Gatillo fácil: un policía fue sobreseído por tercera vez

policia-sobreseidoCosecha Roja-. Daniel Veyra es el policía federal que en 2009 mató a Ezequiel Blanco, 25 años, y a Jonathan “Kiki” Lezcano, 17, cuando quisieron robarle el auto a la salida de su casa en Parque Chacabuco. Ayer fue sobreseído por la Cámara del Crimen, que convalidó los fallos de dos jueces que no encontraron pruebas para considerarlo un caso de “gatillo fácil”.

El nuevo sobreseimiento fue dictado por los camaristas Rodolfo Pociello Argerich y Jorge Luis Rimondi. Es la tercera vez que el policía se ve beneficiado con el sobreseimiento.

El 8 de julio de 2009, Veyra fue interceptado en la puerta de su casa, cuando estaba por subirse al auto para prestar servicio adicional. Los dos pibes estaban armados.

Según lo que Veyra relató en la Justicia, cuando los pibes vieron la campera con la inscripción de la Policía Federal uno le dijo al otro que lo matara. Por eso, dice, sacó su arma reglamentaria y disparó contra ellos.

Ezequiel Blanco estaba en el asiento trasero. Murió en el acto. Recibió dos balazos en la cabeza.

Jonathan “Kiki” Lezcano tardó en morir. El disparo lo tenía en el cuello.

El titular del Juzgado de Instrucción 49, Facundo Cubas, a cargo de la causa, no encontró pruebas para decir que se tratara de un caso de “gatillo facil”, como lo denunciaban familiares de los pibes. Tres meses después, sobreseyó a Veyga.

Angélica Urquiza, madre de “Kiki” Lezcano, cuando supo del fallo, empezó una campaña para que se reabriera el caso. Así, la causa llegó a la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal y, en noviembre de 2011, los camaristas revocaron el sobreseimiento del policía, apartaron a Cubas y ordenaron una nueva investigación.

El Ministerio de Seguridad de la Nación pasó a Veyga a disponibilidad y, por sorteo, el caso quedó a cargo del Juzgado de Instrucción 24, a cargo de Juan Ramos Padilla.

Ramos Padilla reabrió la investigación y atendió la denuncia de la mujer. Después de casi dos

años, decidió sobreseer a Veyga, por considerar que no había elementos para saber si hubo un doble homicidio calificado,  un exceso en la legítima defensa o una legítima defensa.

Los abogados defensores de las familias de Lezcano y Blanco volvieron a apelar la sentencia y la causa fue a estudio de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional. Los jueces de esa Cámara sobreseyeron ayer, por tercera vez, al ex policía Veyga.

 

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada