Del lado Claudia Piñeiro de la vida

claudia piñeiro

Una lluvia de piedras aterrizó contra el ventanal del balcón de Natalia, en el partido de San Martín, el domingo 24 de junio a las diez de la noche. Voces de varones le gritaron asesina y otros insultos. Atado a la reja del balcón se bamboleaba un pañuelo verde.

Un grupo de adolescentes esperaba el colectivo en una plaza de Cipolleti, Río Negro. Una mujer mayor se les acercó, los insultó e intentó pegarles con un bastón. Todos tenían pañuelos verdes en sus mochilas.

En La Rioja, el médico anestesista Facundo Segovia Barcena, quien además es secretario general de la Asociación Anestesiológica Riojana amenazó con torturar personas: “En mi guardia los abortos se harán sin anestesia”, escribió en sus redes sociales.

Paradójicamente, el deseo de dar muerte, la intolerancia, el odio parecen ser los móviles de los que se autoproclaman “ProVida”. Las frases favoritas para atacar van desde “asesinas de bebés” hasta “ojalá se te muera el bebé que llevás en la panza”. La desesperación de lo inevitable los está encerrando.

En estos días las balas apuntan contra la escritora Claudia Piñeiro. Claudia es una de las figuras públicas que se puso al hombro la defensa de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Es recordado su discurso en la apertura de la Feria del Libro donde visibilizó la histórica discriminación de género hacia las escritoras. Y lo finalizó con el pañuelo verde bien alto.

El 23 de agosto Claudia realizará una entrevista al escritor cubano Leonardo Padura, invitada por la Fundación Osde. Una oportunidad perfecta para que los antiderechos se pusieran en acción: no sólo comenzaron a circular su desacuerdo con que una “escritora abortera” sea convocada por la prepaga, sino que diseminaron cadenas de WhatsApp y tuits arengando a que todxs los socixs de Osde llamen para exigir que no sea Claudia quien entreviste a Padura.

 

 

Claudia fue una de las expositoras en el Congreso, a favor de la ley de IVE. Y no sólo eso: su discurso fue uno de los más festejados. El discurso de una escritora que se plantó ante los diputadxs. Recordamos los puntos más sobresalientes de sus palabras:

1.
“Algunos dicen que los escritores podemos captar lo que está pasando en una sociedad y ponerlo en palabras. Quiero que sepan que 200 escritoras argentinas firmamos una carta a favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Si ustedes en el último año tuvieron la suerte de leer algún libro escrito por una escritora argentina, no tengan dudas de que esa escritora está en esta lista”.

2.

“Los escritores tenemos la posibilidad de pararnos en distintos puntos de vista. (…) En este debate estamos viendo que hay un punto de vista que quiere anular al otro. Los que están a favor de la ley de interrupción voluntaria del embarazo no obligan al otro a interrumpir un embarazo, quieren tener ese derecho. Sin embargo, los que están en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo quieren imponer su punto de vista al otro”.

3.

“Los escritores tenemos algo que Ivonne Bordelois llama la conciencia lingüística. El lenguaje construye realidad. Y hay como un supermercado gratuito de donde nosotros agarramos palabras y las usamos. El problema es cuando alguien nos quiere robar una palabra. Ahí nos damos cuenta del valor, ahí dejan de ser gratuitas. Y en este debate también nos están queriendo robar una palabra (…) Eso está pasando en la Argentina hoy con la palabra vida. Cada vez que alguien dice que está en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo porque estoy a favor de la vida, nos excluye a todos los que no estamos de acuerdo con eso y que si queremos una ley que permita interrumpir voluntariamente un embarazo. (…) No permitamos que nos roben la palabra vida, nosotros también estamos a favor de la vida. (…) Entiendo que hay gente que lo hace ingenuamente, pero no puedo permitir que ustedes, señores diputados, que los ministros y el presidente pequen de ingenuos. (…) Están haciendo una operación de lenguaje para separar a la sociedad y dejarnos afuera. (…) No nos ofendan, no nos discriminen más. Por la vida estamos todos”.

4.
“Pregunten. Tienen sentada al lado de ustedes, en su casa, entre las amigas de sus hijas mujeres que se hicieron un aborto. (…) Abracemos a esas mujeres, digámosle que no van a ir presas, digámosle que van a poder hacerse un aborto en condiciones no clandestinas y con la misma salud que una mujer rica”.

5.
“Ustedes, señores diputados que están por votar en contra, piensen lo siguiente: hace muy poco hubo una ley de matrimonio igualitario. Si revisamos los argumentos de los que votaron en contra de esa ley, sentirán vergüenza. Yo creo que mucha gente debe sentir una enorme vergüenza no sólo de lo que votaron sino de lo que dijeron, de las barbaridades que dijeron. Barbaridades similares a las que se están diciendo hoy en contra del aborto. Entonces ustedes, dentro de unos años, van a tener que mirar a los ojos a sus hijas y a sus nietas cuando les pregunten ‘¿es cierto que vos votaste para que una mujer tenga dentro de su cuerpo un embrión? Y ustedes les van a tener que decir que sí. Y los ojos de esas personas les van a transmitir el horror, la sensación de estar frente a alguien que cometió un acto aberrante, tal vez, un delito. Porque ¿saben qué? cambiaron los tiempos. Las mujeres estamos acá para defender nuestros derechos y no nos vamos a retirar. Les pedimos a ustedes por favor que cumplan con su deber”.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados