El gobierno de El Salvador trata de detener los homicidios masivos

Ricardo Flores. La prensa gráfica.-

Otro homicidio se cometió ayer en Panchimalco: un hombre de 24 años que murió después de recibir varios disparos de escopeta. Hace exactamente una semana, tres miembros de una familia fueron asesinados en uno de los rurales cantones del municipio situado al sur de San Salvador. En lo que va de mayo, cuatro personas han sido asesinadas en ese municipio donde viven 41,260 personas, el lugar que las autoridades de Seguridad Pública eligieron, a finales de 2011, para lanzar un despliegue antihomicidios.

El objetivo, según el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, era capturar a pandilleros por ser los responsables de que Panchimalco fuera uno de los 10 municipios más violentos del país durante 2011.

De acuerdo con un informe de la Policía Nacional Civil (PNC), en lo que va del año se han cometido 25 homicidios en Panchimalco, incluyendo dos masacres.

Ayer por la mañana, agentes policiales encontraron el cadáver de un joven en medio de un acantilado del caserío Siguatenango del cantón San Isidro.

Los investigadores de la Policía dijeron que la víctima presentaba varios impactos de perdigones disparados con una escopeta 30-30. Familiares lo identificaron como Miguel Antonio Pérez Benítez, de 24 años.

Según los parientes, el hombre trabajaba como barbero en el centro de San Salvador. Pérez Benítez, de acuerdo con los testigos, había regresado de laborar el domingo en la tarde y se había quedado en el centro del cantón San Isidro tomando alcohol.

Una persona dijo a la policía que observó a Pérez Benítez retirarse del lugar cerca de las 7 de la noche; 40 minutos más tarde, según los vecinos, se escucharon dos disparos.

Investigadores policiales sospechan que el joven caminó en las veredas que llevan al caserío y que atraviesan el acantilado cuando fue interceptado por dos hombres, pandilleros según la PNC. Los agentes aseguran que le dispararon a Pérez Benítez en la vereda y después lanzaron el cadáver hacia abajo de la quebrada.

Agentes de la Policía Técnica y Científica de la PNC localizaron en la escena del crimen cuatro cartuchos de escopeta 30-30. Según los expertos, solo uno estaba percutado. Los policías sospechan que un quinto cartucho pudo haber sido retirado por los responsables del homicidio.

Una de las hipótesis del crimen del barbero, según la policía, es que puede tratarse de una venganza. Un investigador dijo que un hermano de la víctima participó en un homicidio recientemente cometido en el centro capitalino. La PNC, que sospecha que Pérez Benítez fue asesinado en represalia, no proporcionó las identidades de los involucrados en ese crimen.

Crímenes múltiples

La segunda masacre ocurrió el 15 de mayo pasado. Ese día una familia fue asesinada en la zona rural de Panchimalco. Según la policía, en la madrugada tres hombres mataron a balazos a Miguel Guzmán; su compañera de vida, Francisca Ortiz; y el hijo de ambos, Abilton Ortiz, de seis años. Todos dormían en una casa de bajareque situada en el sector conocido como El Mirador del caserío Los Miranda, en el cantón Azacualpa. Investigadores policiales dijeron que el lugar del homicidio múltiple es la frontera de los territorios que controlan pandillas rivales.

Dos meses antes, otro triple homicidio se había cometido en otra casa de bajareque. El 9 de marzo dos hermanos y la compañera de vida de uno de ellos fueron asesinados. En esa ocasión, la policía dijo que pandilleros habían cometido la masacre porque uno de los hombres había llegado a visitar el lugar.

En 2011, tras una seguidilla de homicidios, Panchimalco entró en la órbita del gobierno. El 24 de noviembre, dos días después de su nombramiento, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, visitó el municipio. El funcionario estrenó el cargo desplegando a 154 agentes policiales de las unidades Grupo de Reacción Policial (GRP), Unidad Táctica Operativa (UTO), Fuerza Móvil Policial, Policía Rural y de Seguridad Pública.

Munguía Payés dijo que la acción policial posibilitaría la captura de los pandilleros que operaban en el sector y que ello se convertiría en un modelo a duplicar en otros municipios con altos índices delincuenciales.

Dos meses después, las unidades élite de la PNC como el GRP y la UTO abandonaron la zona, según constató un equipo de LA PRENSA GRÁFICA. Los agentes que aún patrullan el lugar no han capturado a ningún pandillero hasta la fecha.

Homicidios en mayo

Un documento interno de la Policía Nacional Civil (PNC), al que tuvo acceso LA PRENSA GRÁFICA, consigna que en los primeros 20 días de mayo se han cometido 107 homicidios en todo el país. Esa cantidad, según el informe policial, mantiene en cinco el promedio diario de homicidios.

Esa tendencia se ha mantenido desde el 9 de marzo pasado, fecha en que se hizo efectivo el traslado de los jefes de pandillas que estaban recluidos en el penal de máxima seguridad de Zacatecoluca, trasladados a otras cárceles con menos controles de seguridad.

El documento destaca que la delegación policial con mayor número de asesinatos en mayo es La Paz, con 14. Las delegaciones de Santa Ana y San Marcos –esta última a cargo de los municipios de Santo Tomás, Santiago Texacuangos, San Marcos y Panchimalco– están en segundo lugar, cada una con 11 homicidios.

De los cuatro municipios que tiene a cargo la delegación policial de San Marcos, Panchimalco (4) es el más violento, según la PNC.

 Foto: La Prensa Gráfica

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada