Cuenta regresiva para Farré

El femicida Fernando Farré no pudo ni explicar ni justificar por qué asesinó a su mujer Claudia Schaefer de 66 puñaladas y 8 lesiones con hematoma. El crimen ocurrió el pasado 21 de agosto en el country Martindale, la tarde de un viernes en que sus abogados accedieron a acompañar a la mujer hasta Pilar, preocupada por retirar sus pertenencias de esa casa.

Hoy, durante la sexta audiencia del juicio, luego de la lectura de los alegatos, Farré sorprendió a todos. Pidió leer una carta que el año pasado escribió a sus hijos. “No puedo explicar ni justificar lo que pasó. El desenlace fue impredecible”, dijo después de sacar sus lentes de un estuche y limpiar detenidamente los vidrios con un paño blanco. “Me duele seguir viviendo pero si no estoy sería peor para ustedes. Perdón y los quiero”, leyó.

Mañana, los 12 jurados se reunirán para deliberar qué fue lo que pasó y acusar a Farré de haber cometido:

-Homicidio doblemente calificado por vínculo y por femicidio

-Homicidio calificado por el vínculo.

-Homicidio agravado por el vínculo en estado de emoción violenta.

-No culpable por ser inimputable.

En caso en el que jurado decida por unanimidad alguna de las dos primeras acusaciones, la pena será la reclusión perpetua. Si el jurado está convencido de que asesinó a su mujer en estado de emoción violenta, entonces recibirá entre diez y 25 años de prisión. Si consideran que no es culpable por ser inimputable, quedará bajo una institución psiquiátrica. Para que Farré sea penado con reclusión perpetua, los 12 miembros del jurado deberán estar de acuerdo luego de la deliberación.

La Fiscalía pidió explicó al al jurado: “cometió un femicidio de manual y a sangre fría”. Carolina Carballido Catalayud y Laura Zyseskind dijeron que Farré no puede ser declarado no culpable “porque sabía lo que hacía. No había ninguna psicosis, ningún retraso madurativo. Al contrario. Todos los testigos dejaron claro que el señor es muy inteligente”.

La defensa de Farré, al igual que en las otras cinco audiencias, buscó convencer al jurado: “Es un crimen de una violencia irreflexiva, espontánea, feroz y brutal”, dijo el abogado Adrián Tenca. “No comprendió la criminalidad del acto. Estaba preso de una violencia y furia irrefrenable”. Al final de su alegato miró al jurado para decirle: “No sientan vergüenza si creen que Farré es inimputable, tienen que hacer Justicia en este caso. La sociedad no está esperando nada. No se dejen arrastrar por las mayorías”.

Jorge Sandro, abogado de la familia Schaefer pidió que se lo declare culpable de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio. “La mató como a un animal. La mató por placer. Actuó como lo tenía previsto”, dijo. “Además de impartir justicia hay que proteger a los chicos, que pueden quedar a la deriva. Les pido a ustedes que, en el nombre del espíritu de Claudia Schaefer, lo declaren culpable por el cargo de homicidio doblemente agravado”.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada