Captura de El Chapo: lo agarraron dormido

chapo Guzmán

Cosecha Roja.-

La primera versión decía que el operativo había sido un exitoso plan conjunto de las fuerzas armadas estadounidenses y mexicanas. Luego de semanas de escuchas y seguimiento habían logrado localizar a El Chapo Guzmán, líder del cartel de Sinaloa. Pero parece que omitieron algunos detalles: que un vecino de la Torre Miramar, asustado por “un sujeto armado”, salió a buscar ayuda y se topó con los marines; que Guzmán se sentía seguro en Mazatlán a pesar de ser el narco más buscado del mundo; que no les apuntó con su arma sino que dormía plácidamente en su habitación.

El pedido de auxilio y el resto de los nuevos detalles surgieron de las declaraciones oficiales de dos agentes de la Marina revelados por los medios mexicanos. Según contaron se les acercó un hombre alto y delgado que salió temeroso del edificio. “Yo, quien estaba del lado del copiloto, le pregunté qué se le ofrecía, a lo que me respondió que unos minutos antes había visto a una persona armada al interior de la torre de departamentos conocida como Miramar, que estaba asustado y que nos pedía ayuda desesperadamente”, dijo uno de los oficiales.

Cuando ingresaron al edificio se encontraron con el escolta y secretario privado de El Chapo, Carlos Manuel Hoo Ramírez, alias el Cóndor. Lo obligaron a tirar el arma larga que llevaba –que tenía un lanzagranadas ensamblado- y así pudieron ingresar en el departamento 401. Fue el Cóndor quien reveló que, en eses preciso instante, su jefe dormía.

Otras dos hipótesis sugieren que el hombre que acudió a los marines en realidad no era simplemente un vecino. Podría tratarse de un agente encubierto de los gobiernos mexicano y estadounidense o de un enviado por Ismael El Mayo Zambada, quien habría entregado a su compadre.

El guardaespaldas del capo también aportó datos de la organización, su estructura, colaboradores y rivales, rutas de tráfico y pagos, según publicó Excelsior.

El Chapo Guzmán había sido capturado cerca de las cinco de la mañana del 22 de febrero en el hotel Miramar en Mazatlán, Sinaloa. La foto del capo golpeado y sin camisa fue difundida por el New York Times y dio la vuelta al mundo. De acuerdo a la información militar que circuló en ese momento, Guzmán estaba custodiado por 50 hombres de su guardia privada. Minutos después de su caída, su nombre dejó de figurar entre los más buscados en la página web de la DEA.

El día de su detención, la justicia local aseguró que El Chapo estaba siendo rastreado desde hacía dos semanas en Sinaloa. Durante la búsqueda, las fuerzas del gobierno mexicano habían descubierto un sistema de escape desarrollado por el cártel a través de bañeras que llevaban a alcantarillas en la ciudad de Culiacán.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada