Incendio en la alcaidía de Rosario: investigan un enfrentamiento narco

alcaidia_rosario

Por Sebastián Ortega. Cosecha Roja.-

Miguel Ángel El Japo Saboldi, de 36 años, fue detenido el 4 de abril junto a otras cuatro personas en una chacra de la localidad de Alvear, en el sur de Santa Fe. En el allanamiento, la policía provincial encontró siete kilos de cocaína y doce de marihuana, armas y 150 mil pesos. El viernes a la tarde, en un incendio en el Pabellón 3 de la Alcaidía de Rosario, El Japo murió asfixiado y otros diez internos fueron internados. Dos de ellos fallecieron durante el fin de semana. Las pericias confirmaron que el incendio fue intencional. La principal hipótesis que investiga la Justicia es un intento por asesinar a la banda a la que pertenecía El Japo. La mujer del narco asesinado acusó al intendente de Villa Gobernador Gálvez, Pedro González, y a un exbarrabrava de Newell’s.

Cuando los Bomberos Zapadores entraron en el pabellón el fuego ya había sido apagado por los internos. El Japo estaba muerto y había 15 facas tiradas en el piso. El humo de los colchones incendiados cubría los sectores B y C del pabellón. Diez presos fueron trasladados a tres hospitales diferentes. Guillermo Benavente, de 32 años, murió el sábado; Darío Escobar, de 25, el domingo. Los dos tenían quemaduras en más del 90 por ciento del cuerpo.

Varios internos que sobrevivieron al incendio le contaron al defensor General de la provincia, Gabriel Ganón, que el fuego se inició a partir de una falla en un anafe en el que cocinaban tortas fritas. Esta versión fue desmentida por la pericia de los Bomberos Zapadores, que confirmó que el incendio fue intencional. “El fuego tuvo dos lugares de inicio”, explicó a Cosecha Roja la fiscal de Cámara Cristina Rubiolo.

La jueza de Instrucción N°5, María Luisa Pérez Vara, y la fiscal Viviana Baliche mantuvieron absoluto hermetismo sobre el avance de la investigación judicial. Rubiolo explicó que la autopsia al cuerpo de El Japo Saboldi demostró que murió por asfixia y que no tenía heridas de arma blanca. El resultado de las otras dos autopsias –dijo- podría estar mañana. Además del expediente judicial, se abrió un sumario interno para evaluar las responsabilidades del personal de la alcaidía.

Una fuente policial confirmó a Cosecha Roja que antes del incendio hubo un enfrentamiento: los cinco presos que habían sido detenidos en Alvear fueron atacados por otro grupo de internos que respondería a una banda narco de Villa Gobernador Gálvez. “Esa es una de las líneas de investigación”, dijo la fiscal Rubiolo, que aclaró que todavía no se pudo comprobar si hay heridos de arma blanca.

Benavente y Escobar, dos de los muertos, no habrían tenido relación con la disputa narco. Los cuatro sobrevivientes de la banda detenida en Alvear fueron trasladados al penal de Piñeiro. Los miembros del otro grupo a Coronda.

En la mañana de hoy declaró en la causa Norma Acosta, exesposa de El Japo. Su abogado, Nazareno Bravo, dijo a Cosecha Roja que la mujer confirmó ante la jueza las denuncias que había realizado a los medios de comunicación. “Mi marido me mandó un mensaje de texto diciéndome que lo iban a matar. Fue cinco minutos antes del incendio”, había dicho Acosta el viernes. “Pedro Jorge González es quien mandó a matar a mi marido y padre de mis hijos. Y El Pollo Bassi agitó a su gente, a la que tiene en la alcaidía, para que lo mataran”. Pedro González es el intendente de Villa Gobernador Gálvez, una localidad que limita con Rosario. Luis Orlando Bassi, El Pollo, es el dueño de la remisería Cinco Estrellas y de una bailanta de esa ciudad. Según contó un jefe policial, el Pollo y varios integrantes de su familia controlarían la venta de droga en la ciudad.

El Japo había caído preso ocho días antes de ser asesinado. Los 50 efectivos de la Agrupación de Orden Público de la Unidad Regional II que allanaron la chacra, el 4 de abril, buscaban electrodomésticos robados tres días antes en uno de los locales de la empresa Calatayud, en Rosario. Además de los siete kilos de cocaína, los policías encontraron doce de marihuana; dos pistolas 9mm, una Thunder 3.8 y dos escopetas calibre 16; dos chalecos antibalas, tres autos, dos televisores LCD de 50 pulgadas y 150 mil pesos en billetes de baja denominación. Detuvieron a cinco personas. A ellos sería a quien la banda de El Pollo Bassi habría querido asesinar el viernes pasado.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada