El policía de la Metropolitana actuó “según el protocolo” del gatillo fácil

LucasCabello - infojus

Cosecha Roja.-

La vicejefa de gobierno María Eugenia  Vidal dijo que fue un caso vinculado a la violencia de género. La desmintió desde el Subjefe de la Metropolitana, Ricardo Pedace, hasta la familia de Lucas y los vecinos. Ricardo Ayala, el policía acusado, declaró que se defendió de una “agresión” y que actuó “según los protocolos”. Lo desmienten los testigos, los abogados, el Observatorio de DDHH de la Ciudad, el Ministerio Público de la Defensa porteño, los legisladores y las pruebas: sólo había en la escena tres vainas, todas del arma reglamentaria. El agente no pudo explicar por qué baleó a Lucas.

 

Lucas Cabello sigue internado en grave estado. “Hay que seguir esperando y no perder las esperanzas”, dijo a Cosecha Roja Camila, novia del joven de 20 años y mamá de su hija de dos. Lo operaron dos veces en el hospital Argerich y ahora lo revisan en un sanatorio privado de Palermo para evaluar si le harán una tercera cirugía. El agente está detenido desde el lunes. “No hay ningún elemento que excluya su responsabilidad en el criminal e ilegítimo accionar con el cual actuó contra Lucas Cabello”, dijo Gabriela Carpineti, abogada de la familia del joven.

También agregó: “El agente Ayala intentó justificarse declarando que Lucas estaba armado, lo cual es absolutamente falso”. El personal de la Policía Federal que actuó en la escena escribió en el acta que sólo había tres vainas servidas, que son las que impactaron en el cuerpo de Lucas en la “zona abdominal, miembro inferior y el maxilar inferior”, según el expediente judicial. No había ningún arma ni otras vainas que correspondieran a Lucas Cabello o a otras personas.

La Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin) calificó el hecho como un “fusilamiento”. El organismo acompañó a la familia de Lucas y tomó declaraciones a los testigos. Los testimonios reflejaron que hubo un ataque indiscriminado contra Lucas. “Yo lo vi caer, vi cuando se cayeron los sandwiches”, contó Camila, su novia, que llegó a sostenerlo luego del primer disparo. Los últimos dos, lo dejaron inconsciente.

El Programa contra la Violencia Institucional de la Defensa Pública de la Ciudad desmintió la versión oficial de los hechos difundida por Vidal. “No fue un caso de violencia de género ni la intervención policial derivó del accionar de ningún botón antipánico antes de los disparos. Fue un simple caso de violencia policial que debe ser investigado por la fiscalía competente”, escribieron en un comunicado.

Foto: Leo Vaca – Sergio Goya / Infojus Noticias

Nota publicada el 12/11/2015

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada