCosecha Roja.-

– Me pegaron un tiro – dijo Lautaro desplomado en la vereda.

– Dale, boludo, no jodas – le respondió su amigo.

A Lautaro Bugatto, un futbolista del club Banfield, lo mataron hace dos años. Estaba con su amigo, que quedó desconcertado cuando se acercó a verlo. Incrédulo, le levantó la remera y vio que sangraba. Levantó la cabeza y ahí estaba el policía David Benítez parado en la calle, de civil. Corrió hacia él y lo increpó:

-¿Qué hiciste, hijo de puta?

– Callate porque te mato- respondió Benítez apuntándole a la cabeza.

Bugatto murió horas después, la familia denuncia que la investigación fue irregular y todavía espera la fecha del juicio. El caso se convirtió en uno de los ejes para la Campaña Institucional Contra la Violencia Institucional, que el jueves 8 de mayo realizará una actividad en el Congreso. “Desde Lautaro empezamos a proponer en positivo, a atacar, a dar la discusión en lo político y público”, dijo a Cosecha Roja Leonardo Rebolino, coordinador nacional de la campaña. En los casos anteriores, cuenta, hacían lo que se suele hacer después de la muerte: mitigar, llorar, marchar por justicia. Ahora quieren construir.

Bugatto tenía 20 años jugaba de lateral izquierdo en las inferiores de Banfield, pero estaba a préstamo en Tristán Suárez. El 6 de mayo de 2012 Lautaro planeaba salir a bailar con amigos. Terminó de comer pizza con la familia en su casa de Monteverde y Pedro Goyena, Almirante Brown, y salió cuando su amigo pasó a buscarlo. Mientras tanto, el policía David Benítez empezaba a gatillar fácil en la calle, sin siquiera dar la voz de “alto”. Quería -se dice- detener a unos pibes que habían intentado robar. “Cuando le dio a mi hermano, ya habían salido corriendo: la peligrosidad era cero”, dijo a Cosecha Roja Gonzalo Bugatto, hermano de la víctima. Aún así, Benítez disparó 7 veces: 2 desde el auto y 5 una vez que ya se había bajado. Los pibes salieron corriendo. A Lautaro lo alcanzó una bala por la espalda y lo mató.

Por los ruidos, la familia salió de la casa y lo encontró tirado en el piso. Y sucedió lo primero: que el amigo no creía lo que veía, que increpó a Benítez. ¿Llegó la policía, detuvo al oficial, cortó la calle, acordonó la escena del crimen, secuestró el auto y el arma, peritó la zona? No. “Todas las pruebas que tuvo la policía fueron irregulares. No le plantaron un arma porque estaba en la puerta de mi casa, si no, tranquilamente lo hacían”, dijo Gonzalo. El auto del policía se fue intacto de la escena. Cuando lo fueron a secuestrar, ya tenía una nueva prueba: dos marcas que serían de disparos, algo que deberá comprobarse en el procedimiento judicial. Aún se espera la elevación a juicio de la causa.

Walter Benítez está libre porque se canceló la prisión preventiva. Sus abogados dicen que se trató de “exceso en la legítima defensa”; su hermana dice que hubo un tiroteo y 20 disparos. Entonces Gonzalo se pregunta dónde están el resto de los impactos. “Es una locura, no hay ninguna prueba que indique que haya habido algo de qué defenderse: es un homicidio simple”, dijo Gonzalo. “Nosotros tenemos algo fundamental que es la verdad”.

El jueves a las 10 de la mañana, en el Congreso Nacional, se llevará adelante el Encuentro Federal por una Seguridad Democrática y Popular. Estarán presentes Agustín Rossi, Estela de Carlotto, Alejandra Gils Carbó, Leonardo Grosso, Rosa Bru, Jorge Rivas, Victoria Montenegro, Juan Carlos Molina, Milagro Sala,  Luis D´Elía, Horacio Verbitsky y María Laura Garrigos de Rebori, entre otros. “La idea es poder articular una respuesta desde un conjunto de fuerzas sociales, políticas y derechos humanos que, desde hace años, peleamos por una seguridad democrática y popular”, dijo Rebolini. “Las visiones hegemónicas estigmatizan a los sectores populares cuando, en realidad, son utilizados como obra barata en el último eslabón del delito: nosotros apuntamos a la criminalidad y a repensar las fuerzas policiales, si no, es una cáscara vacía”, agregó.

***

Cmpañacontraviolenciainstitucional

Programa del Encuentro Federal

Apertura, 10 hs. Salón Azul

Agustín Rossi -Ministro de Defensa de la Nación-, Miriam Medina – mamá de Sebastián Bordón-, Martín Fresneda -Secretario DDHH de la Nación-, Jorge Taiana  -Legislador CABA-, Hugo Cañón -Presidente Comisión Provincial por la Memoria-. Coordina: Leonardo Grosso, Diputado de la Nación.

Diagnóstico Federal. Comisiones de 13 a 15 hs.

LINCHAMIENTOS [Salón Pasos Perdidos]: Estigmatización Social de los jóvenes y trabajadores. Medios de comunicación, policía y justicia.

TODO PRESO ES POLITICO [Salón José Luis Cabezas] Situación carcelaria (federal y provincial) y trabajadores privados de su libertad.

LA POLICÍA DISPARA, LA JUSTICIA TAMBIÉN [Salón Azul] Violencia Institucional y el Derecho de Acceso a la Justicia: plano judicial, legislativo y policial.

NI UN PIBE MENOS [Salón Illia] ¿Inseguridad o Seguridad? Necesidad de la democratización del debate.

Líneas de acción y criterios Políticos. Comisiones de 15 a 17 hs.

LA DEUDA INTERNA [Salón Illia] Propuestas hacia el Poder Ejecutivo: reforma policial y reforma penitenciaria

2 +2 =3 EL REINO DEL REVÉS [Salón Azul] Debates pendientes sobre Reforma Judicial, Anteproyecto del código penal y procesal penal

MEJOR QUE DECIR ES HACER [Salón Pasos Perdidos] Propuestas para la Prevención de la Violencia: Abordaje integral de las adicciones y de las conflictividades sociales.

Cierre con la Mesa pública de la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional 18 hs.

Lectura del documento consensuado sobre principios políticos de la Campaña a cargo de Estela de Carlotto.

***

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada