El tirador de Belgrano: ¿sabía lo que hacía?

s_100065_4529_martinrios_1rCosecha Roja.-

Martín Ríos, el “tirador de Belgrano”, llegó al Tribunal Oral en lo Criminal 26 porteño en el que hoy lo absolvieron por segunda vez en la ambulancia del Servicio Penitenciario Federal. Tenía puesto un polar rojo, un pantalón beige y alpargatas verde agua, la misma ropa que el día en que empezó el juicio por asesinar a Alfredo Marcenac y herir a otras personas en el barrio porteño de Belgrano.

– ¿Quiere decir sus últimas palabras?

– No.

En este nuevo juicio declararon más de quince peritos psiquiatras y psicólogos. Todos coincidieron en que Ríos tiene una “esquizofrenia crónica”. La Fiscalía había pedido 18 años. Paras los jueces es un enfermo mental psicótico esquizofrénico y seguirá bajo tratamiento en un establecimiento psiquiátrico del Servicio Penitenciario Federal.

¿Cómo se hace para saber si una persona es o no inimputable? Los peritos explicaron a Cosecha Roja la serie de procedimientos que se hacen. El primero es el examen clínico para determinar los antecedente. Es decir, si el imputado tenía o no una enfermedad mental previa. Lo siguiente es evaluar cómo se llevó a cabo el acto: si hubo tiempo de premeditar o no y si la acción es compleja o automática. Por ejemplo, dar un golpe con un martillo es un acto que no requiere complejidad de razonamiento. En cambio, armar una estafa sólo se puede llevar a cabo conscientemente.

Otro elemento que analizan los peritos durante los juicios es la conducta posterior al hecho. Se repasa si la persona se entregó o no y en qué estado psicológico estaba al momento de ser detenido. Por último, se hacen pericias psicológicas complementarias para determinar la inteligencia y la personalidad.

Para los peritos es fundamental establecer si el imputado está fingiendo una enfermedad mental o si está intentando disimular una que ya tiene. Lo que se busca es determinar si la persona tiene capacidad de comprender la criminalidad de los actos al momento de cometerlos, si puede medir consecuencias o si padece insuficiencia de las facultades mentales (oligofrenia), alteración morbosa (psicóticos) o un estado de inconsciencia momentáneo. En esos tres casos, un juez podría considerarlo inimputable.

“Existen una batería de estudios, incluso con simuladores para establecer la inimputabilidad: la ciencia forense cuenta con un arsenal de elementos para hacerlo”, dijo a Cosecha Roja el psiquiatra forense Alfredo Feijo. Es fundamental, contó, escuchar todo, leer el expediente con rapidez y atención. “Tiempo que pasa, verdad que huye”, concluyó.

Ir hasta un auto, abrir el baúl, sacar un portafolio, tomar un arma, cerrar el portafolio y el baúl, subir al auto, girarlo para que apunte a dirección y perseguir a un grupo de chicos requiere mucha concentración. Así recuerda Feijo un caso en Salta de una persona que intentó hacerse pasar por enfermo mental. “Dijo que había estado deambulando toda la noche, perdido, pero había lloviznado y no tenía ni mojados los zapatos”, contó.

Foto: Familiares del joven Alfredo Marcenac

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada