El fiscal confirmó una “discusión familiar” en la investigación por la muerte del gobernador

Por redacción – diario La Nación

En el marco de la investigación por la misteriosa muerte del gobernador de Río Negro, Carlos Soria, el juez de la causa imputó a la esposa, Susana Freydoz, mientras crecen los interrogantes y se ahonda la conmoción política. En tanto, hoy el fiscal a cargo de la investigación, dijo que aún no fue notificado de la imputación aunque confirmó que “fue una discusión familiar que ocurrió en un lugar donde solo estaba el gobernador y su esposa”.

El juez de instrucción de General Roca que investiga el caso, Emilio Stadler, adoptó la decisión de imputar en la causa a Freydoz, tras informar en base a los datos recabados hasta ahora que el suceso se habría producido en la habitación matrimonial.

El magistrado indicó que en el cuarto sólo estaban Soria y su mujer , Susana Freydoz, y que no existen indicios de que otra persona hubiera intervenido en el hecho. La esposa de Soria fue examinada por el Cuerpo Médico Forense, pero no fue detenida y aún no declaró ante el juez.

No obstante, la policía confirmó que en el lugar del hecho, en otra dependencia de la casa, estaba un hijo de la víctima junto a su esposa. El vicegobernador, Alberto Weretilneck, que asumirá mañana, dijo que “será la Justicia la que determine la verdad de los hechos”.

Los hechos

Soria había celebrado el Año Nuevo junto con su mujer y sus tres hijos con sus respectivas familias. Al momento de recibir el disparo estaba semidesnudo.

En medio del secreto de sumario y de la incertidumbre acerca de cómo se sucedieron los hechos, el fiscal Miguel Angel Jhade, a cargo de investigación, puntualizó: “Es una cuestión doméstica desde el punto de vista que fue una discusión familiar que ocurrió en un lugar donde solo estaba el gobernador y su esposa”.

Y agregó: “La hija y su novio estaban en la casa en el momento del hecho, pero es un casa muy amplia donde unas personas están en una punta y otras en la otra. Según la información extraoficial sabemos hubo una discusión familiar en una habitación donde estaban sólo Soria y su mujer”.

La esposa de Soria se presentó de manera voluntaria en la Justicia, donde fue sometida a la prueba de dermotest para verificar si manipuló el arma de fuego que terminó con la vida del gobernador. Pero no se le tomó declaración.

El fiscal detalló los movimientos que hizo la esposa de Soria a partir de el hecho: “La señora no estuvo demorada, vino a la justicia y fue revisada por un médico forense”. Y describió: “Estaba muy shockeada y no emitía palabra”

La causa

El fiscal dijo que “hay que esperar el resultado de las pericias” para hacer una clificación de la causa y estimó que estas estarán completadas “en dos días”. El funcionario especificó las pruebas que se están realizando: “Tienen que estudiarse los dermotest, las pruebas alcohol tóxico en forma hipotética, el estudio del arma secuestrada y el análisis de la persona que quedó viva, que es Susana Freydoz”.

“Una vez que tenga las pruebas el juez puede imputar, todavía el magistrado no me notificó de ninguna imputación”, dijo Jhade respecto a la cuestión precesal, a pesar de que el juez hoy en declaraciones periodísticas informó la imputación.

Respecto al arma, el fiscal confirmó que el disparo que provocó la muerte fue “un arma calibre 38 propiedad del gobernador”, a pesar de que en la habitación había otras armas.

La investigación está a cargo del juez Stadler y del fiscal Miguel Fernández Jahde, quienes pusieron el caso bajo secreto de sumario. La falta de información oficial del Poder Judicial y el gobierno provincial despertó una serie de especulaciones respecto de las circunstancias de la muerte del gobernador que son motivo de investigación.

 

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada