En América Latina también matan a las mujeres

mujer de la bolsa agustina copari

Cosecha Roja-.

A Chiara Páez la enterraron en el patio de la familia del novio. Daiana García estaba dentro de una una bolsa de arpillera al costado de la ruta. El ex de Laura Vázquez la secuestró en una camioneta, manejó hasta el lago Lácar y se tiró con ella. El stalker de Gabriela la mató a cuchillazos adelante de todo un bar. En Argentina hay un femicidio cada 32 horas pero la violencia de género no es sólo una práctica local: en América Latina también matan a las mujeres.

En México 3892 mujeres murieron por violencia machista entre 2012 y 2013. Según los organismos oficiales, sólo en 2012 se registraron 4719 femicidios en Brasil. En Bolivia hubo 340 entre 2013 y 2014. En Chile cuentan 14 casos este año. Las últimas cifras de Venezuela son de 2013: hubo 452 casos entre enero y octubre.

El femicidio es delito en 16 países. Venezuela se convirtió en el último en noviembre, con sanciones de 25 a 30 años. Brasil lanzó una nueva ley para endurecer las penas a los femicidas: entre 12 y 30 años de prisión y condenas más largas para crímenes contra embarazadas, niñas menores de 14 años y mujeres mayores de 60 años. En Argentina matar a una mujer se condena con prisión perpetua. En siete años hubo 1808, 277 el año pasado.

Todavía no hay cifras uniformes, tampoco hay una manera acordada de referirse el tema en la región y se habla de “feminicidio”, “femicidio”, “muertes por machismo” y “asesinatos de mujeres”. En la mayoría de los países las cifras son caóticas: los organismos -algunos oficiales y otros no gubernamentales- que las publican toman como referencia diferentes períodos y distintas localidades, y nunca son números confiables según denuncias las organizaciones de mujeres.

En el caso argentino las estadísticas más difundidas son las del Observatorio de Género de La Casa del Encuentro, que lleva la cuenta de los casos desde 2008. La información la registran a partir de las notas que publican los medios. Uno de los pedidos de la iniciativa local #NiUnaMenos es que haya un registro oficial de femicidios y denuncias por maltratos.

Relaciones abusivas, varones violentos y posesivos. El lugar más peligroso -acá y en el resto de América Latina- es la casa: los agresores suelen ser las parejas, los ex o los mismos padres. Y si  hay niños en el medio, los maltratos afectan a toda la familia. Cuando los femicidios llegan a las tapas de los diarios, se reproduce el relato violento de cómo se tiene que proteger una mujer para que no la maten.  No hay justificativos para un ‪femicidio‬. Ni el ‪short‬ ni el ‪embarazo‬ ni la presión familiar ni los ‪celos‬: es la misma cultura machista por la que son asesinadas miles de mujeres en América Latina.

 

Foto: Agustina Coppari

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada