Enfermeros asesinos: nadie quiere morir en Uruguay

Los asesinatos en los hospitales uruguayos generaron psicosis.  Los médicos se niegan a firmar certificados de defunción si no hay certeza sobre la causa de la muerte. El gremio piensa formas de recuperar la confianza de los pacientes en el sistema de salud.

Federico Castilla. -El País.-

-Hace un par de semanas, el Sindicato Médico salió a marcar la cancha tras los asesinatos en los hospitales y le reclamó al gobierno que lidere un ámbito de trabajo para que el paciente pueda retomar la confianza en el sistema de salud. ¿En qué quedó eso?

-Nosotros enseguida nos pusimos a trabajar y creamos comisiones con el objetivo de mejorar la calidad asistencial y recuperar la confianza del paciente. Hay varias puntas. Una comisión está encargada de analizar todo lo vinculado con los certificados de defunción, para ver si hay cosas para mejorar. Tenemos entendido que hubo problemas: algunos médicos ahora se niegan a firmar los certificados de defunción con todo lo que pasó. Se es más conservador a la hora de decidir firmarlos o no firmarlos. Es natural, uno siente otra presión ahora. Queremos revisar entonces todo ese tema, se está trabajando en la idea de los certificados electrónicos. También está el tema de las necropsias (autopsias clínicas), que el Ministerio de Salud anunció que quiere hacer. Como médico estoy a favor de hacer las necropsias. Ahora: hay que tener cuidado cuando se dice que se van a hacer autopsias clínicas por cada muerte que se desconoce o no era previsible, porque el país seguramente no tiene los recursos humanos suficientes para hacerlo, y también hay que cambiar la legislación porque hoy en día tiene que haber consentimiento de los familiares. No estamos en contra, pero tampoco generemos falsas expectativas, ni pongamos soluciones que después no se van a concretar ¿Hay un número de médicos formados para hacer estas autopsias? ¿Se va a cambiar la legislación? ¿Los efectores tienen la capacidad de financiarlo? Todo estos son problemas que nosotros solos no podemos solucionar.

-¿Y han tenido respuesta por parte de las autoridades sanitarias para empezar a trabajar en estas soluciones?

-Esto requiere del involucramiento de todos los actores para que no quede por enésima vez en el papel. Y el problema que encontramos es que todavía no vemos que el Poder Ejecutivo haya asumido el rol de liderazgo de trabajo en estos temas. Más allá del trabajo individual de todas las partes tiene que haber un ámbito de coordinación, que no lo van a liderar las organizaciones sociales, tiene que estar liderado por el Ministerio de Salud. No sé si hay conciencia del problema que estamos pasando, se necesita de respuestas profundas. Yo lo que espero del Poder Ejecutivo es que lidere esta situación crítica que estamos viviendo, que llame a los actores y los siente alrededor de una mesa para analizar la situación. Si trabajamos aislados, esto va a fracasar, va a quedar en el papel. A nosotros nos pasó algo horrible, bueno, pero que sirva para catalizar los problemas de fondo. Nosotros todavía estamos esperando la respuesta de las autoridades del Ministerio de Salud.

-A raíz del caso en Colonia, se volvió a discutir el manejo de los enfermos terminales por parte de los médicos. ¿Están trabajando en este tema?

-Hay un grupo que está trabajando en cuidados paliativos. Lo que proponemos es trabajar en la creación de un Programa Nacional de Cuidados Paliativos. Hay lugares en los que se están haciendo muy bien las cosas pero no hay una coordinación global como debería haber en un tema prioritario en salud. ¿Por qué? Porque el tema de los cuidados paliativos es algo relativamente novedoso, porque ha cambiado mucho. Nos parece que la única forma es que haya un programa nacional. Para eso el Sindicato Médico se contactó con médicos españoles y está previsto que venga una delegación a Uruguay, con el experto Marcos Gómez Sancho, a trabajar para diseñar la propuesta y además hacer actividades para los médicos y la sociedad en general. La idea es que Gómez Sancho llegue al país a fines de mayo.

 

Artículos relacionados:

:: Uruguay: el caso de los enfermeros de la muerte.

:: Enfermeros uruguayos: la pista umbanda y sus prejuicios

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada