El condenado por abuso sexual que sigue siendo intendente

Enrique Aybar fue reelecto dos veces en Puerta de Corral Quemado, un pueblo al norte Catamarca. Este año lo condenaron a 6 años de prisión por violar a una adolescente de 15 años. Tiene otras denuncias de abuso infantil. ¿Por qué sigue ocupando un cargo público?

El condenado por abuso sexual que sigue siendo intendente

Por Natalia Arenas
01/10/2020

Hace nueve años que Enrique Aybar es el intendente de Puerta de Corral Quemado, una jurisdicción de la puna catamarqueña que reúne varios pueblitos y que, en total, apenas pasa los 500 habitantes. 

En 2013 Aybar fue denunciado por una adolescente de 15 años que contó que el 24 de abril de ese año, el intendente la llevó engañada a un hotel alojamiento y la violó. La madre de la chica relató que Aybar le había prometido una beca estudiantil y él mismo las llevó hasta la ciudad capital de Catamarca. 

“Nos dejó en un hospedaje y me dijo que iba a ir con mi hija a ver al ministro para firmar los papeles”, le contó la mujer a Cosecha Roja. En lugar de ir hacia el centro, Aybar se desvió hacia las afueras de la ciudad. Era la primera vez que la chica visitaba la capital y recién se dio cuenta cuando la camioneta frenó en un hotel alojamiento. “Paró y me quiso dar un beso, yo no quise”, dijo la adolescente. Contó que la bajó de los pelos, la encerró en la habitación y la violó.

Cuando volvieron ella le contó todo a su madre, pero no quería hacer la denuncia. “Él la había amenazado que si contaba la iba a matar. Ella decía que él tenía poder y nadie le iba a creer”. 

Antes de ser el jefe comunal, Aybar fue maestro y director de la escuela rural del pueblo. Llegó a la intendencia en 2011 y fue reelecto dos veces. Es la persona con más poder en Puerta del Corral. No es para menos: la jurisdicción depende económicamente del municipio. En todas las familias hay un sueldo municipal y becas estudiantiles. 

Cuando se hizo pública esa primera denuncia, dos chicas más se animaron a hablar: Aybar las había abusado en la escuela. La única que prosperó fue la primera y la causa fue elevada a juicio, que tuvo dos suspensiones: en octubre de 2018 porque el imputado no pudo ser notificado y en septiembre de 2019. 

En las PASO de agosto del año pasado Aybar fue el precandidato a intendente más votado. Y fue reelecto por segunda vez en octubre, por el Frente Juntos por el Cambio, aún estando imputado por abuso sexual.

Con la presión y acompañamiento del movimiento feminista catamarqueño, el juicio se realizó en agosto de este año: la Cámara Penal N°3 de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, condenó a Aybar a la pena de 6 años de prisión por considerarlo “autor penalmente responsable del delito de abuso sexual simple agravado por la guarda”.

“Desde la querella, nosotros habíamos pedido la inmediata detención de Aybar”, cuenta Sebastián Ibañez, abogado de la familia de la víctima. “No sólo porque ya estaba condenado a prisión efectiva, sino porque es una persona con poder, recursos logísticos, está a 360 kilómetros de la capital y consideramos que hay peligro de fuga”, detalló. Pero el juez Rolando Palacios no hizo lugar a este pedido y lo dejó en libertad hasta que esté firme la condena.  

Las fotos de la salida de Aybar del Tribunal dan escalofríos: se lo ve sonriente. La mujer que lo denunció, que ahora tiene 22 años, tuvo que irse del pueblo hace años por el hostigamiento y las amenazas. 

¿Por qué Aybar sigue siendo intendente y no es destituido mediante un juicio político? 

Puerta del Corral Quemado es un “municipio de primer grado” que no tiene Concejo Deliberante y se rige por la ley orgánica provincial de Catamarca. Esta ley no prevé causales de destitución por condena por delitos, pero sí la posibilidad de que el Poder Legislativo provincial intervenga el municipio, cuando el intendente haya incurrido en mal desempeño en sus funciones. 

En el caso de Aybar, no sólo se valió de recursos municipales para cometer el abuso, sino que luego despidió al padre y tío de la víctima, que eran empleados municipales. Con esas pruebas, acreditadas en el juicio, la legislatura de Catamarca se presentó un proyecto de ley para intervenir el municipio, que actualmente está siendo tratado en la comisión de asuntos constitucionales.   

“Si se interviene el municipio, no sólo un condenado por abuso sexual como Aybar va a dejar de ocupar un cargo público, sino que se va a saber hasta dónde se hizo de los recursos del municipio para sostener su impunidad”, analizó Ibañez. 

Este miércoles Aybar pidió una licencia de 90 días en la intendencia para “no entorpecer la tarea de la Justicia”. En su defensa, dijo: “Por algo la gente me votó. No debo ser tan malo, si gané por el 80% de los votos”.

Mientras tanto, la defensa del intendente interpuso un recurso de casación para que se anule la condena o, en su defecto, se reduzca la pena a 3 años en suspenso. 

“Vamos a solicitar que se confirme la condena a 6 años de prisión efectiva”, contó Ibañez a Cosecha Roja, y aclaró: “Y también vamos a insistir con la prisión preventiva. Si la Corte va a tomarse un año para confirmar la sentencia, un condenado por abuso sexual no puede estar libre, porque eso violatorio de los derechos humanos constitucionales de la víctima como niña que fue y como mujer que es”.

Natalia Arenas

Natalia Arenas

Periodista feminista. Egresada de la UNLZ. Diplomada de la UBA en Géneros y Movimientos Feministas. Escribe en Cosecha Roja. En 2018 ganó el Premio Lola Mora en la categoría prensa digital.
Natalia Arenas