El Papa a favor de la unión civil gay: la opinión judía, musulmana y metodista

Para lxs religiosxs y curas que militan el territorio, las declaraciones de Francisco a favor de las parejas del mismo sexo son un guiño a las transformaciones que ya estaban en marcha en diferentes congregaciones. El impacto político de sus palabras va más allá de la fe cristiana.

El Papa a favor de la unión civil gay: la opinión judía, musulmana y metodista

Por Cosecha Roja
22/10/2020

El Papa Francisco dijo que “las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia” y reclamó “una ley de convivencia civil para las parejas homosexuales”. Las declaraciones aparecen en el documental Francesco, que fue presentado ayer en el festival de cine de Roma y dieron la vuelta al mundo por su implicancia: es la primera vez que un referente católito de su jerarquía manifiesta abiertamente declaraciones tan gay friendly.

De Francisco hay muchos semblantes: se lo llama el “Papa peronista”, el “Papa progre” y también es criticado por algunxs que piden que no se olvide que “Francisco es Jorge Bergoglio”, quien habría colaborado (con su inacción) en crímenes de la última dictadura. Más allá de los títulos que recibe el primer Papa argentino no se puede negar que trajo un aire renovador a la iglesia católica, generando polémicas con su postura sobre la distribución de las riquezas, las políticas de migraciones y ahora con la diversidad sexual.

En las iglesias de base, entre lxs curas y religiosxs que “militan el territorio”, la diversidad sexual tiene cada vez mayor apertura: estar cerca de lxs fieles genera una empatía con cambios culturales como el matrimonio igualitario o el respeto por las personas travestis y trans. Las declaraciones del Papa son un guiño a esas transformaciones hacia dentro del cristianismo -que con 2400 millones de seguidores es la creencia más popular del mundo- pero también tienen resonancia en otras religiones. 

En Argentina hay una tradición de congregaciones religiosas que ya aprueban la diversidad sexual. En la década del 60 el rabino Marshall Meyer fundó en Buenos Aires la comunidad Bet El, una de las más progresistas dentro del judaísmo: fue la primera en Sudamérica donde se le permitió a las niñas leer la Torá. Meyer es mencionado por Carlos Jáuregui en su libro La homosexualidad en la Argentina, ya que en los 80 fue parte de la CONADEP y le dijo que entre la lista de desaparecidos de la dictadura habían “400 homosexuales”. 

El rabino que continúa su legado en Bet El es Daniel Goldman, uno de los entrevistados en Francesco. “Es un hombre de gran corazón y comprende la clave de los tiempos. La diferencia entre iglesia católica y judaísmo es que la comunidad judía es un colectivo que no tiene alguien que determinada doctrina, cada congregación se rige de acorde a sus principios”, dice a Cosecha Roja Goldman. “Yo estoy a favor del matrimonio igualitario, aunque no soy dueño de la congregación y es parte del debate que debemos darnos. Un debate sano al que nuestra comunidad está abierta, ya que hace dos años tuvimos un rabino gay”. 


Te puede interesar:

La monja de las trans


Nancy Falcón es musulmana y dirige desde 2012 del Centro de Diálogo Intercultural Alba, que se dedica a la educación y el diálogo interreligioso desde el Islam. Su corriente está asociada al sufismo, una rama dentro del Islam, y promovió la apertura del diálogo musulman en diferentes universidades de argentina, el Vaticano y en la ONU. “Creo que en mi religión y la mayoría lo que prevalece es la importancia del derecho humano por la persona. La posición del Papa habilita una postura del pensamiento no solo en su comunidad religiosa sino que también invita a pensar el tema en otras comunidades”, dice Falcón.

Dentro de las decenas de templos metodistas que bendicen la unión entre parejas de trans y del mismo sexo está la iglesia “Incluidos por su gracia”, que tiene su sede en el centro de Córdoba. Para Noemí Farré, su pastora, la frase del Papa habla de una deconstrucción y es un gesto para los países más conservadores.  

“En el mundo hay 193 países reconocidos por la ONU y hasta mayo de 2020 solo 30 aprobaban la ley del matrimonio igualitario o de la unión civil. De los 160 países que todavía están en veremos, muchos manifiestan ser católicos o cristianos y que el Papa haya abierto esta puerta va a beneficiar a las poblaciones LGBT+ de esas comunidades, es un enunciado que legitima un derecho”, dice Farré.

Para la Federación Argentina LGBT+ lo que dijo el Papa significa un escalón en el avance de derechos, pero según el comunicado que sacaron sobre la noticia tiene sabor a limosna. Deducen que las declaraciones generan un alivio para muchas parejas y para muchas familias en el mundo, ya que por un lado habilitarán que se avance en materia de legislación y en el reconocimiento de derechos la pensión, la herencia y la obra social. En contra, dicen que habilitar la “Unión Civil” también constituye una estrategia para evitar el avance del Matrimonio Igualitario. 

“Esta estrategia ya fue utilizada por el entonces Cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, cuando se discutió el Matrimonio Igualitario en Argentina. Insistía desde la Iglesia en avanzar con la Unión Civil que reconociera derechos para evitar el avance por una Ley de Matrimonio Igualitario, que finalmente fue aprobada y sigue demostrando igualdad real para todxs: “los mismos derechos con los mismos nombres””, dijeron desde la FALGBT. “La Ley de Unión Civil es una ley de ‘Apartheid’, perpetúa la discriminación y la violencia hacia nuestra comunidad”. 

La interpretación de las escrituras

Muchas posturas religiosas sobre la vida sexual de las personas están basadas en interpretaciones de la Biblia. Para Goldman las escrituras no pertenecen al escritor sino al lector, lo que puede generar diferentes interpretaciones sobre lo que un texto avala o rechaza. “El texto bíblico es el registro de cómo el hombre percibía su relación con lo divino, entonces desde ahí surgen muchos debates. El texto, como cualquier escrito, es la expresión de un registro cultural de un momento determinado, con el cual uno puede o no coincidir”.


Te puede interesar:

Un dios diverso


Farré opina los textos bíblicos del nuevo testamento dan lugar a la interpretación de múltiples variedades de familias: “Para empezar la Virgen María es una mujer que no está unida en matrimonio y tiene una familia súper aceptada por Dios, así que la apertura del Papa es lo más auténtico que puede hacer para cortar con una hipocresía que viene desde hace mucho tiempo”.

Entre musulmanes el Corán es la escritura sagrada que ordena a la vida y también tiene muchas interpretaciones acerca de las parejas del mismo sexo. “En el Corán siempre se habla de que no puede haber coacción en la forma de vida de la persona, muchas veces se traduce como que no tiene que haber coacción en lo religioso. ‘Din’ en corán se traduce como forma de vivir”, dice Falcón. “En aras de la creencia de un Dios sumamente misericordioso y compasivo, nosotros no somos quiénes para juzgar a otros”.

Para Falcón las religiones contemporáneas merecen replantearse algunos dogmas y hacer autocríticas. “Muchas veces se pierde el rumbo en función de rituales o interpretaciones de letras de los libros sagrados, pero hay que volver a retomar el rumbo. ¿Nos interesa qué es lo que hace el humano en su vida sexual o el ser humano en su vida espiritual? Aunque el Papa no sea de mi comunidad, hay que empezar a abrir estos debates en todas las religiones”.

Cosecha Roja

Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales
Cosecha Roja