En Colombia, proponen que los presos con condenas bajas vayan a la cárcel sólo a dormir

El Tiempo.-

Código Penitenciario que el Gobierno presentará al Congreso flexibiliza condiciones de reclusión.

Centros de inclusión social en vez de cárceles para indigentes detenidos y personas capturadas por microtráfico; negociaciones con los jueces para la forma de pago de multas por delitos excarcelables y la creación de casas cárceles especiales para madres que hayan cometido crímenes graves. Estas iniciativas hacen parte del Nuevo Código Penitenciario que está puliendo el Gobierno y que será presentado en los próximos días al Congreso. La apuesta más polémica estaría en la implementación de cuatro regímenes –que van desde que los delincuentes vayan a las cárceles sólo a dormir hasta el tradicional régimen cerrado (ver al final)– con lo que se busca sanar una crisis “estructural” del sistema penitenciario colombiano.

Uno de los regímenes abriría la posibilidad a que centenares de presos con condenas menores a 10 años solo llegaran al centro de reclusión a dormir. Ante la posibilidad de que muchos de los beneficiados sean los responsables de delitos callejeros de alto impacto como hurto común, la Ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, le dijo a EL TIEMPO que esto está en etapa de estudio y que se trata apenas de un proyecto.

Los beneficios serían otorgados por los jueces y sólo aplicarían para condenados sin antecedentes, buen comportamiento y aplicarían sobre la condena inicial (es decir, sin ningún tipo de rebaja de pena). El proyecto cerraría las puertas para delitos relacionados con corrupción, concierto para delinquir, además de graves violaciones a los derechos humanos.

En total, se implementarían cuatro tipos de regímenes, abiertos, semiabiertos, cerrados, semicerrados (ver al final). Actualmente se avanza en determinar cuántos reos y qué delitos podrían acceder a cada uno de los beneficios.

La meta –explicó la Ministra–además de frenar el hacinamiento, que ya alcanza el 47 por ciento en todo el país, busca crear mecanismos sólidos de rehabilitación social y garantizar los derechos fundamentales de los internos.

Correa explicó que se trabaja en la creación de los centros de inclusión social para habitantes de la calle que estén sujetos a la acción penal y que hayan ido a parar a la cárcel por delitos menores como microtrafico. Estos centros ofrecerían tratamientos contra las drogas y oportunidades de laborales y de estudio, que se lograrían a través de convenios con la empresa privada. Pese a que no existe una cifra oficial, sólo en la cárcel La Modelo hay unas 5 mil personas que tendrían este perfil.

Se busca facilitar el que madres de niños menores de 3 años también puedan acceder a casa por cárcel dependiendo de los delitos, y se crearían centro de reclusión especiales para mujeres cabeza de familia que tengan que criar a sus hijos dentro de los penales.

Para los postulados a la Ley de Justicia y Paz, se está trabajando con apoyo de la Alta Consejería para la Reinserción en planes de rehabilitación social y de trabajo.

Jueces estudiarán 8 mil casos

Mientras se logran hacer cambios legales a través del Código, el Ministerio de Justicia y el Inpec trabajan en salidas de descongestión a corto plazo. La Judicatura acaba de nombrar a tres jueces de Ejecución de penas, que se encarguen de revisar las solicitudes de ocho mil internos que en un barrido que hizo en Inpec, encontró que tenían derecho a la libertad por el cumplimiento de las dos terceras partes de la pena.

En las próximas semanas, se comenzarían a recibir a los estudiantes de derecho para que estudien los casos de otros 15 mil internos que se cree que podrían acceder a la libertad por cumplimiento de la mayoría de la pena.

También, según señalaron fuentes del Inpec, se buscará ocupar sobre todo con sindicados, 1.200 cupos en cárceles municipales de todo el país. Ya se tomó esta medida con mil reclusos, y el Inpec costea la alimentación.

¿Cuáles serían los regímenes?

-Régimen abierto: Internos podrán salir de día y  permanecerán en la cárcel de noche.

Beneficiados: Quienes tengan condenas inferiores a los 10 años de cárcel, sin contar con ningún beneficio de rebaja de pena.

Restricciones: Que no tengan antecedentes.

Se excluyen a quienes hayan cometido delitos como:  extorsión, secuestro, tortura, lavado de activos, concierto para delinquir, desplazamiento, terrorismo, crímenes sexuales, delitos contra el Derecho Internacional Humanitario. Tampoco podrían entrar por delitos relacionados con la corrupción.

-Régimen Semiabierto: Internos podrán salir de la cárcel los fines de semana.

Beneficiados: Quienes tengan condenas inferiores a los 15 años de cárcel, sin contar con ningún beneficio de rebaja de pena.

Restricciones: Que no tengan antecedentes.

Se excluyen a quienes hayan cometido los delitos del régimen abierto. Y se suman los delitos de cohecho y soborno.

-Régimen Semicerrado: Internos tendrían más flexibilidad en la programación de visitas, podrían llegar a tener más de una a la semana.

Beneficiados: Quienes tengan condenas inferiores a los 25 años de cárcel, sin contar con ningún beneficio de rebaja de pena. Deben comprobar buen comportamiento.

Restricciones: Que no tengan antecedentes.

Se excluyen a quienes hayan cometido los delitos de los dos puntos anteriores.

-Régimen Cerrado o de alta seguridad: No saldrán de la cárcel hasta el cumplimiento de la pena.

Aplica para quienes tengan condenas superiores a los 25 años de cárcel.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada