El misterioso caso de la familia perdida que terminó involucrada en el crimen de la abuela

fitziercorecaCosecha Roja.-

El 29 de diciembre fue el último día en que Claudia Ercoreca y Germán Fitzi se contactaron con su familia. Ahí empezó la búsqueda de la pareja y sus hijos de 2 y 3 años. Recurrieron a la Justicia y las redes sociales y ayer los encontraron en la terminal de ómnibus de Santa Teresita. Ella quedó detenida e imputada por asesinar a su madre. Según el fiscal a cargo Carlos Arribas, la mujer dejó a la anciana de 76 años -que no se valía por sí misma- encerrada en su casa de Ramos Mejía. “Así, obviamente que el desenlace iba a ser la muerte”, dijo.

Ercoreca, de 39 años, se negó a declarar en la indagatoria y seguirá detenida por el delito de “homicidio agravado por el vínculo” en la causa que tramita el Juzgado de Garantías 6 de La Matanza. Fitzi habló: en calidad de testigo le contó al fiscal que habían abandonado la casa porque su esposa   escuchaba “voces del más allá” que le decían que debía escapar. La mujer será sometida a peritajes psiquiátricos que harán peritos de la Suprema Corte de Justicia provincial.

***

Después de pasar Navidad con la familia de Fitzi, el hombre de 29 años le dijo a su hermana que no querían tener más relación con la familia. Hicieron lo mismo con los amigos, cerraron las cuentas de Facebook y él abandonó su trabajo. No se supo nada más de ellos. La hermana de Fitzi publicó en las redes sociales la búsqueda y los usuarios de Facebook compartieron el posteo 18 mil veces.

“Por favor les pido que compartan esta foto. Él es mi hermano Germán Fitzi con su pareja Claudia y sus dos bebés (sospechamos que pueda ser ella quien lo alejó de su entorno: familia, amigos, incluyendo trabajo), no sabemos nada de ellos desde el 29 de diciembre, son de San Justo (Buenos Aires)”.

Ayer, un vecino de Santa Teresita los reconoció, avisó a la policía y los oficiales los encontraron en la terminal. Según la investigación, la última vez que la vieron a Ercoreca en Ramos Mejía fue el 20 de enero, el mismo día en que calculan que murió Lida Frachini, su mamá.

Tres días después, Ercoreca fue a la comisaría local, avisó que había encontrado a su madre muerta y dijo que volvería más tarde, cuando tuviera todo listo para el velatorio. Pero nunca regresó. La policía fue al domicilio que ella había indicado, encontró el cadáver y empezó a buscar a la sospechosa. El fiscal considera que el homicidio es intencional. Lida no podía pararse, caminar, alimentarse ni tomar agua por sus propios medios. “Tenía la intención de darle muerte a la mamá porque, sabiendo que no podía valerse por sí misma, la dejó encerrada en su casa”, dijo a Télam. “La dejó en un colchón, cerró con llaves y se fue”, agregó.

En la declaración, Fitzi contó que se enteró de la muerte de Lida el mismo viernes 22. Se lo contó su mujer después de visitar el departamento de Ramos Mejía y hacer la denuncia. Arribas confirmó que la pareja y los hijos se fueron de su casa en Isidro Casanova el 12 de enero. Estuvieron en Capital, en Bolívar y en Ramos Mejía. Después viajaron hacia Santa Teresita y tenían planeado seguir hacia La Plata.

Cuando encontraron a Lida, estaba tirada en la cama, deshidratada, desnutrida y golpeada. La Justicia todavía intenta determinar a qué corresponden las heridas: en noviembre la mujer había sido atacada en un asalto y ese día le habían dado el alta. “Una vez que obtuvo la externación, la imputada trasladó a su mamá hasta el departamento de Ramos Mejía y, sabiendo que la madre tenía que ser asistida por terceros, la dejó en un colchón en el living comedor, cerró con llave y se fue”, dijo el fiscal. Según los forenses los traumatismos en cráneo y tórax “coincidirían” con las lesiones del asalto, pero aún falta confirmarlo con peritajes complementarios.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada