El odio mató a Arancibia Clavel

El agente secreto de Pinochet, condenado por el asesinato del General Prats y su esposa, vivía encerrado en un pequeño departamento en el centro de Buenos Aires. Sólo salía para comprar cigarrillos. A los 66 años, pasaba horas sentado frente a la computadora seduciendo jóvenes porteños. Leer en Anfibia

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada