Exequiel Riquelme: un caso de gatillo fácil y justicia lenta

exequiel riquelmeMatías Máximo, Cosecha Roja-. Exequiel Riquelme tenía 14 años cuando un policía de la provincia de Corrientes lo asesinó  de un disparo en el cuello. El único acusado es Julio Maldonado, que después de perseguirlo junto a otros 11 agentes y rodearlo, le disparó con una escopeta a 30 centímetros de distancia. Hoy, a tres años de su muerte, el único acusado podría quedar libre por superar el periodo de prisión preventiva.

La tarde en que Exequiel fue asesinado, iba a jugar a la pelota con sus amigos al campito del barrio como solía hacerlo a la salida del polimodal. Cuando vio que los policías lo señalaban y se le venían encima, tiró pelota y empezó a correr: “Estaba muy asustado y un vecino le ofreció que entrara a su casa para protegerlo, porque lo conocía de siempre y no creía que hubiera hecho nada malo”, dijo a Cosecha Roja Rafael Riquelme, su tío.

“Eran como doce policías los que entraron a la casita y lo vieron arrodillado en el piso, temblando”, dice el tío y recuerda que “lo rodearon, le dijeron que ponga las manos detrás de la cabeza y le dispararon sin razón. Exequiel nunca había tenido un arma entre sus manos”.

Durante el operativo que la policía correntina hacía en el barrio Pio X el 6 de septiembre de 2010, buscaban al culpable de robarle la cartera a una mujer que iba en moto. Por alguna razón que ningún vecino comprende, se ensañaron con Exequiel y no con ninguno de los otros chicos con los que jugaba a la pelota. Por alguna razón, el hombre que lo vio arrodillado sin representar ningún peligro lo atravesó con un tiro igual.

Facundo Esquivel, abogado de la familia Riquelme, pide reclusión perpetua para Maldonado por dos causas: abuso del cargo y alevosía (porque mató a Exequiel a pesar que no tenía forma de constituir un peligro). Pero la defensa del acusado tiene los elementos para solicitar que espere el debate oral de diciembre en libertad, ya que “hoy se cumplen tres años de la muerte de Exequiel y también del arresto de Maldonado, y ese es el plazo máximo para que alguien con prisión preventiva espere su sentencia encerrado”.

El debate judicial tenía que haber comenzado el pasado 4 de abril en el Tribunal Oral Penal Nº 1, pero los jueces que conforman el Tribunal están participando del juicio por la mega estafa de la financiera Boston Continental: una causa con 60 millones de por medio. Por esta cuestión, la instancia  se reprogramó y el efectivo recién comenzará a ser juzgado el 6 de diciembre.

Aunque Maldonado permanece detenido en la Unidad Especial de Bomberos, por las demoras de la Justicia y un inciso del Pacto San José de Costa Rica (que prevee un máximo de dos años de prisión preventiva con posibilidad de extenderlo a tres), es muy probable que espere en libertad. Para Esquivel esta regla no debiera aplicarse en todos los casos: “Para este tipo de delitos en lo que la reclusión perpetua es posible, no debiera ser procedente la excarcelación. Este derecho no es justo cuando existe riesgo procesal, porque el hecho de que este policía espere en libertad no beneficiará en nada la resolución el caso”.

Los maestros y compañeros de colegio de Exequiel lo recuerdan con cariño y lo extrañan: pintaron su cara en un mural en el patio de la escuela. Esta tarde, la familia hará una misa en homenaje en la pequeña ciudad correntina. Los padres sienten que la justicia existe para algunos más que otros, pero no se cansan de exigirla.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada