La autopsia reveló que Susana Leiva fue apuñalada antes de que la estrangularan

leiva

 

Cecilia Devanna, Infojus-.

Alberto Ponce, el hombre acusado de haber matado y arrojado el cuerpo de su mujer al pozo ciego de su casa en Temperley, será indagado hoy por el fiscal de la causa, Héctor Toneguzzo. En estos momentos está siendo trasladado desde la unidad penitenciaria 40 de Lomas de Zamora a los tribunales de ese distrito.

Hoy también se conocieron los resultados de la autopsia. Estos indicaron que Leiva murió estrangulada manualmente, aunque también recibió cuatro puntazos en el abdomen, golpes en el rostro y quemaduras de cigarrillo. Fuentes de la investigación informaron Télam que los médicos forenses de la morgue judicial de Lomas de Zamora también estimaron la data de muerte entre la noche del jueves y la madrugada del viernes pasados, lo que coincide con el momento de la desaparición de la víctima.

Los voceros agregaron que si bien al momento del hallazgo -el miércoles pasado- el cuerpo presentaba signos cadavéricos que hicieron estimar una data de 24 a 36 horas, los forenses tuvieron en cuenta algunas variables relacionadas a las condiciones del pozo ciego donde fue hallado el cadáver, para modificar el diagnóstico.

“Las bajas temperaturas, la falta de luz solar y de determinada fauna cadavérica influyeron dentro del pozo. El cadáver fue colocado en un sitio que actuó prácticamente como una heladera retardando el proceso de putrefacción”, aseguró a Télam una fuente judicial.

La víctima, identificada como Susana Leiva, estuvo cinco días desaparecida hasta que su cuerpo fue encontrado en el pozo ciego de la casa que compartía con Ponce. Desde el primer momento las sospechas de la familia Leiva estuvieron dirigidas contra él.

El abogado Jorge Monastersky que representa a las hermanas de las víctimas informó  que solicitó como particular damnificado presenciar la indagatoria.  También adelantó que pedirá que se cite a declarar a todas las personas que viven en el mismo terreno donde vivían Ponce y Leiva. “Son como 15, entre la madre y varios primos de Ponce con sus familias, para ver si alguien escuchó algo”, agregó.

El cuerpo de Leiva, fue entregado anoche a su familia y en estos momentos es velada en la casa de una de sus hermanas en la localidad de Alejandro Korn. La inhumación se realizaría esta tarde.

La mujer tenía 38 años y era mamá de una nena de 10 años y de un bebé de un año y medio. Estaba desaparecida desde el último viernes 19 de julio, a las 8 de la mañana cuando, según el testimonio de su marido, ella se despidió de él para ir a su trabajo como empleada de limpieza en un departamento en Recoleta. Nunca llegó.

Las sospechas de sus hermanas, su jefa y el fiscal, se orientaron desde el primer momento hacia Leiva, quien según los testimonios era muy celoso de ella.

El fiscal Toneguzzo  ordenó un allanamiento en la vivienda que compartían Ponce y Leiva. Allí, el miércoles por la mañana, policías de la Jefatura Departamental de Lomas de Zamora, ayudados por la división de canes de la policía, encontraron el cuerpo de la mujer.

En ese momento, Ponce no se encontraba en la vivienda, por lo que comenzó a ser buscado por los investigadores. Lo detuvieron bicipolicías en la calle Salta, entre Pavón y Garay, en el barrio porteño de Constitución. Tenía una pequeña cantidad de cocaína y 4.000 pesos en efectivo en su poder.

Sin comentarios

Responder

Su dirección de email no será publicada