Fernando Carrera pidió su absolución y quedó a la espera de la sentencia

 

Fernando Carrera lleva 8 años esperando justicia. Hoy fue a la Sala III de la Cámara de Casación a solicitar su absolución. Los abogados pidieron también una investigación sobre la responsabilidad policial de las muertes.

Ximena Tordini. Cosecha Roja.-

Fernando esperó dos horas en el  hall de Comodoro Py.  Lo acompañaban sus abogados, familiares y amigos, entre ellos el cineasta Enrique Piñeyro, director de la película El Rati Horror Show que le dio visibilidad a la causa por la Masacre de Pompeya.

“El pedido se puede presentar por escrito pero yo no quiero porque esta es la única posibilidad que tengo de que los jueces me escuchen. Vengo pidiendo audiencias y no me las dan.”, dijo Carrera a Cosecha Roja.

El tribunal fijará una fecha en los próximos 20 días para su sentencia en la que resolverá si lo absuelve, lo vuelve a condenar o pide que se haga un nuevo juicio.

En enero de 2005, tres personas murieron atropelladas por un Peugeot 205 blanco conducido por Fernando Carrera. En 2007, él fue condenado a 30 años de prisión por el Tribunal Oral Criminal N° 14.  El TOC 14 y la Cámara creyeron la versión policial del hecho: Carrera era un ladrón que huía armado de agentes de civil que lo perseguían y atropelló a las dos mujeres y a un niño de seis años. Nada de eso pudo ser probado de manera fehaciente en el juicio oral y en 2012 la Corte Suprema de Justicia de la Nación ordenó que se revisara la sentencia.

Cuando finalmente llegaron los magistrados, escucharon el planteo de los abogados defensores. Rocío Rodríguez López, abogada de Carrera, basó su presentación en los fundamentos que había dado  la  Corte Suprema de Justicia para que se revisara la sentencia.

El punto principal del planteo de la CSJN fue que primero el Tribunal Oral Criminal 14 y luego la Cámara de Casación Penal no habían tenido en cuenta algunos elementos centrales.

No habían considerado que en la rueda de reconocimiento ningún testigo señaló a Carrera como la persona que había cometido el robo y era perseguida por la policía y que ningún testigo reconoció el arma que es parte de la causa. La abogada remarcó que éstas “son pruebas dirimentes, no se puede probar un robo si nadie reconoce las armas ni la persona que supuestamente lo cometió”.

Otro de los argumentos de la CSJN fue que la sentencia no tuvo en cuenta los testimonios que controvertían la acusación.

“Ningún testigo durante el juicio declaró haber visto a Carrera disparar un arma.  “Para el Tribunal primero y para la Cámara después es como si esos testimoniales no hubieran existido”, afirmó Rodriguez López.

El otro abogado de Carrera, Federico Ravina, remarcó que en el accidente murieron tres personas -dos mujeres y un niño de seis años. Por lo tanto, en la causa está en juego la inocencia de Carrera y también la falta de una investigación sobre la responsabilidad policial en el hecho.

“Este caso demuestra que existe el gatillo fácil, que hay causas armadas y que existe la impunidad judicial. La  causa la armaron para cubrir la mala praxis policial. Hay una justicia corporativa vinculada a las fuerzas de seguridad.”, afirmó Ravina antes de pedir que Carrera fuera absuelto y que la Cámara pidiera una investigación sobre qué pasó el  25 de enero de 2005.

“No se puede absolver a Carrera por duda, acá tenemos la certeza de que él es la cuarta víctima y que merece justicia. Justicia es que los responsables de los 8 disparos que recibió y de los siete años y cincos meses que estuvo preso sean juzgados.”, agregó el abogado.

La Cámara de Casación es la misma que había ratificado la sentencia a 30 años. Por este motivo la defensa había pedido una recusación que no fue concedida.  El cuestionado juez Eduardo Riggi -al que el Cels le pidió juicio político a raíz de su accionar en el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra- se excusó. Los otros jueces no son los mismos de aquel momento. Pero Ravina señaló que “Los empleados judiciales de la Cámara sí son los mismos, y ellos valoraron las pericias.”.

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

1 comentario
  1. “Se ha vulnerado el derecho a ser juzgado en un plazo razonable”, dice el voto de Ledesma, coincidente con el de los otros camaristas. ¿Cómo se estima ese plazo? No es que se pueda calcular cierta cantidad de días necesariamente. Pero se tienen en cuenta por lo menos tres variables: la complejidad del caso, qué conducta se le atribuye al imputado y qué actividades despliega la Justicia. Para un caso extremadamente sencillo, seguro que cuatro años de juicio es mucho. Más aún: tratándose de una persona sin antecedentes penales, la lógica hubiera sido que se le concediera un juicio abreviado y, en caso de evaluar una pena, que sea una pena alternativa.

Responder

Su dirección de email no será publicada