Honduras: Asesinaron a un grupo de cinco adolescentes

La Prensa.-

Perplejos y horrorizados quedaron los vecinos de la comunidad de Río Viejo, entrada de Yaruca, con el hallazgo de cinco jóvenes, cuatro mujeres y un hombre, asesinados y abandonados en esta zona.

José Armando Laínez, oficial clase tres de la Policía Nacional Preventiva, informó que los cadáveres fueron encontrados en bolsas negras de basura y tirados en un barranco cerca del camino en la cuenca del río Cangrejal, donde se halla la comunidad.

Los vecinos de este sector alertaron a las autoridades de la presencia de los restos por el mal olor que desprendían las bolsas donde fueron colocados.

“Recibimos la denuncia a las 7:00 am y al llegar a la zona corroboramos que se trataba de cuerpos humanos tirados en el lugar”, señaló el agente.

Los jóvenes no fueron identificados porque no portaban documentos. Fueron ultimados a puñaladas en varias partes del cuerpo, incluyendo la garganta.

“Se comprobó que fueron degollados”, indicó.

El reporte de Medicina Forense constató que los infortunados eran cuatro muchachas entre las edades de 16 y 18 años y un joven del sexo masculino de 18 a 22 años.

Signos de tortur

Las víctimas tenían aproximadamente 24 horas de haber fallecido, reveló el reporte.

Haber estado metidos en bolsas de basura evitó que se desprendiera mal olor durante unas horas. Las cinco víctimas fueron atadas de manos y pies y apuñaladas. Las profundas heridas que recibieron les habrían ocasionado la muerte.

Todos fueron encontrados ensangrentados y vestían ropa casual: shorts, camisetas y jeans. Estaban descalzos.

Las autoridades sospechan que los hoy occisos no residían en ninguna de las comunidades de la cuenca, ya que no fueron identificados por vecinos o personas cercanas.
“Lo más probable es que hayan sido asesinados en otro sector y abandonados en este”, manifestó Laínez.

Aproximadamente a las 11:00 am, los cadáveres fueron trasladados a la morgue ceibeña, donde se les hizo la autopsia. Los médicos esperaron que se presentaran familiares de las víctimas para lograr una identificación concreta.

A eso de las 4:00 pm, un joven que, según decía, era primo de una de las jóvenes llegó a Medicina Forense alegando que esta se había perdido hace varios días. “Dunia Amaya (16) fue reportada como desaparecida de la colonia Lempira”, dijo el joven Maicol Henríquez, quien esperaba identificar a su pariente.

Hasta ayer a las 6:00 pm no se había logrado la identificación concreta de las víctimas en Medicina Forense. La Policía reportó que el caso se encuentra en proceso de investigación, pero admitió que no posee pistas de ningún sospechoso o motivos del quíntuple asesinato debido a que los fallecidos no han sido identificados.

Tres de los jóvenes que fueron encontrados a orilla de la carretera en la cuenca del río Cangrejal fueron identificados ayer por Medicina Forense en  La Ceiba.

Kimberly Juliany Barahona (15) fue identificada por sus familiares gracias a una cicatriz que tenía en la cara; estudiaba en la escuela Lempira de la colonia Sierra Pina.

Nuria Meza, una tía de la joven con quien residía en la colonia Pizatti, informó que ella habría salido de su casa el viernes por la tarde diciendo que iría a ver a otra tía que vive en la colonia Sierra Pina, pero nunca llegó a su destino.

“Yo estaba trabajando cuando se fue de la casa y se llevó 20 lempiras para el taxi el viernes  31 de agosto”, dijo entre sollozos la dolida pariente. “Desde ese día no la volví a ver”.

Los padres de la joven están separados y residen en San Pedro Sula y Tegucigalpa. Ambos fueron notificados de su muerte y viajaron ayer para sepultar a la joven. Otra de las muchachas identificadas son Jenifer Mareli Espinal Cruz (16), quien residía en la colonia Las Mercedes.

Del mismo sector era la Dunia Yamileth Amaya Rivas (17), quien había sido identificada por un pariente que reportó su desaparición desde la semana pasada.

La identificación de los jóvenes fallecidos fue difícil para sus parientes, ya que sus rostros fueron desfigurados casi por completo.

Médicos informaron que de ser necesario se podría proceder a practicar exámenes de sangre  para identificar a los muchachos que no fueron reconocidos ayer. Aún sin identificar quedaron dos de las víctimas del quíntuple asesinato que horrorizó a los habitantes de la comunidad de Río Viejo.

Una joven más y el muchacho que las acompañaba entre la edad de 20-24 años.

Médicos forenses están a la espera de sus familiares para lograr identificaciones concretas.

Antecedente

Los cinco jóvenes fueron encontrados el sábado por la mañana a orilla de carretera en la cuenca del río Cangrejal aproximadamente a las 7:00 am gracias a reportes de vecinos de las comunidades aledañas.

La Policía informó que al ser identificados los jóvenes podrían proceder a investigar el caso más a fondo con ayuda de la DNIC (Dirección Nacional de Investigación Criminal).
Hasta ayer por la tarde no se reportaron novedades en el caso y este día autoridades procederán a los cuestionamientos de los familiares de las víctimas del dantesco crimen. El caso continuará siendo investigado, indicaron.

 

Cosecha Roja
Cosecha Roja

Cosecha Roja es la Red Latinoamericana de Periodistas Judiciales

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada