¿Dirá Mangeri sus últimas palabras antes del veredicto?

Mangeri - Mariano ArmagnoCosecha Roja.-

Hoy fue la última audiencia del juicio por el asesinato de Ángeles Rawson. La fiscalía y la querella pidieron a los jueces que rechacen los pedidos de nulidad que planteó el abogado defensor. El miércoles que viene Jorge Mangeri tendrá la oportunidad de decir sus últimas palabras y, a la tarde, se conocerá el veredicto.

Juliana Mendoza – Cosecha Roja.-

“Jorge Mangeri es absolutamente ajeno e inocente de todas estas situaciones”. Así empezó el alegato de Adrián Tenca, el abogado defensor del encargado acusado de matar a Ángeles Rawson. Negó que el crimen haya sido un femicidio y hoy pidió la absolución para el encargado. También la nulidad del acta de detención, el llamado a indagatoria, el examen médico, los análisis genéticos de ADN y apuntó a María Paula Asaro, la fiscal de turno el día que Mangeri se autoincriminó.

En una audiencia que duró ocho horas, Tenca preparó un cuadro sinóptico en una pizarra blanca para explicar el proceso de análisis del ADN que incriminó a Mangeri. El encargado estaba atrás de su abogado, tenía un buzo azul y la mirada en el piso. La familia de Mangeri, como durante los cuatro meses que duró el juicio, lo acompañaba. Su esposa Diana salió antes del primer cuarto intermedio para abrazar a la sobrina y jugar con su nieta de ocho meses. Adentro, los papás de Ángeles y el hermanastro escuchaban los alegatos del abogado.

El crimen de Ángeles Rawson no fue un femicidio para el abogado defensor. No se probó un contexto de violencia de género previo al homicidio entre Mangeri y la adolescente. “Caeríamos en el absurdo de que cada vez que un hombre asesine a una mujer estaríamos ante un homicidio calificado”, dijo Tenca. Tampoco está comprobado el intento de abuso sexual y así descalificó la figura del “criminis causa” porque no habría delito previo para “procurar la impunidad”. Para Tenca, Ángeles murió en la compactadora de basura y pidió que se califique el hecho como “tentativa de homicidio simple en concurso real con homicidio culposo” u “homicidio simple”.

Tenca cuestionó el trabajo de Asaro en la etapa de instrucción. Para él, por la difusión mediática del caso, construyó “una respuesta rápida pero no eficiente”. Hasta que el encargado no se si hizo responsable por la muerte de la adolescente, la investigación apuntaba al padrastro de Ángeles. Para los investigadores, Sergio Opatowski tuvo “una exposición no usual en los medios”. Sin embargo, durante el juicio oral, una prueba aportada por el juez de instrucción Javier Ríos demostró que la pareja de María Elena Aduriz estaba en el banco a la hora que desapareció Mumi.

El abogado defensor dijo que cuando a Mangeri lo obligaron a declarar en la Fiscalía a pesar de denunciar aprietes policiales y estar lastimado, se convirtió en el único sospechoso. Durante la declaración, Asaro hizo preguntas “de una indagatoria a una persona que estaba declarando como testigo”.

La fiscal llamó a cuatro médicos de la Policía para que revisaran las heridas del encargado. “Lo que se estaba investigando no eran los apremios ilegales. Asaro no tenía ninguna competencia, lo primero que se hace cuando hay un lesionado es llamar al SAME”, dijo el abogado defensor. Denunció que la fiscal no siguió el debido proceso, que trató a un testigo como un sospechoso y que usó la declaración y los análisis médicos para “hacer pruebas”. Es por eso que Tenca pidió la absolución de Mangeri: los exámenes médicos son nulos porque Asaro los consiguió de manera “ilegítima”.

***

En una parte de su alegato, Tenca pidió la nulidad de todos los análisis de ADN. El abogado volvió a defender su hipótesis de la “contaminación cruzada”: en el laboratorio, las muestras de sangre de Mangeri y los rastros debajo de las uñas de Ángeles Rawson se mezclaron. “En esta causa todo lo que tuvo que ver con ADN se hizo de modo irregular. Las muestras de referencia y las muestras de evidencia se procesaron de modo conjunto y esto se encuentra prohibido porque potencia la posibilidad de una contaminación”, dijo Tenca.

El Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA cambió el laboratorio después de este caso y dividió las muestras de referencia y las de extracción. Para la defensa, quedó claro que los peritos trabajaron “mal y rápido” y que la prueba quedó contaminada. “Ustedes no pueden avalar un laboratorio que trabaje de un modo irregular y donde se digite quién es inocente y quién es culpable”, dijo el abogado.

El 15 de julio Mangeri tendrá la última oportunidad para hablar y ampliar su testimonio –declaró dos veces durante el juicio-. Después se conocerá la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal 9.

***

Quince fracturas de costillas y doble fisura en la clavícula derecha. Así estaba el cuerpo de Ángeles cuando lo encontraron en el Ceamse de José León Suárez. Héctor Konopka, el médico forense que realizó la autopsia, determinó que no fue abusada sexualmente y que murió por la presión de las máquinas compactadoras. Pero según el perito Jorge Quiroga, que integró la junta médica que la autopsia, la muerte fue por asfixia manual y hubo intento de violación. La adolescente había desaparecido el 10 de junio de 2013 después de una clase de gimnasia. Los peritos determinaron que murió alrededor de las diez de la mañana de ese día.

Foto: Mariano Armagno – Infojus Noticias

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada