Femicidio de Daiana, la joven de 19 años que bailaba salsa y hip hop

DaianaIICosecha Roja.-

Daiana tenía 19 años, soñaba con ser bailarina profesional y formaba parte de un sexteto. Estaba ensayando una coreografía de hip hop, pop y reggaetón que iba estrenar con sus compañeros a fin de mes en el Mcdonald’s de Donato Álvarez y San Martín, en el barrio porteño de Paternal. En ese mismo lugar Daiana había acordado cenar con una amiga el viernes, el día que desapareció. La encontraron muerta y con signos de asfixia el sábado en Lavallol. Tenía una remera, un chaleco, sandalias y una media en la boca. Estaba dentro de una bolsa de arpillera blanca. Siguiendo esa pista los investigadores encontraron al principal sospechoso: Juan Manuel Fígola trabajaba a seis cuadras de la esquinaen la que Daiana tenía una entrevista de trabajo y se suicidó el sábado cerca de las seis de la tarde.

***

“Dai estaba siempre súper alegre y le ponía demasiada energía a los ensayos: cada paso la sorprendía y le encantaba hacer trucos”, contó a Cosecha Roja Martín Treglia, uno de los compañeros del sexteto. Él, Daiana y dos varones y dos mujeres más estaban ensayando una coreografía de 6 minutos que combinaba temas de Daddy Yanqui, Cris Brown y Justin Bieber. No tenía cortes ni cambios de vestuario: en el medio del show se arrancaban parte de la ropa y seguían bailando. La iban a estrenar el 31 de marzo en un show en McDonald’s: “Esperaba la muestra con mucha ansiedad porque era la primera vez que se vería frente al público”, contó Martín. También dijo que era común que el local contratara shows del gimnasio Staff Gym Paternal en el que ensayaban.

Ella había empezado a ir porque hacía aparatos de lunes a viernes. En septiembre del año pasado lo dejó porque la endurecía mucho y a ella lo que más le gustaba era bailar salsa. En el gimnasio de Paternal hacía reggaetón y se sumó al sexteto:

– ¿Ustedes son los profes de este grupo? Yo quisiera bailar -les dijo.

– Sí, dale, si tenés una base hacemos una prueba – respondió Martín.

Puso música y le pidió que lo siguiera. Daiana los deslumbró. “Daba todo: tenía estética y una memoria increíble. Era muy rápida para las coreos. Le marcabas una secuencia de 8 y la sacaba al toque”, contó Martín. Además de salsa, a ella le encantaba el “step up”, un estilo de baile de hip hop urbano que “mezcla todas las ramas del baile en uno solo”.

Brian Miranda también era del grupo y hacía pareja de baile con Daiana. La última vez que hablaron fue el viernes al mediodía. “Soñaba con ser profesional”, contó. También dijo que la joven estaba buscando trabajo para independizarse. Incluso le había pedido a Martín si podía entrar como moza en la empresa de catering donde él trabajaba. “No te conviene, pagan poco, Dai, buscá otra cosa”, le recomendó. A los dos les llama la atención que no haya comentado que tenía una entrevista de trabajo. Entre ellos, en voz baja, dudan: “Es raro una entrevista a las 7 de la tarde”.

Los compañeros están armando una página donde van a subir los videos de Daiana bailando. Mientras tanto, suspendieron el show planeado para el 31. “Si no estamos los seis, no estamos”, dijo Martín.

***

Daiana vivía en Paternal con la mamá y dos hermanos más chicos -Kevin y Nehuén-. El viernes a las 6 salió de su casa rumbo a Cabrera y Dorrego, en Palermo. Según contaron los amigos, preguntó qué colectivo tomar para llegar. Ahí la iba a entrevistar el tío de un amigo para trabajar en un local de ropa. A la noche le mandó un Whatsapp a una amiga y coordinó para encontrarse en el Mcdonald’s. “Voy en auto”, le dijo cuando la llamó desde un teléfono con número privado. Pero ella nunca llegó y su celular daba apagado.

La familia hizo la denuncia y cuando la policía fue a la esquina descubrió que no había ningún comercio en esa intersección. “Te queremos, aparecé”, escribieron los amigos sobre una de sus fotos. La búsqueda se compartió más de 30 mil veces en el Facebook.

El sábado un hombre que iba en moto vio la bolsa de arpillera blanca en la ruta 4 (en el cruce con la calle Libres del Sur, a la altura de Llavallol) y le avisó a un trabajador municipal de Lomas de Zamora. El hombre llamó al 911, la Policía encontró el cuerpo y la familia reconoció a la joven en la morgue.

Siguiendo el rastro de la bolsa en la que apareció Daiana, los investigadores llegaron hasta una empresa de logística de importaciones y exportaciones en Palermo. Una vez allí se enteraron de que un empleado se había suicidado el sábado a las seis de la tarde: se tiró a las vías del tren en la estación de Gregorio de Laferrere, del partido de La Matanza. Era Fígola, un hombre de 38 años, que se convirtió en el principal sospechoso. Karina Lopinto, mamá de Daiana, dijo a los medios que su hija y el hombre se conocían.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada