Están presas e hicieron un ruidazo el 8M: golpes y gas pimienta para todas

presos carcel

Apenas unas horas después de terminada la manifestación por el Día Internacional de la Mujer, una patota de hombres pertenecientes al Servicio Penitenciario Federal se metió en el pabellón 24 del módulo III del Complejo IV de Ezeiza y atacó a 15 mujeres con gas pimientas, golpes de puño y patadas.

El motivo de la violencia es insólito: las mujeres habían hecho un ruidazo pacífico en adhesión al 8M.

La gravedad no sólo recae en los golpes y la violencia que recibieron: sino también en que quienes les pegaron fueron hombres, cuando está prohibido que varones ingresen a un pabellón de mujeres.

Este lunes, la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN) presentó una denuncia en la Justicia Federal de Lomas de Zamora por los hechos ocurridos.

“El médico de la procuración fue al complejo y ha constatado lesiones: golpes, moretones, rasguños, marcas”, confirmó al medio Infonews Verónica Manquel, del equipo de Género y Diversidad Sexual de la PPN. Las contusiones y cortes quedaron marcadas en diferentes partes de los cuerpos y los rostros.

Una de las agredidas fue trasladada al pabellón psiquiátrico nº 27, dentro de la misma unidad. Ese dispositivo psiquiátrico suele usarse como espacio de sanción encubierta, que incluye el aislamiento y tratamiento con drogas. Otras cuatro internas fueron trasladadas a celdas de castigo.

“Las mujeres estaban reunidas conversando y entró la policía”, contó María Medrano, integrante del colectivo YoNoFui, una organización social que trabaja en proyectos artísticos y productivos en cárceles de mujeres.

A partir de lo acontecido, las mujeres del Complejo IV del penal se encuentran en huelga pacífica en los pabellones y realizan batucadas de dos horas, dos veces por día.

 

Reproducimos el comunicado completo de Yo No Fui:

Comunicado urgente: Basta de violencia y represión sobre los cuerpos de las mujeres privadas de libertad – El Estado es responsable

Manifestamos nuestro repudio al accionar violento y represivo del Servicio Penitenciario Federal (SPF) en el Complejo IV de Mujeres de Ezeiza, durante las horas de la madrugada posterior al 08 de Marzo.

Mientras en las calles de Buenos Aires se respiraba en el aire la intensa jornada de revuelta y fiesta feminista, el pabellón 24 del módulo III del Complejo IV de Ezeiza era violentamente reprimido por personal masculino del Servicio Penitenciario Federal.

El jueves 8 de marzo las mujeres privadas de libertad habían manifestado su adhesión al Paro Internacional de Mujeres a través de un ruidazo pacífico a las 11 de la mañana. Durante la tarde, el SPF seleccionó un grupo de mujeres para asistir a una “reunión de convivencia”, de la que participaron una representante por pabellón, la Jefa de Trabajo y la Jefa de Módulo 2. En esta reunión las autoridades informaron a las mujeres que no cobrarían el peculio (ingreso por horas trabajadas) del mes anterior y que no sabían cuándo se cobraría, por lo tanto no contarían con el dinero para ser retirado por sus familias. Las mujeres que seleccionaron para la reunión no suelen participar de espacios de negociación con el SPF, muchas de ellas fueron recientemente ingresadas al penal y por lo tanto sin conocimiento de los procedimientos que suelen tener los procesos administrativos dentro de la cárcel, por lo tanto con pocas herramientas para defender sus derechos laborales.

Dicho esto, se las amenazó advirtiéndoles que en caso de realizar una medida de fuerza para manifestar su reclamo -aunque sea en forma pacífica- les serían descontadas aún más horas de trabajo.

El rumor puesto a correr por los pasillos de la cárcel por el mismo SPF, y que sustenta esta crueldad desplegada contra las mujeres, es que habrá un recorte de horas, equivalentes a la mitad de la remuneración recibida. El ajuste también tiene su expresión en la cárcel y se ejerce con violencia sobre las mujeres.

Pasada la medianoche del jueves y a pocas horas de que millones de mujeres tomáramos las calles en todo el mundo, un grupo de 15 compañeras allí alojadas se encontraban reunidas pacíficamente conversando sobre esta situación. En ese momento ingresaron las fuerzas de seguridad en forma intempestiva. Las mujeres buscaron refugio en la celda de una de ellas, de donde fueron sacadas mediante el uso de gas pimienta, golpes de puño y borcegos. De la represión participaron personal masculino; y como resultado de la golpiza nuestras compañeras sufrieron contusiones en diferentes partes del cuerpo y cortes en el rostro. Una de ellas fue llevada al pabellón psiquiátrico N°27 de la Unidad, un depósito del SPF en el que drogan y golpean a las mujeres como parte del procedimiento. Otras cuatro compañeras fueron llevadas a celdas de castigo.

Actualmente las mujeres del Complejo IV de Ezeiza, se encuentran en huelga pacífica en los pabellones. No reciben la comida del penal y realizarán batucadas de 06 a 08 hs. de la mañana y de 22 a 24 hs. todos los días hasta que los organismos de Derechos Humanos visiten las instalaciones del penal, pabellón por pabellón. 
La decisión de parte de ellas de negarse a ser explotadas como mano de obra barata, es respondida mediante una brutal golpiza en medio de la noche, impartiendo un estado de violencia, que genera angustia y terror.

Una vez más, las mujeres presas son doblemente castigadas y violentadas por el Estado. Denunciamos el ejercicio sistemático de la crueldad sobre los cuerpos de las mujeres que están privadas de libertad por parte del SPF. Repudiamos esta represión que atenta contra sus derechos y sus vidas. Hacemos responsable al Estado ante consecuencias que pongan en riesgo la integridad física, psíquica y emocional de nuestras compañeras.

#NiUnaMenosTambienEnLasCarceles
#VivasYLibresNosQueremos
Colectiva YoNoFui

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Comentarios cerrados