Grandes escenas del crimen: el asesinato en la ducha

janet_leigh2Cosecha Roja.-

Psicosis de Alfred Hitchcock – Estados Unidos / 1960

Marion Crane se saca la bata de seda y entra en la ducha. El agua tiene presión y lo disfruta hasta que alguien abre la cortina. Así empieza una de las escenas más emblemáticas del cine.

La escena se empezó a filmar el 17 de diciembre de 1959 y tardaron siete días en resolverla. La cámara tomó la acción de casi 80 ángulos distintos y terminó incluyendo 50 planos. Los planos cerrados y la cámara subjetiva la convirtieron en una escena emblema, de lo que Hitchcock llamó “transferir la amenaza desde la pantalla a la mente del público”.
Para que las chuchilladas sonaran bien, clavaron un puñal sobre un melón, y la sangre se fabricó con sirope de chocolate. La música de los violines se compuso especialmente para la escena y se volvió un clásico que cobró vida propia. La leyenda dice que, para que el grito sea realista, la ducha tuvo agua helada.

La protagonista de la película fue Janet Leight. Para la escena de la ducha contrataron una doble, la modelo Marli Renfro. Cobró 500 dólares y sufrió algunos engaños: Leight aseguro siempre que ella estuvo en todas las tomas y a Renfro la dieron por muerta. Le echaron la culpa a un psicópata que imitaba a Norman Bates, el asesino de Psicosis.

Marli vive en California y tiene 73 años. Además del doblaje fue una de las primeras conejitas de Playboy y también actuó en una película de Francis Ford Coppola. La historia de la pelirroja quedó registrada en “La chica de la ducha de Alfred Hitchock”, un libro de Robert Graysmith.

Marli Renfro - Psicosis

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada